16 °C
América Latina

La invasión del séptimo arte en Latinoamérica

|

Por Sergio Augusto Sánchez


sanchezcomunica@gmail.com


En Colombia, junto al Mar Caribe, la ciudad de Cartagena de Indias recibe a directores, productores y cinéfilos de todo el mundo para la versión 55 del Festival Internacional de Cartagena de Indias (Ficci).


Desde el 11 hasta el 17 de marzo, la ciudad portuaria de Cartagena se viste de fiesta y alfombra roja para realizar la versión 55 del festival de cine más antiguo de América Latina. Este año, la ciudad amurallada declarada patrimonio de la humanidad, sirve de escenario para que los amantes del séptimo arte se den cita dentro de las murallas que antaño sirvieron para proteger a “La Heroica”, como se conoce a Cartagena, de ataques de piratas y corsarios que intentaron sitiarla hace más de doscientos años.


El director Darren Aronofsky en conversatorio previo a la proyección de uno de sus clásicos, The Wrestler (2008) ganadora del León de Oro en el Festival de Cine de Venecia. El director Darren Aronofsky en conversatorio previo a la proyección de uno de sus clásicos, The Wrestler (2008) ganadora del León de Oro en el Festival de Cine de Venecia.


Somos lo que fuimos


En 1960, la idea de realizar un festival de cine en la ciudad de Cartagena parecía desmesurada para una ciudad pequeña. “La iniciativa de Don Víctor Nieto y un grupo de cartageneros parecía una locura en esa época. Proponerles a las autoridades locales la organización de un festival internacional de cine era un atrevimiento sin límites”, dice Salvatore Basile, presidente de la junta directiva del Ficci.


Pero la idea se transformó en una realidad. Marlon Brando, Rita Hayworth, Jeremy Irons, Robert De Niro, Guillermo Arriaga, Álex De la Iglesia, Isabella Rossellini o el reciente ganador del Óscar por la película Birdman, Alejandro González Iñarritu, han desfilado por las calles y murallas de Cartagena. Desde 1960 hasta hoy, el Ficci ha convocado a celebridades, actores, actrices y directores de talla mundial. “Recordar que somos lo que fuimos nos ha permitido trascender y reinventarnos. El Ficci es un ejemplo de constancia, gestión cultural, exigencia y reflexión en su propuesta artística”, afirma Lina Rodríguez, gerente general del festival.


Este año, la cita en Cartagena incluye más de 50 películas selectas del cine mundial. Presentaciones gratuitas en siete escenarios repartidos por la ciudad y proyecciones en los barrios populares que buscan llevar el cine a todos los habitantes de Cartagena. Además, el Ficci trajo directores aclamados como Pablo Trapero (Leonera, 2008), Kim ki-duk (3-Iron, 2004) y Darren Aronofsky (The Wrestler, 2008) para que compartan con su público parte de su visión sobre el arte, la industria y eso que atrae a tantas personas alrededor del mundo: contar historias.


Alias María


En sus 55 versiones, el Ficci ha procurado promover el cine nacional. Este año, la ceremonia de inauguración contó con el estreno mundial de la película “Alias María”, producida por Rhayuela Cine y dirigida por José Luis Rugeles (García, 2010). La película cuenta la historia de una guerrillera colombiana de 13 años que tiene por misión llevar al hijo recién nacido de su comandante, desde la selva hasta un puerto seguro.


“En Colombia hay un problema, los que no están tocados por la guerra son los que más quieren la guerra. Me di cuenta que, contrario a lo que pensaba, no estaba informado sobre la realidad del conflicto del país”, afirma José Luis Rugeles, director de la película. Actualmente, el gobierno de Colombia se encuentra en negociaciones de un proceso de paz con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) en La Habana, Cuba. “Alias María es una pequeña historia de la violencia, una historia de lo que sucede en un país que está en guerra”, añade Rugeles.


“Alias María” fue rodada en el Magdalena medio colombiano, una región históricamente marcada por el conflicto armado entre el ejército regular, grupos paramilitares y la guerrilla de las Farc, entre otras. Cinco semanas intensas de rodaje culminaron en el film que conmovió a los asistentes a la inauguración de la quincuagésimo quinta versión del Ficci. “El cine, la emoción que produce puede hacer cambiar ideas, generar un cambio. Pienso que esta película es emotiva”, declara Federico Durán, productor de Alias María.


Epílogo


Por último, cabe destacar que este año, el Ficci rinde un homenaje especial al escritor colombiano Gabriel García Márquez, Nobel de literatura fallecido el año pasado, quien siempre confesó su amor por el cine. A García Márquez le han dedicado una retrospectiva titulada “Gabo: las películas de mi vida”, que incluye las cintas favoritas del escritor: 2001: Odisea del espacio, Rashõmon y Ladrones de bicicletas, entre otras.


“Hoy podemos demostrar que Cartagena es la casa del cine, en términos amplios, incluyentes y rigurosos. Recibimos a un público que se emociona, aplaude y grita pero que a su vez exige más y más, un público maravilloso que nos hace crecer y visita año tras año”, concluye Diana Bustamante, directora artística del Ficci. Cuando terminen los siete días de festival, las murallas de Cartagena despedirán a sus visitantes que retornarán a ellas el próximo año, de la misma forma como siempre vuelve el mar.