13 °C
España

Francisco de Goya y sus brujas en la Galería Courtauld de Londres

|

Mar Molina


La Galería Courtauld presenta del 26 febrero al 25 de mayo, en colaboración con la Biblioteca Nacional de España y Cooperación Española a través de la Embajada de España en Londres, The witches and old women album, una innovadora exposición que reúne por primera vez los dibujos que han sobrevivido de uno de los álbumes privados de Goya.


El también conocido como “Álbum D” constituye uno de los más bellos ejemplos del dibujo goyesco por la elegancia de la disposición de las figuras y el extraordinario dominio de la aguada. Incluye dibujos de brujería, sueños y pesadillas y ofrece una importante perspectiva de la manera en que Goya desarrolló su interés por la vejez, lo fantástico y lo diabólico. Sobre todo, lo que los dibujos revelan es su penetrante observación de la naturaleza humana.
La exposición lleva el nombre de ´Goya: brujas y viejas´ y es el resultado de una exhaustiva investigación de cuatro años en torno a este misterioso álbum en el que el genio español da rienda suelta a sus sueños y pesadillas para reflejar los vicios, las virtudes y los estados de ánimos propios de la vejez.
PÁG 16 FOTO 2
"Juntar todos estos dibujos fue una ambición audaz y haberlo conseguido es emocionante y una gran sorpresa", admitió el responsable de la galería Ernst Vegelin van Claerbergen al presentar este miércoles la exposición en su sede de Somerset House.
El esfuerzo de la hazaña de las comisarias Juliet Wilson-Bareau, experta en la obra de Goya, y Stephanie Buck, especialista en la colección en papel de la Courtauld, es una extraordinaria recompensa para el visitante que se acerca a la exposición.
PÁG 16 FOTO 3
A lo largo de dos salas saltan y hechizan figuras grotescas y tiernas de brujas y ancianos cargando bebés a la espalda, degollando niños, saltando por los aires o tambaleándose sobre bastones. “ Las composiciones son fascinantes, delicadas, llenas de ilusiones, algunas muy eróticas y todas cargadas de ironía”-sonríe Bareau.


PÁG 16 FOTO 4
Goya empezó a crear estos álbumes a avanzada edad, después de superar la enfermedad que le dejó sordo antes de los cincuenta. Los expertos no han podido determinar cuándo exactamente se crearon los dibujos, algunos los sitúan entre 1816-18, y otros entre 1819-23. En este periodo histórico Goya había realizado la mayoría de sus grabados y estaba inmerso en la creación de Las Pinturas Negras lo que significa que trabajaba sin las ataduras propias de los encargos comerciales y sin la premisa de satisfacer los gustos cortesanos. Estos dibujos son fruto de la plena libertad creativa del artista y por eso el resultado es tan asombroso y conmovedor. Unos los consideran como la antesala del arte contemporáneo porque no pretenden ser realistas sino que al contrario parecen ser una investigación para cruzar los límites de la pintura costumbrista y neoclásica. En sus dibujos vemos seres deformados y monstruosos, vemos que los cánones de perspectiva, de forma y de color son substituidos por un dibujo totalmente subjetivo, fruto de las necesidades expresivas y evocadoras del artista. Cabe destacar que en estos dibujos también había una voluntad educativa, Goya pretendió denunciar y corregir de forma ilustrada los vicios y las malas costumbres de la sociedad de su época. Como el mismo pintor escribió, sus dibujos eran “asuntos caprichosos que se prestaban a presentar las cosas en ridículo, fustigar prejuicios, imposturas e hipocresías consagradas por el tiempo". Los temas que recrea son universales como el amor, la prostitución o la vejez. La vejez es un tópico constante en la exposición y seguramente es porque el pintor se sentía angustiado por su propia decadencia física y el miedo lo expresaba con la representación de monstruos. Los mismos monstruos que en otro de sus dibujos nos invitan a reflexionar sobre la necesidad de explicar el mundo y el ser humano no sólo a partir de dogmas religiosos, que a veces oscurecen y nublan el verdadero conocimiento, sino a partir del pensamiento ilustrado y racional. En conclusión una muestra de una inmensa obra, una treintena de dibujos de un extraordinario artista que le hará viajar como si de un trayecto en escoba mágica se tratara por las angustias y miedos más escabrosos para finalmente confrontarlos con la risa y la ironía más purificadoras. No puede perdérselo.