8 °C
Londres

The Old Operating Theatre

|

Laura Lorenzo


Ubicado en el ático de la Iglesia de Santo Tomás en el barrio de Southwark, el Museo del Antiguo Quirófano expone los materiales de la cirugía experimental que se llevaba a cabo en el país.


Se trataba de un monasterio en el que los monjes agustinos acogían a los enfermos pobres para darles algún tratamiento. Durante la época de La Reforma, el monasterio fue clausurado pero volvió a abrir sus puertas en 1551.


A finales del siglo XVII el hospital y la iglesia fueron reconstruidos por Robert Clayton, presidente del hospital y alcalde de la ciudad de Londres. En 1822 el herbolario fue utilizado para crear el primer quirófano del Reino Unido, que sería escenario de operaciones la mayoría a vida o muerte hasta que en 1862 el hospital fue trasladado al barrio de Lambeth. Desde entonces el antiguo quirófano quedó clausurado y permaneció en el olvido hasta el año 1957.
Los pacientes del hospital eran la gran mayoría mujeres pobres que no podían pagar sus operaciones, de forma que se dejaban experimentar con sus cuerpos. Los pacientes ricos tenían la "suerte" de ser operados con menos público, normalmente en la mesa de la cocina de sus propias casas.


5337236588_4f7c4e8dc6_z


Desde 1822 hasta 1847, las operaciones se realizaban sin anestesia, tratando de adormecer a los pacientes con alcohol u opio, aún así los cirujanos tenían que operar rápidamente (podían amputar los miembros en menos de un minuto). Los cirujanos apenas se lavaban las manos antes y después de operar, sus batas estaban repletas de suciedad, y la sangre del suelo se recogía con virutas de madera mientras los estudiantes de medicina se juntaban alrededor de los enfermos para no perderse los detalles de la operación.
Uno de estos estudiantes, Jonh Flint Sur describe como era este tipo de operaciones diciendo que “Las dos primeras filas estaban ocupadas por los otros cirujanos y detrás de ellos en una segunda línea se ponían los alumnos, envasados como arenques en un barril, pero no tanto como los que estaban detrás de ellos presionando continuamente a los de adelante luchando para hacer los mismos estudios que estos, muchas veces salías agotado como si hubieras estado en un combate”.


PÁG 32 FOTO 3
El quirófano más antiguo del país consisten en una mesa rudimentaria de madera, una pizarra y rodeada de unas gradas para que los estudiantes observaran con ahínco las intervenciones.
A parte de esta sala, el museo consta de una colección de hierbas, especímenes conservados en vinagre, pieles de animales, instrumentos médicos como sierras y cuchillos de todas las formas y tamaños posibles, incluso uno pequeño para amputar los dedos y archivos donde se recoge la historia del antiguo quirófano y el herbolario.


Cuando la iglesia de Santo Tomás fue reconstruida en 1703 tenía un inusual herbolario en la azotea, ésta fue utilizado por el boticario Santo Tomás para almacenar y curar hierbas. Sus principales tiendas estaban a una corta distancia de la Iglesia.
En la restauración del museo fueron encontradas cuatro amapolas en una de las vigas que se utilizaban para la preparación del opio, una las “medicinas” más importantes de la época. Estos herbolarios se disponían en los sótanos y áticos, pero eran preferibles los últimos por que se suponía que eran menos accesibles para las ratas. Además las maderas de estos espacios absorbían el exceso de humedad.


El museo cuenta con una serie de eventos en los que se puede participar, como los sábados a las 14:00 en el que se podrá ver una demostración quirúrgica en la sala y los domingos a las misma hora se examinaran las hierbas utilizadas en la época.


PÁG 32 FOTO 1