16 °C
Reino Unido

Presupuesto del Reino Unido: una apuesta a la reelección

|

Marcaje a la emigración


Arelys Goncalves


A propósito de la cercanía de las elecciones el próximo 7 de mayo, el discurso de presentación del presupuesto para el 2015 ha sido visto más como una jugada maestra para reconquistar el apoyo popular que un plan para recuperar la economía. Cargado de cifras optimistas y lleno de promesas sobre un futuro menos austero, el pasado 18 de marzo el gobierno británico mostró lo que había en el famoso maletín rojo. "Nuestra meta es que Gran Bretaña se convierta en la más próspera de las potencias económicas en el mundo y que esa prosperidad sea compartida entre todos", afirmó durante su intervención el ministro de economía, George Osborne.
De acuerdo con el plan presentado por el ministro, el país está cada vez más lejos del colapso económico sufrido hace cinco años, gracias a la acertada política económica de los Conservadores. Como prueba de ello, destacó que en 2014 el Reino Unido creció más rápido que cualquier otra economía avanzada en el mundo, se crearon nuevas fuentes de trabajo y se pagó parte de la deuda. "El plan ha funcionado, Gran Bretaña está caminando en alto nuevamente", expresó el canciller del Exchequer en la Cámara de los Comunes.
El ministro británico de economía agregó que la Oficina de responsabilidad presupuestaria (OBR, en inglés) ha pronosticado para el 2015 un crecimiento de 2,5%, mientras que el producto interior bruto (PIB) aumentará un 2,3 % en 2016. En cuanto al desempleo que se sitúa en el 5,7 %, la OBR pronostica que habrá una disminución y se ubicará al final del año en 5,3 %, acompañada de una caída en el déficit presupuestario.


PÁG 6 FOTO 3
Por otra parte, pese a que no fue mencionado por el ministro, la inmigración también ha jugado un papel clave en el crecimiento económico del país. Pese a los esfuerzos en reducir los índices migratorios, según la información suministrada por la OBR, muy lejos de representar una carga para el Reino Unido, las cifras indican que el inesperado incremento en la inmigración (tres veces más de lo previsto) ha permitido agregar un 0,6% al rendimiento potencial de la economía y se ha reflejado también en un incremento de los ingresos por pago de impuestos. Según estas previsiones y la opinión de algunos analistas, sin el creciente aumento en los niveles de inmigración, se necesitarían recortes incluso más profundos e impuestos más altos para alcanzar la prosperidad económica a la que se ha referido el ministro Osborne.
PÁG 6 FOTO 2
Los ajustes presupuestarios
Con una previsión en la caída de los niveles inflacionarios de 0,2 %, Osborne anunció entre las medidas para seguir adelante con su plan de "mejorar la calidad de vida" un ligero aumento salarial a quienes están exentos del impuesto sobre la renta. La medida lo situará en 11.000 libras anuales este año y en 12.500 en 2016. Entretanto, se reducirá en 1 % el impuesto a la cerveza y en 2 % el de la sidra. Adicionalmente, fue anunciada nuevamente la suspensión del aumento al impuesto a la gasolina que había estado previsto para el próximo mes de septiembre. "Esto representa un ahorro de unas 10 libras para las familias cada vez que llenen el tanque de sus carros", aseguró Osborne. Por su parte, Los jóvenes recibirán algunas ayudas, especialmente para comprar sus primeras viviendas, entretanto, los pensionistas y ahorristas se beneficiarán de otras medidas.
Entre los planes de ajuste, Osborne puntualizó que el impuesto sobre la renta para el 1 % de la población en el que se concentran los mayores contribuyentes tendrá un incremento. Adicionalmente, el país espera recibir unos 5.300 millones de libras a través de nuevos impuestos que serán aplicados a los bancos y se estima que habrá un ahorro de 13.000 millones de libras en prestaciones sociales.
El impacto de estas políticas económicas se verán más temprano que tarde en las urnas electorales el 7 de mayo.