8 °C
Reino Unido

Reino Unido se ha quedado sin parlamento

|

Jaime Peña


Este lunes ha arrancado, aunque muchos británicos no noten apena diferencia con los últimos meses, la campaña electoral en Reino Unido. David Cameron ha visitado así este lunes a la Reina de Inglaterra, para anunciarle la disolución del parlamento y dar el pistoletazo tradicional de salida a la carrera.
A 37 días de las elecciones generales de 2015, los partidos comenzarán a sacar ahora su arsenal pesado para intentar llegar a una mayoría absoluta que se antoja complicada: las encuestas hasta el momento apuntan al empate técnico entre laboristas y tories, y ninguno de los dos parece sacar cabeza. Ambos se han situado a la cabeza en los últimos meses, variando según encuestas.
¿Quién podría determinar entonces el futuro del país? Todo apunta a que el poder está en manos de los partidos pequeños. El problema está en decidir cuál: mientras algunos medios apuntan a que será UKIP, los euroescépticos de Nigel Farage, quienes tengan en sus manos la balanza de poder hacia los conservadores, otros apuntan a que podría ser el SNP, el partido nacionalista escocés, quien tenga la clave en los comicios, y le darían el gobierno a los laboristas. Todo parece señalar que el SNP, en número de escaños, sería la tercera, e importante fuerza en la Cámara de los Comunes (pese a tener menor porcentaje de voto que UKIP). Tras la dimisión de Alex Salmond, después de la derrota en el referéndum de independencia, encabeza el partido Nicola Sturgeon.