19 °C
Noticias

Dueños de restaurantes en Chinatown forzados a salir por subidas en la renta

|

Ulysses Maldonado
Especial Express News


Los londinenses y turistas han disfrutado de la comida oriental y el ambiente en este enclave del centro de la ciudad desde la década de 1950. Ahora los farolillos rojos pronto pueden desaparecer para siempre.
Quienes emigraron desde Hong Kong en los años 50 para trabajar en el comercio creciente de restaurantes de Gran Bretaña, reforzado por los recién devueltos del extranjero para hacer frente a los nuevos retos y porque algunos otros dieron la mano con el suministro de productos alimenticios de Covent Garden al creciente número de restaurantes locales y sus sucesores serían los afectados.


Pero actualmente en Shaftesbury Avenue, la calle mas reconocida se concentran cerca del 10% de los restaurantes, todos estos, han cambiado de propietarios en los últimos dos años, aunque dice que tal renovación, es perjudicial para la comunidad.


El restaurante Cheun Cheng, en Wardour Street, distintivo por el modelo de dragón enorme ubicado por encima de su puerta, fue propiedad de una familia durante 40 años, cerraron hace 18 meses y en su lugar será reeemplazado por hoteles nuevos en el área, además de por un asadero de carnes.


Los propietarios de Loon Tao en la calle de Gerrard, que han estado allí desde hace 20 años, están buscando otro lugar después de haber visto que el valor de pago de sus rentas se dispara desde £160.000 hace cinco años a £312.000.


El Dragón Oriental, también está a la venta. Una oleada de nuevas tiendas de apuestas ha invadido el espacio, hasta el momento hay nueve y otras mas se propone que lleguen en próximos meses, ya que pueden hacer enormes ganancias en cortos espacios de tiempo.


DeVono, una agencia de propiedad comercial, informa que la demanda para establecerse en Londres se ha triplicado desde marzo de 2013. Dicen que hay una lista de espera durante años para los participantes esperanzados de entrar en la ciudad para comercializar sus productos.


Los restaurantes, a menudo con el apoyo financiero de una cadena, puede hacer una fortuna y el ajuste de los alquileres que los propietarios de los locales, hacen su agosto con los precios en las rentas de los locales. Shaftesbury, cuya cartera inmobiliaria incluye 575 propiedades en Carnaby Street, Covent Garden, Soho y Charlotte Street, así como Chinatown, vio las ganancias crecer en casi un 50% en seis meses hasta finales de marzo de 2014.


"No hay nada más, aparte del teatro, para atraer a quienes gastarán dinero aquí; Leicester Square, es sólo una calle con grandes hoteles. A un lado de la calle, en el Barrio Chino, es la pared lateral de la tienda M & M. La zona está muerta y antes solía estar llena de ventas al por menor. Desde que se puso en vigencia “congestion charge" y con la falta de aparcamiento, los que vienen a ver el teatro, no conducen y no pueden quedarse a comer. Salen corriendo para tomar el tren”, manifiesta un comerciante.


“Como el alquiler ha subido y nuestro volumen de ventas ha bajado; no puedo aumentar los precios porque los clientes no vienen”, declara otro comerciante afectado.