16 °C
Deportes

Alcohol y deporte no van de la mano

|

Luis Marmolejos


Desde entonces se inicio un proceso sin fin de adaptarse a las costumbres y a la cultura de un país de clima frío y de gente aunque seria, amable también.
Para los recién llegados, el clima y el llamado "encierro laboral" empezaron a hacer estragos en la vida social de los latinos.
Se hizo necesaria de inmediato la creación de actividades de entretenimiento y sitios para tener un sano esparcimiento que nos permitiera recargar baterías para la semana siguiente. Lo mas cercano a nuestros países ha sido el deporte ya que, en ese entonces no existían sino dos o tres sitios latinos.
La primera cancha que logramos conseguir fue Clapham y allí se creo la Liga Latinoamericana que ha funcionado durante más de 30 años, pero decayó en su status deportivo debido al mal manejo que los jugadores y asistentes dieron al lugar, por las peleas y por el consumo exagerado de licor.
Después vendría el apogeo de la Liga Colombiana de Lambeth, que vivió su época de oro durante más de diez temporadas, hasta que de nuevo, y repitiendo la historia de mal comportamiento del público y jugadores, les fue retirado el permiso de uso de manera permanente.
Estos dos incidentes sucedieron hace mas de 10 anos.
Y aun así, no hemos aprendido la lección de que debemos cuidar lo que nos otorgan las autoridades de Reino Unido para hacer deporte y de manera democrática y social, pasar momentos en familia.
El pasado mes de noviembre una de las más populares canchas de los latinos en el Sur de la capital inglesa fue "sancionada" por el abuso del consumo de alcohol de quienes la estaban usando, dejando sin un sitio decente para la práctica del fútbol, a cientos de personas que cada domingo disfrutaban del lugar.
Nunca es tarde para aprender y corregir los errores, señores directivos, jugadores y aficionados. Las canchas son sitios para hacer deporte y para cuidarlos, pues entre tantas comunidades que existen y conviven en el Londres, deberíamos entender que es un honor tenerlas.
Cuando logremos entender que el licor y el deporte no van de la mano tendremos no solo las mejores locaciones deportivas y sociales, sino también el reconocimiento que nos merecemos como raza pujante en el exterior.