7 °C
Reino Unido

Un chimpancé se expresa con acento escocés

|

Jaime Peña


Hace unos meses la BBC se hizo eco de la noticia de un chimpancé de un zoológico de Reino Unido. Los científicos de la Universidad de St. Andrews están investigando un curioso fenómenos que ha ocurrido en el zoológico de Edimburgo, Escocia.
Y es que Paul, uno de los chimpancés que se encuentra internado allí, ha cambiando notablemente su forma de comunicarse en los últimos cinco años con los demás miembros de la manada, adoptando el mismo "acento" que su familia escocesa.
Paul llegó de Holanda y de acuerdo con las autoridades del zoológico ha cambiando notablemente su manera de pedir su alimento favorito, las manzanas.


En el siglo VII a.c., el Faraón egipcio Psamético I, para conocer cuál era el lenguaje más antiguo del mundo, encerró a dos recién nacidos en una cueva con un pastor quien debía darles de comer y beber pero no tenía permitido hablarles. Tras dos años de aislamiento, los niños un día pronunciaron un sonido similar a una palabra en un arcaico idioma llamado frigio, que significa pan. Aunque probablemente era una imitación del balar de las ovejas, la conclusión del Faraón fue que éste era el idioma original a partir del cual se desarrollaron luego todos los demás.
Han pasado muchos siglos desde aquel cruel experimento, pero los humanos aún continuamos haciéndonos preguntas sobre la naturaleza de algo tan nuestro, como es el habla y el lenguaje. El habla sí es exclusivamente humano porque se trata de usar ciertas partes de nuestra anatomía para emitir unos sonidos a los que les hemos adjudicado un significado cuando unimos varios. Cuando se han enseñado a hablar con palabras a chimpancés los resultados han sido desastrosos y apenas se les entiende.
Desde entonces muchos han sido los detractores de la existencia de un verdadero lenguaje en animales, como el famoso Noam Chomsky, quien se opuso a aceptarlo en los años 50 del siglo pasado por primera vez. Pero año tras año, sus teorías se han derrumbado por las evidencias. Porque el lenguaje, que es la capacidad que subyace al habla, es decir, un sistema de comunicación, dotado entre otros elementos de una gramática, sí ha sido hallado en otros animales. Por ejemplo, los delfines entienden la diferencia entre decir "lleva a Pedro a la piedra" y "lleva a la piedra a Pedro". Ambas frases contienen las mismas palabras pero el orden convierten el significado final en algo el completamente diferente.
También algunas aves parecen poseer una capacidad gramatical. Las canciones de las aves son  similares al lenguaje humano, en lo que respecta a los elementos empleados y su complejidad. Por ejemplo, ambos usamos cadenas de sílabas en nuestros sistemas de comunicación. Hasta hace poco se pensaba que el orden empleado por las aves era algo aleatorio, del cual no extraían ninguna información.