16 °C
Deportes

Al Barça se le complica la liga

|

Javier Mirones
@javier_mirones


El Barcelona empata en el Pizjuan (2-2) y el Madrid se pone a dos puntos
Los chicos de Luis Enrique empezaron adelantándose con dos goles pero el Sevilla remontó el partido
Actuación desastrosa de Suarez, que desperdicio ocasiones muy claras de gol


Parece que los grandes se han empeñado en darle emoción a Liga y van a dejar que se decida en las últimas jornadas. No por gusto, está claro que el Barcelona preferiría haber terminado el fin de semana con la ventaja a cuatro puntos que ostentaba el viernes pero, si quieres hacerte con el título liguero, no puedes perder puntos en partidos que vas dominando con dos goles a favor.
Otro claro ejemplo de que si no rematas al rival cuando está dominado, las cosas se pueden volver en tu contra. Y así ocurrió en el intenso encuentro que tuvo lugar en la capital andaluza: la magia de Nervión dio el vuelco al partido en los últimos minutos.
El Sevilla recibió a su rival con garra, no se esperaba menos de los chicos de Emery. Sin embargo, el Barcelona, con su indiscutible buen juego, consiguió apagar el fuego sevillista. Toques cortos, presión arriba y posesión, claves de la receta blaugrana.
La estrategia empezó a surtir efecto, y el Barça se adelantó en el 13’ con un magnífico disparo de rosca. Neymar, que estaba realizando un magnífico partido volviendo loco a la defensa rival, firmó el 0-2 con un magnífico disparo de falta (30’).
El Barça siguió apretando, buscando ampliar el resultado a sabiendas que necesitaban esos tres puntos, pero Luis Suarez no estaba fino. Desperdició una fabulosa oportunidad, tras una pared con Neymar, que habría puesto el 3-0 en el marcador antes de irse al descanso. El primero de una larga lista de errores del uruguayo, que firmó una de sus peores noches cómo blaugrana.
Este fallo devolvió la esperanza a los chicos de Emery, y sacaron las garras. Banega logró acortar el resultado con un disparo lejano que Bravo no logró atajar (37’), permitiendo al Sevilla irse con esperanzas al descanso.
Y no hay nada mas peligroso. El Sevilla fue un puñal en la segunda parte, mientras que el Barça decidió jugar con el 2-1, intentando terminar así el encuentro. La sustitución en el minuto 73 de Neymar, que estaba siendo con diferencia el más peligroso en el área rival, por Xavi, dejó de manifiesto que la idea de Luis Enrique era aguantar el resultado.
Estos cálculos con demasiada frecuencia salen mal. Un gol de Gameiro en el 83’ logró el empate para el Sevilla y fulminó las esperanzas del Barcelona de irse del Sánchez Pizjuán con los tres puntos que necesitaban para mantener la ventaja frente al Madrid, que había logrado la victoria unas horas antes frente al Eibar (3-0).
Un día duro para los culés, que dejaron escapar la victoria en un encuentro que puede ser decisivo para el campeonato liguero. Veremos cómo afronta las últimas jornadas el técnico asturiano, aunque está claro que no volverá a especular de esta manera con el resultado, y menos contra un rival de la categoría del Sevilla.


Partido de trámite y a dos puntos


El encuentro de este sábado en el Bernabéu fue uno de esos llamados de “tramite”. El Madrid, a pesar de las bajas de Kroos, James, Bale y Benzema, derrotó con contundencia (3-0) a un flojo Eibar. Con esta victoria, los de Ancelotti se ponen a dos puntos del Barça.
Tarde soleada y tranquila para los aficionados blancos. El partido se presentaba sencillo, y así fue. A pesar de las bajas en el conjunto blanco, el rival se presentó sin muchas energías en el Bernabéu, algo que siempre resulta letal.
Cristiano adelantó el marcador para los blancos en el 21’, con un gol de libre directo y se abrió el partido, permitiendo al Madrid mostrar su buen juego. Un juego dirigido por un magnífico Modric, que cada vez se muestra mas imprescindible en el esquema del técnico italiano.
Nueve minutos después, Chicharito amplio el resultado tras un pase de cabeza de Arbeloa, dejando un cómodo resultado de 2-0 en la primera parte. El Eibar se fue al túnel de vestuarios igual que entró: consciente de que en el Bernabeu no se disputa su liga y que prefieren guardarse sus energías para otras batallas.
Tras el descanso, Ancelotti empezó a retirar piezas claves pensando en Champions, mandando al banquillo a Ramos, Marcelo y el Modric. El partido continuó en la tónica esperada, y el Madrid logró ampliar el resultado en el 82’ con un disparo cruzado de Jesé.
Un 3-0 fácil pero muy necesario para los blancos, que esta jornada han logrado recortar dos importantísimos puntos al Barcelona, quedándose a 75 puntos los culés y 73 el Madrid. Una jornada intensa, que ha incendiado la Liga. Con la presunción de victoria que ostentan los titanes de la competición, el título recaerá en quien menos puntos pierda en las siete jornadas que restan.