12 °C
Recordando

El Día Internacional del Libro cumple 20 años

|

Anabel Leal
anabeleal@hotmail.com


El 23 de abril fue promulgado como Día Internacional del Libro por la Unesco, en 1995. Una fecha que, lejos de ponerse al azar, conmemora a tres grandes escritores: el entierro de Miguel de Cervantes Saavedra y la muerte de William Shakespeare e Inca Garcilaso de la Vega. Y coincide con el nacimiento de otros eminentes escritores como Maurice Druon, K. Laxness, Vladimir Nabokov, Josep Pla o Manuel Mejía Vallejo.
Tan señalada fecha rinde homenaje al libro y sus autores, alentando a la lectura y a respetar la contribución de los creadores al progreso social y cultural. Además, desde 2001 un comité de selección integrado por representantes de la Unión Internacional de Editores (UIE), la Federación Internacional de Libreros (FIL), la Federación Internacional de Asociaciones de Bibliotecarios (IFLA) y la UNESCO escoge una ciudad como la Capital Mundial del Libro. Empezó Madrid y este año le toca el turno a la ciudad surcoreana, Incheon.
En España, el 23 de abril tiene lugar la entrega  anual de Premios Cervantes,  el máximo reconocimiento a la labor creadora de escritores españoles e hispanoamericanos cuya obra haya contribuido a enriquecer de forma notable el patrimonio literario en lengua española. E general, las curiosidades en torno al libro y la literatura son infinitas, recopilamos algunas de ellas para celebrar su día:


La palabra “libro” proviene del latín liber, que significa parte interior de la corteza de de los árboles. Y es que, antes de que se conociera el papiro, uno de los materiales que se utilizaba para escribir era la parte interior de las cortezas de los árboles.


La biblia es el libro más leído de todos los tiempos aunque también tenemos que tener en  cuenta que es el más antiguo.


Se trata de la obra más traducida del planeta y se estima que se han vendido entre 2.500.000.000 y 6.000.000.000 de ejemplares en 438 lenguas diferentes.


En el siglo X existió una biblioteca  itinerante, móvil, que contaba con unos 117.000 volúmenes que eran transportados en las jorobas de 400 camellos adiestrados para caminar en fila manteniendo el orden alfabético de los libros.


La Biblioteca del Congreso de Washington está considerada la más grande gracias a sus 28 millones de libros y folletos distribuídos en estanterías que alcanzarían los 940 kilómetros.


El libro más pequeño  del mundo es un ejemplar de 2012 creado en Japón que mide 0,75 millímetros.
El libro más grande recogido en el Guinnes mide cinco metros de largo, cuatro de ancho y uno y medio de grosor. Se trata de una biografía del profeta Mahoma.


A finales del siglo XIX y principios del XX las estanterías de las bibliotecas inglesas estaban divididas entre libros escritos por mujeres y aquellos cuyos autores eran hombres. Solo estaba permitido juntar libros de autores masculinos y femeninos si se trataba de matrimonios.


En el antiguo Egipto las bibliotecas eran conocidas como los “tesoros de los remedios del alma” porque gracias a ellas se podía ‘curar’ la ignorancia, la que consideraban la más peligrosa de las enfermedades.


El novelista más prolífico de la historia, según el libro Guiness de los récords es Ryoki Inoue, un escritor brasileño de origen japonés que, a sus 62 años, ha publicado la friolera de 1.072 novelas. Actualmente, publica seis trabajos al mes.


El autor de ‘El Mago de Oz’, Frank Baum, se inspiró en un cajón de archivador en el que leyó ‘O-Z’ para encontrar el nombre adecuado al país imaginario de Oz.


Arthur Conan Doyle jamás puso en boca de su personaje Sherlock Holmes la frase: “Elemental, mi querido Watson”. Fue acuñada por Clive Brook en 1929 en la película ‘El retorno de Sherlock Holmes”.


153 millones de euros es lo que cuesta el libro más caro del mundo. Se trata de un ejemeplar de Thomas Alexander Hartman de sólo trece páginas escritas.