6 °C
América Latina

Claudio Rojo, Cónsul General Argentino en Londres

|

 Texto y foto:Enrique Zattara


“La colectividad argentina tiene un alto nivel de formación e inserción laboral en el Reino Unido”


Claudio Rojo es, desde hace cinco años, Cónsul argentino en Londres, lo que significa decir para toda Gran Bretaña, porque aunque antiguamente había otras delegaciones consulares en Cardiff y Liverpool, hoy todo se concentra en la capital británica. Aunque es la Embajada, naturalmente, la que centraliza toda la actividad de la relación bilateral oficial entre gobiernos, es la agencia consular la que se relaciona directamente con los ciudadanos argentinos que residen –o permanecen temporalmente- en el Reino Unido, y es por lo tanto quien mejor conoce la situación y la problemática propia de la colectividad argentina.
Una colectividad –admite Rojo- que es numéricamente muy superior a la que está registrada oficialmente en el Consulado (algo más de 3.900 argentinos), dado que hay una cantidad muy importante de argentinos que residen con pasaportes italianos, españoles y británicos o de otras naciones de la Unión Europea. Y con la particularidad de que mayoritariamente, según el Cónsul, se trata de una comunidad caracterizada por un nivel económico y de formación medio y alto, con un porcentaje elevado de universitarios y profesionales liberales, con una buena inserción en el mercado laboral local, lo que la convierte en una colectividad muy poco conflictiva. La inmensa mayoría de esos argentinos, viven en Londres o a menos de dos horas del centro de la capital, aunque también hay sectores minoritarios dispersos en otros puntos geográficos. Dentro de esa amplia preferencia por Londres, otra de las características es la dispersión de sus localizaciones, que no han configurado -como suele ser el caso de otras nacionalidades- sectores de la ciudad particularmente identificados con sus áreas de residencia. El residente argentino, insiste el Cónsul, suele estar muy integrado en la sociedad británica y es poco proclive a autogenerar “guetos”. Esto tiene que ver también, indudablemente, con que mayoritariamente el argentino que migra a Londres maneja con cierta fluidez el idioma inglés.


Diversas etapas de integración
Para Claudio Rojo, la inmigración argentina hacia el reino Unido tiene varias etapas claramente diferenciadas. Los primeros – a mediados del siglo XX- fueron hijos o descendientes de los británicos que se asentaron en la Argentina a fines del siglo XIX o principios del XX por motivos especialmente del intercambio de negocios entre ambos países. Después llega un grupo importante que emigra de la Argentina por razones políticas, a raíz de las dictaduras militares centradas en los años setenta. Y luego un tercer grupo cuyas motivaciones son económicas, a raíz de la crisis argentina de los 80 y 90. Estos son los sectores de inmigración que están más consolidados, y que en muchos casos ya van configurando una segunda generación de residentes de origen argentino. Y hay un fuerte incremento, en los últimos tres años, aunque es un fenómeno que todavía resulta difícil de cuantificar porque está ocurriendo ahora mismo, de argentinos que estaban residiendo en otros países europeos, fundamentalmente España, que han vuelto a desplazarse ante la crisis europea reciente y buscan refugio en un país cuya economía ha resistido mejor tal vez por estar fuera de la zona euro. Esta última oleada puede provocar probablemente un cambio significativo en las características de la colectividad argentina en Reino Unido, pero eso habrá que verlo cuando se vaya decantando.
Es curioso –apunta el Cónsul argentino- cómo estas diferentes etapas inmigratorias podrían rastrearse a través de la conformación de diferentes colectivos asociativos que hoy existen en Reino Unido. Por ejemplo, una de las asociaciones más antiguas y establecidas es la Sociedad Anglo Argentina, fundada en 1948, y de alguna manera representa la vinculación tradicional fundada en el comercio y los negocios. Otro caso parecido es la Asociación Galesa Argentina, fundada en 1939, especialmente radicada en Gales, que da cuenta de la fuerte inmigración galesa que hubo a la Patagonia, a enclaves muy concretos como Trevelin o Gaiman, y que siguen teniendo una vinculación muy sólida con su tierra originaria. Este año justamente se conmemora el 150 aniversario de la llegada de los primeros galeses a la Patagonia.
Luego, de creación más reciente, puede mencionarse a la Asociación de Profesionales Argentinos en el Reino Unido (APARU), que estimula los contactos y la integración con los profesionales británicos. Y finalmente existen asociaciones que representan claramente a los inmigrantes más jóvenes o recientes, casi siempre nucleadas alrededor de aspectos culturales, como son Argentinos en Inglaterra (Arenin), que ya no es una asociación tradicional, formal, sino más bien una entidad virtual, cuyos miembros se vinculan a través de las nuevas tecnologías, y organizan una gran cantidad de eventos, actividades culturales y musicales, etc; o en un plano más alternativo la asociación Sapo de Otro Pozo, que incluso edita una revista cultural propia.


Para qué sirve el Consulado
El grueso de los servicios que el Consulado presta a los ciudadanos argentinos residentes en UK, está referido a la tramitación de documentación, renovación de pasaportes, DNI, etc. Los asuntos notariales, relacionados con la legitimación de poderes o autorizaciones legales para determinadas transacciones en Argentina, también ocupan parte de la actividad consular. Y en ese apartado –explica el Cónsul- una de las funciones más requeridas es la tramitación de la “nacionalidad por opción”, que se ofrece a los hijos de argentinos nacidos en el exterior cuyos padres quieran inscribirlos como nacionales argentinos.
Otra de las funciones que el Consulado desarrolla es la organización del acto comicial en Londres para que los residentes argentinos que estén empadronados para votar en el Consulado puedan ejercer su derecho a voto en ocasión de la celebración de elecciones nacionales en Argentina. Justamente el domingo 25 de octubre habrá elecciones nacionales. Al respecto, el siguiente enlace contiene información relativa al voto de los argentinos en el exterior:
http://www.clond.mrecic.gob.ar/content/voto-en-el-exterior-14
También se asiste a los ciudadanos argentinos de paso por la jurisdicción británica, como es el caso de los turistas, ante situaciones de robos, accidentes, pérdida de pasaportes, etc…
Pero no sólo los argentinos residentes en UK requieren los servicios del Consulado argentino –explica Rojo-: también se ocupa la agencia consular de tramitar la documentación necesaria para ciudadanos que quieran viajar a aquel país. Aunque –aclara- el ciudadano británico no necesita visado para viajar a Argentina, sí es necesario en caso de permanencias prolongadas, como podría ser el caso de estudiantes o trabajadores legalmente contratados por empresas o instituciones argentinas.
El Cónsul argentino insiste en que la problematicidad de la colectividad argentina en relación con cuestiones inmigratorias o de papeles es muy baja. A excepción de los normales trámites burocráticos de cualquier ciudadano residente en el exterior, no se registran casi demandas de asistencia en temas más conflictivos (de hecho, señala, en la actualidad sólo se conocen dos casos de residentes detenidos en prisiones británicas). Aunque –recuerda- también el Consulado está para atender ese tipo de problemas cuando se presentan y no se escatiman ni escatimarán los esfuerzos por darles solución.