- °C
Mundo

Familias con propósito

|

Por Hugo Enrique Osorio

IMG 7756


Para todos el COVID-19 llegó de sorpresa interrumpiendo proyectos, estudios, trabajos, viajes y sueños. Pero si de algo estoy convencido, es que aún de los momentos más difíciles y oscuros alguna luz puede brillar.


Como embajador de juventudes ha sido extremadamente motivante ver tantos jóvenes y personas que se han levantado a querer aportar un granito de arena para mejorar la crisis que muchos han tenido que enfrentar.


Se han puesto cascos y botas para ser parte de una historia que quedará para siempre en la memoria de esta generación y se contará sin duda alguna a las generaciones por venir.


Muchos han logrado entender que no podemos ser espectadores sino trabajadores en pro de la solución. Los grandes líderes en el mundo no trajeron cambios solo hablando sino actuando. Martin Luther King, Ghandi y Mandela fueron activistas hasta el punto de estar dispuestos a dar su vida por una causa. Ahora bien, ¿cuál es nuestra causa? Esta es una pregunta que esta pandemia nos ha puesto delante.


Sentados, criticando por medio de las redes, no se generan cambios, por supuesto que debemos hablar y usar nuestras voces, pero eso va acompañado del trabajo y el activismo, o pierde valor. Y si algo ha sido positivo de estos últimos meses es ver el gran corazón y generosidad que muchos tienen para ayudar.

IMG 7347




De manera sorprendente he estado conectado con mi familia en Londres durante este tiempo, nos ha conectado nuestro propósito en común de poder ser de bendición.


Mis padres por medios personales y a través de la comunidad cristiana de Londres, han estado muy activos en diversas causas sociales durante este tiempo. De mi parte, encontrando recursos para ayudar aquí en Colombia.


Nuestro país atraviesa un momento realmente difícil, más del 45% de la población trabaja sin acceder a los beneficios de un sistema de seguridad social, lo cual los deja literalmente sin nada durante este tiempo. Muchos también viven en situaciones de extrema pobreza, en casas que al verlas entristecen mi corazón.


Cómo poder decirles a estas personas que no salgan de sus casas en tres meses cuando aún ni televisión ni acceso a internet tienen. Más que llevar un mercado o alimentos esenciales, mi reto también, a través de mi trabajo y mi fundación GKC, es llevar un mensaje de amor, esperanza y motivación.


Nuestra familia es fruto de la motivación y palabras de aliento de muchas personas que, durante nuestros difíciles procesos como una familia migrante en el Reino Unido, nos motivaban y también ofrecían una palabra de aliento.


Mi pregunta para ti hoy también es esa ¿qué tienes para ofrecer? Y quizás no sólo es lo que está en tu billetera, recuerda que tu tiempo y tu voz pueden ser el mejor regalo que puedes ofrecer.


Habiendo mencionado el caso de Colombia no soy ajeno a la situación que enfrenta mi comunidad Latina en Londres, Reino Unido, con la cual siempre estoy conectado de diferentes maneras.


Londres siempre está mi corazón, una ciudad que me vio crecer, me brindó la oportunidad de una educación, de madurar como persona y profesional y es testigo de los sueños de un joven común que hoy en día está viviendo mucho de esos anhelos.

Hago un llamado desde el corazón para que podamos hacer todo con excelencia. Aún el servicio a la comunidad debe ser hecho con excelencia y debemos poder dar lo mejor en esta situación.

IMG 7353




Sin duda alguna miro atrás mi familia y mi carrera y puedo reafirmar que el hacer todo de la mejor manera trae gran recompensa y satisfacción. Ofrezcamos nuestro servicio desde el corazón, seamos humanos, seamos personas.


Desde donde ustedes están recuerden que pueden ser activistas. Miren y observen más allá del dinero y verán cómo todos pueden ser parte del cambio. No dejen de soñar porque con sus sueños pueden impactar su familia, su comunidad y aún ¿por qué no? un país entero.


¡Sueña e impacta!


*Embajador de Juventudes