- °C
Mundo

La OTAN llega en crisis a su 70 aniversario

|

Por María Victoria Cristancho

Secretario general de a Otan, Jens Stoltenberg (Foto fuente NATO)


La Organización del Atlántico Norte, OTAN, enfrenta una de las crisis más serias de su historia, por las críticas a este organismo multilateral hecho por el presidente de Francia, Emanuel Macron y por el anuncio de su colega de Estados Unidos, Donald Trump, de reducción de tropas en Alemania.


Así lo señaló, su secretario general, Jens Stoltenberg, quien presentó su visión para reformar la Alianza, que cumple 70 años de su creación.


La OTAN nació en 1949, justo al terminar la Segunda Guerra Mundial y su misión es que los Estados participen en la defensa de cualquiera de sus miembros si son atacados por una potencia externa.


Según analistas, el problema es que el comportamiento del miembro principal de la OTAN, Estados Unidos, socava estos aviones, ya que el presidente Donald Trump fomenta con su política la división entre los aliados y compromete la seguridad de Europa al retirarse de los compromisos esenciales del fin de la Guerra Fría, como hizo con el Tratado de Misiles Nucleares de Alcance Medio y ahora con el Tratado de Cielos Abiertos.


Molesto con Alemania, Trump acaba de anunciar la retirada del 28% de las fuerzas estadounidenses estacionadas en el país, lo que debilita a la OTAN y supone un regalo para Rusia, según algunos observadores.


Los desafíos que deben enfrentar los 30 miembros de la OTAN "hijo mayor de lo que cualquier país puede abordar solo, ni Europa sola, ni Estados Unidos solos", dijo el secretario de la organización.


Frente a estos desafíos, Stoltenberg aboga por una OTAN con mejor capacidad militar, más unida políticamente, con un enfoque más amplio a nivel mundial y donde la seguridad es también el control de infraestructuras, industrias y suministros claves.


Según el representante de la OTAN, la pandemia ha magnificado las tendencias y tensiones mundiales, conflictos sin resolver en Europa, Oriente Medio, Asia y África y con grupos yihadistas muy activos.


A los problemas de seguridad se han sumado una carrera por la supremacía económica y tecnológica y una competencia sobre el modelo político: democracia liberal frente al autoritarismo.