- °C
Mundo

Sigue incertidumbre a seis meses del brote del coronavirus

|


People 5091581 1920


Por María Victoria Cristancho


A seis meses del brote de coronavirus, el impacto de la pandemia de la covid-19 está lejos de ser controlado. Mientras que algunos países comienzan a cantar victoria contra el mal, otros apenas están comenzando a sufrir su efecto.


El impacto de la pandemia de la covid-19 en Europa parece haber dejado atrás las jornadas con miles de muertos, pero los decesos empiezan a crecer en América Latina y en África.


Lo cierto es que desde que se supo del brote del coronavirus ya han pasado seis meses que comenzó esta crisis sanitaria y, hasta humanitaria, considerada la más grave de los últimos 70 años.


Si bien China informó el 31 de diciembre de la aparición de una “extraña neumonía”, los primeros casos positivos, presuntamente contagiados en el Mercado de Huanan, en la ciudad de Wuhan, empezaron a manifestar síntomas en la semana del 10 de diciembre.


Al comienzo se creía que el problema que se iba a quedar en China, o en Asia Oriental —como había ocurrido 17 años antes con el brote de SARS—.

Sin embargo, se convirtió entre febrero y marzo en un fenómeno global.


El primer blanco fue Asia Oriental




De China pasó a Corea del Sur y a Taiwán. Pero el epicentro viró luego a Europa y a Estados Unidos, que ahora parecen estar liberándose de la peste. Transcurridos seis meses, América Latina y África empiezan a convertirse en el objetivo predilecto de la Covid-19.


Para la fecha, el saldo de contagios ya se acerca a los 8 millones de casos en todo el mundo, mientras que las muertes por el virus rodean las 450 mil.


Mientras muchos países como Nueva Zelanda, y ahora en Europa, están entrando a la llamada nueva normalidad y de reapertura, la crisis de la pandemia está golpeando a regiones de América Latina y África.


La alerta está dada porque estas regiones menos desarrolladas carecen de sistemas de salud fuertes y será más difícil contener la pandemia.  


No obstante, más allá de efecto en la salud, el impacto de las medidas tomadas para evitar la propagación tendrá efectos tan graves, que ha hecho que analistas hablen de una década perdida en muchas partes del mundo, en términos económicos, sociales y educativos.

Impacto económico


Según Naciones Unidos, el mal podría llevar a más de 60 millones de personas a la pobreza extrema, y podría generar un desempleo de más de 11 millones.


En el aspecto económico, el Banco Mundial habla de una recesión de más del 5.2%, la peor desde 1870.


A raíz de las graves distorsiones a la oferta y la demanda internas, el comercio y las finanzas, se prevé que la actividad económica de las economías avanzadas se contraerá un 7% en 2020.


Otra vez, la peor parte se la llevarán los Mercados Emergentes y las Economías en Desarrollo (MEED), que contraerán en un 2,5 % este año, su primera contracción como grupo en al menos 60 años.


Los efectos están siendo particularmente profundos en los países más afectados por la pandemia y en aquellos que dependen, en gran medida, del comercio internacional, el turismo, las exportaciones de productos básicos y el financiamiento externo.