- °C
Reino Unido

Diez semanas de cuarentena y no hemos aprendido nada

|

2020 05 25 (7)


Dawits Buitrago



Predicciones apocalípticas, profecías, teorías conspiratorias y hasta avistamiento de extraterrestres han sido el pan de cada día durante las últimas diez semanas de encierro. 


La sobresaturación social y mediática en relación a la pandemia ha alcanzado niveles insoportables, pero cuando ya podemos ver la luz al final del túnel, resulta que llega un fin de semana con muy buenas temperaturas y los parques de la ciudad y las playas cercanas se desbordan tras la gran afluencia de londinenses ávidos de un baño de sol.



De distanciamiento social ni hablamos, han vuelto las barbacoas, las reuniones con amigos, las familias vuelven a reencontrarse, los partidillos en el parque, las mascarillas se quedan en el bolsillo y mientras, los expertos de todo el planeta siguen avisando que esto no ha acabado y que, si no respetamos las normas, tendremos una segunda ola que será peor en muertes y contagios a la primera. 

Alcalde londres 2


Parece que 37 mil víctimas mortales no fueron suficiente o que las más de 260 mil personas contagiadas hacen parte de un pasado lejano. Para más inri, Boris Johnson, en la misma frase puede decir que te quedes en casa y que salgas a la calle, sin inmutarse. 


Es alarmante ver como miles de personas le están perdiendo el miedo al virus, a pesar de que este enemigo invisible puede estar a la vuelta de la esquina, parapetado tras un apretón de mano, un abrazo o el botón del timbre de su casa.


“Tristemente hoy estamos peleando una batalla perdida en los parques”, se lamentó el cuerpo de policía de Hackney el sábado pasado en Twitter e incluyó, además, una fotografía de uno de los parque abarrotados de personas.


“Literalmente centenares de personas sentadas comiendo pizza y bebiendo cerveza y vino”, continua el tuit en el que dan las gracias, “como siempre” a quienes “están siguiendo las normas”.



Es habitual encontrase a la policía en los parques y es fácil ver la frustración en sus ojos, porque no pueden hacer nada para concienciar a las personas del riesgo al que se exponen. 

2020 05 25 (2)

El pasado festivo del 25 de mayo fue un claro ejemplo de que no hemos aprendido nada en esta guerra contra uno de los desafíos más grandes a la subsistencia humana de los últimos cien años. La gente actúa como si le diera igual contagiarse o contagiar a otros.  


Será un presagio de lo que viene o una prueba más de la estupidez humana, no lo sabemos, el tiempo lo dirá y si es así lo pagaremos con vidas humanas.



En medio de toda esta vorágine, el Primer Ministro, Boris Johnson, ha tenido que salir este lunes, a defender a su asesor estrella, el también conservador, Dominic Cummings, quien viajó 400 kilómetros desde Londres hasta la casa de sus padres en Durham, sabiendo que estaba contagiado con coronavirus a finales de marzo, tan solo unos días más tarde de que iniciara el “lockdown”.  


Desde diferentes sectores se pide la cabeza de Cummings, aunque es poco probable su salida ya que ha sido figura clave en la campaña en favor del Brexit y el arquitecto de la aplastante victoria que llevó a Johnson a Downing Street.