11 °C
Portada

Alerta por crisis en cárceles del mundo por propagación de la Covid19

|

foto: Pixabay

Carcerl pixabay


María Victoria Cristancho

@mavicristancho


Así lo advirtió la Organización de Naciones Unidas (ONU), que se declaró consternada por el incremento de contagios en las prisiones, así como las condiciones de hacinamiento y de poca higiene de estos centros, según un reporte divulgado por el ente multilateral.


En el mundo se encuentran más de 10 millones de personas detenidas en centros carcelarios, a menudo en situaciones de hacinamiento.


La alarma se prendió luego de que altos funcionarios de la ONU reportaron la rápida propagación de COVID-19 a través de las cárceles, donde el distanciamiento físico es casi imposible y la higiene es a menudo inadecuada. En sentido, los equipos de Correccionales, Justicia y Derechos Humanos de la organización están trabajando para proteger al personal penitenciario y a los detenidos de los estragos del virus, refirió comunicado emitido por la ONU.


Este reporte se conoció luego de que se informara en México que el líder del cártel de ‘Los Zetas’, Moisés Escamilla May, había muerto por problemas respiratorios provocados por el virus, en el centro penitenciario federal de Puente Grande, en el estado de Jalisco, en el oeste de México. Conocido también como 'El Gordo May', Escamilla cumplía condena desde hace más de once años por la decapitación de doce personas en la ciudad de Cancún.


En el caso de América Latina, decenas de presos han perdido la vida en incidentes ocurridos en cárceles de Venezuela, Colombia y Perú, y se han producido intentos de fuga en muchos otros países.


El portavoz de la Oficina de Derechos Humanos de la ONU, ACNUDH, Rupert Colville, expresó su preocupación de que en las Américas, las infecciones se están extendiendo rápidamente en medio de hacinamiento crónico y condiciones antihigiénicas, junto con la falta de acceso adecuado a la atención médica.


El peor incidente tuvo lugar el pasado 1 de mayo en la cárcel de Los Llanos en Venezuela, donde 47 presos perdieron la vida. Otro motín en la cárcel de La Modelo, en Colombia, dejó en marzo 23 muertos. En Perú, nueve reos perdieron la vida el 27 de abril. Otros incidentes, incluidos intentos de fuga, han ocurrido en Argentina, Brasil, México y Estados Unidos.


La primera señal de alarma fue en Brasil el 16 de marzo y por la razón opuesta: la restricción de salidas temporales para evitar el ingreso del virus. Cerca de 1.400 presos se fugaron de varias prisiones del interior de Sao Paulo en reacción a la medida; las autoridades lograron recapturar a unos 600.


"La escala y gravedad de los incidentes mencionados parece indicar que en algunos casos los Estados no han adoptado las medidas adecuadas para prevenir la violencia en las instalaciones de detención y que los agentes estatales habrían cometido violaciones del uso de la fuerza en su intento por recuperar el control de dichas instalaciones”, dijo Colville.


Además, algunos países están deteniendo a gente por incumplir las cuarentenas, lo que aumenta el riesgo de infección. Colville habló de la situación en El Salvador, donde se están tomando medidas “extremadamente severas” que pueden constituir trato cruel, inhumano y degradante y que pueden exacerbar las condiciones de higiene ya precarias.