13 °C
Portada

​Un grito contra la violencia y la impunidad inundó las calles de Londres

|

P5 Marcha Mujeres (7)



Texto y fotos Arelys Goncalves


En conmemoración del Día Internacional de la Mujer, la organización Million Women Rise salió a las calles el pasado 7 de marzo, junto a cientos de activistas para marcar la fecha. La popular Oxford Street quedó cerrada al paso de vehículos y se transformó en un río de manifestantes bajo la custodia policial, en su camino hacia Trafalgar Square.

Desde las 11:30 de la mañana las participantes comenzaron a concentrarse en la esquina de la famosa tienda Selfridges. Poco después de la 1 de la tarde arrancó la caminata en la que estuvo también un importante bloque conformado por organizaciones y activistas latinoamericanas que anualmente se unen a este llamado.

Líderes comunitarias, representantes de instituciones de caridad, sindicalistas, grupos folclóricos y la comunidad en general se solidarizaron con esta protesta que busca visibilizar los abusos y la violencia que viven las mujeres en todo el mundo y demandar acciones por parte de las autoridades.


P5 Marcha Mujeres (6)



Por una realidad mejor

En la marcha que se realizó un día antes del día oficial, reservado para el 8 de marzo, estuvo, entre otros, un nutrido grupo de Lawrs (Latin American Women’s Rights Service) que, con pancartas y cánticos, expresaron su rechazo a tantos crímenes y discriminaciones. Esta organización, con más de 30 años de trabajo comunitario en defensa de los derechos de la mujer latinoamericana, acompaña esta marcha desde sus comienzos, hace 13 años.

Dolores Modern y Elizabeth Jiménez Yáñez, representantes de Lawrs comentaron a Express News que era vital continuar con las protestas para darle voz a las que ya no están y exigir que se respeten los derechos de las mujeres. En sus palabras, acudieron a la marcha porque "a pesar de que el movimiento feminista lleva décadas luchando por los derechos de las mujeres, todavía seguimos sin poder caminar por la calle tranquilas, sin poder decidir sobre nuestros cuerpos, seguimos teniendo dificultades para acceder a posiciones de poder y seguimos expuestas a mayores índices de violencia".

El equipo de Lawrs ha estado a la cabeza de la lucha por la visibilidad de las minorías, especialmente de las mujeres latinas: "Marchamos porque creemos que una realidad mejor es posible", concluyeron.


¡Vivas nos queremos!

La historiadora y activista mexicana Jael García, es otra de las asiduas participantes en esta convocatoria. Desde hace tres años se unió a la caminata de Million Women Rise en la que coinciden mujeres migrantes de varias partes del mundo. En esta ocasión, la activista que trabaja para LAWA (Latin American Women’s Aid) marchó con sus "hermanas mexicanas y aliadas latinoamericanas" en solidaridad con las mujeres de su país que enfrentan un momento difícil con feminicidios y transfeminicidios". Lamentó que la impunidad en estos hechos se esté normalizando cada vez más y cuestionó el desempeño del mandatario nacional: "el presidente Andrés Manuel López Obrador no tiene como prioridad responder a esta emergencia nacional", expresó.

Según cifras del Ejecutómetro del Grupo Reforma, en México, solo en los dos primeros meses del 2020, 255 mujeres fueron ejecutadas. Ante esta situación, García dijo que marcha "para que el grito de mis hermanas resuene y que se sepa que México es un país feminicida, pero con una gran esperanza colectiva que nos cobija a todas las mexicanas alrededor del mundo que vivas nos queremos".

Una representación de Perú estuvo presente a través del grupo folclórico "las Ñustas". Para ellas fue muy significativo marchar con el traje típico como homenaje a la mujer. Con mensajes como "Ni una menos", "No a la violencia doméstica", "Paz" e "Integración cultural", las ñustas manifestaron su respaldo y solidaridad a quienes se enfrentan a la violencia y al maltrato. Una de sus integrantes, Yoshi Bunce expresó: "Esperamos que nuestra presencia sea un mensaje de apoyo y aliento a la mujer indefensa. Debemos decir ¡Ya basta! Todas tienen una voz y estamos aquí para dársela".