- °C
Reino Unido

​Nuevo sistema de puntos para visados en UK

|

P9 reino unido



Por Ulysses Maldonado

El gobierno británico presentó el nuevo sistema de inmigración por puntos que será utilizado en el Reino Unido posbrexit y dará prioridad a las mentes "brillantes", en detrimento de los "trabajadores poco cualificados" según los analistas.

Para obtener una visa de trabajo, se necesitarán capacidades específicas, hablar inglés y contar de antemano con una propuesta de empleo de un salario mínimo de 25.600 libras (30.820 euros).

El nivel de estudios requerido fue reducido de una licenciatura al equivalente del bachillerato, para permitir "una mayor flexibilidad".

Respondemos a las prioridades de los ciudadanos al introducir un nuevo sistema por puntos que hará bajar el número de inmigrantes", declaró en un comunicado enviado el martes por la noche por la ministra del Interior Priti Patel.

Se trata de un "momento histórico" que "pone fin a la libre circulación", celebró.

Estas exigencias suscitaron preocupaciones en el seno de los servicios públicos británicos, como el de salud (NHS), que funcionan gracias a trabajadores extranjeros en ocasiones poco remunerados.

El sistema atribuirá puntos según las aptitudes, los diplomas y los niveles de salarios y tratará a los ciudadanos europeos y no europeos "por igual".

Esta medida deberá entrar en vigor el 1 de enero de 2021, al cabo del periodo de transición que comenzó tras la salida de Reino Unido de la Unión Europea el pasado 31 de enero.

Las visas ahora solo se darán a los que hayan obtenido suficientes puntos", precisa el comunicado, con el objetivo de "dar prioridad a los mejores talentos", como los "científicos, ingenieros y universitarios".

El ministerio estima que se ajusta al "mensaje claro" enviado por el pueblo británico en el referéndum de 2016 sobre el Brexit y las elecciones legislativas de diciembre. El control de la inmigración había sido uno de los asuntos centrales de las campañas de estas dos consultas.

El ministerio del Interior considera que el 70% de la mano de obra europea actual, poco cualificada, no respondería a las nuevas exigencias.

Estas medidas no afectan a los aproximadamente 3,2 millones de ciudadanos de la UE que han solicitado residir en el Reino Unido antes del Brexit.

Las visas de estudiantes también seguirán un sistema de puntos, para los "talentos del mundo entero", con la condición de haber recibido una propuesta de un establecimiento británico, hablar inglés y poder mantenerse.

Los ciudadanos de la UE y de otros países que tengan acuerdos con Reino Unido no necesitarán visas para estancias de menos de seis meses.

Los laboristas, el principal partido de oposición, afirmaron que algunos sectores dependen de la mano de obra extranjera, lo que obligará al gobierno a hacer múltiples excepciones.

Es un sistema con un umbral salarial que necesitará muchas excepciones (...) y que hará que no tenga sentido", declaró la portavoz del Partido Laborista, Diane Abbott.

Ahora que el Brexit es un hecho, el gobierno que lidera el conservador Boris Johnson ha revelado sus planes en torno a uno de los puntos más destacado de su programa electoral: la regulación de la inmigración.

Y son bastante claros: aquellos inmigrantes potenciales que no hablen inglés o no estén calificados para algún empleo, no obtendrán visas para ingresar y trabajar en Reino Unido.

Esto se debe a que el nuevo proceso de asignación de visas estará basado, de acuerdo a la propuesta, en un sistema de puntos por el que hablar el idioma, tener una oferta de empleo dentro del país y demostrar una cualificación serán requisitos.

En el plan presentado por el gobierno británico se le pide a los empresarios y empleadores del país "dejar de depender" de la mano obra barata de Europa e invertir en la capacitación de su propio personal.

Además, se hace un llamado a promover la tecnología de automatización.

El sistema de puntos

El gobierno indicó que desea implementar un proceso de inmigración basado en puntos, tal como se había anticipado en el plan de gobierno presentado en las elecciones generales que se celebraron el pasado diciembre.

De acuerdo a esto, las personas fuera del país que deseen trabajar en Reino Unido deben alcanzar 70 puntos dentro de una tabla de exigencias para que su visa sea aprobada.

Hablar inglés y tener una oferta de un trabajado calificado con un "patrocinador aprobado" dará 50 puntos en este sistema.

Los otros puntos se pueden lograr por calificaciones profesionales, por oferta de salarios y según el sector productivo.

Los trabajadores calificados deberán tener una oferta de sueldo de al menos US$32.300, cifra que puede reducirse a unos US$25.000 en algunas áreas con falta de mano de obra, como la enfermería, la psicología o la ingeniería civil.

El gobierno aclaró que no abrirá una ruta para lo que llamó "trabajadores poco calificados", haciendo un llamado de atención a los empresarios a "adaptarse y ajustarse" al fin del libre movimiento que había entre los países de la Unión Europea y Reino Unido.

Las personas que busquen empleo en el Reino Unido después del 'brexit' también necesitarán una oferta de trabajo con un salario mínimo designado, y ser capaces de hablar buen inglés.

La nueva declaración sobre inmigración promete reducir las cifras generales de migrante e introducir un "sistema de puntos" para acabar con "la dependencia de la mano de obra barata de Europa".

"Los ciudadanos de la UE y los que no lo son recibirán el mismo trato" a partir del 1 de enero de 2021, una vez que expire el período de transición posterior a Brexit, dice el documento: "No introduciremos una ruta de trabajo general de baja cualificación o temporal".

Un estudio reciente encontró que, bajo los cambios propuestos, el 70 por ciento de la actual fuerza laboral de la UE en el Reino Unido tendría prohibida la entrada en el futuro.

¿Qué pasará con los niveles de salarios más bajos?

Los representantes de sectores como la agricultura, servicios de restaurantes y enfermería advirtieron que con el nuevo sistema será difícil reclutar personal para sus campos.

La Asociación de Enfermeras de Reino Unido señaló que la propuesta no permitirá "alcanzar las necesidades de cuidados médicos que requiere la población".

La presidenta del Sindicato de Granjeros, Minette Batters, expresó sus "serias preocupaciones por lo que ve como una falla al reconocer las necesidades de los agricultores británicos".

Y de la Federación de Alimentos y Bebidas también indicó su inquietud sobre la posibilidad de que panaderos, carniceros y trabajadores que hacen parte de la industria del queso y la pasta no sean aceptados dentro del nuevo sistema.

A estos señalamientos, el gobierno respondió que cuadriplicará los cupos para los trabajadores temporales a 10.000 cada año.

Las personas que quieran venir a Reino Unido desde fuera de la UE encontrarán que las reglas se están relajando, en aspectos tales como eliminar el cupo de trabajadores calificados o la caída del salario mínimo.

Pero para los inmigrantes de la Unión Europea, que están acostumbrados a moverse libremente entre Reino Unido y el continente, el nuevo régimen será incómodo.

Los turistas pueden venir durante seis meses sin una visa, pero no podrán trabajar. Aquellos con calificaciones deben tener una oferta de trabajo y superar el obstáculo de los 70 puntos y no habrá permisos de trabajo para los migrantes preparados para hacer trabajos de baja categoría, o sea, en restaurantes, hoteles, residencias y plantas procesadoras de alimentos.

Hay cierta flexibilidad en la nueva estructura. Pero la pregunta es: ¿será suficiente para evitar la escasez de mano de obra y que las empresas se lleven sus negocios a otra parte?

Beneficios sociales

Bajo el nuevo plan, todos los inmigrantes solo podrán acceder a los beneficios que otorga el gobierno -como por ejemplo para alquilar una vivienda- una vez que se les conceda el derecho a la residencia permanente, que usualmente ocurre después de cinco años de permanencia en el país.

Actualmente, los ciudadanos de la Unión Europea en Reino Unido pueden acceder a esos beneficios si son "económicamente activos".

Los ciudadanos no europeos por lo general pueden acceder a estos beneficios después de residir cinco años en el país.

Los cambios en el proceso de inmigración deberán ser implementados mediante una ley que necesitará de la aprobación de los parlamentarios para que se haga efectiva.