10 °C
Portada

​Duelo Migratorio: Pérdida que podría estar presente siempre

|

P16 duelo migratorio



Por Mayra Sánchez

@mayrasanchezc_s

Algunas personas toman la decisión de irse de su país de origen porque quieren cumplir nuevas metas y a la vez se sienten contentas de hacerlo; en cambio, hay otras que les toca salir de su país de manera forzosa; no tienen más opciones; ¿te sientes identificado con esto último, conoces a alguien que está pasando por el duelo migratorio?

El duelo migratorio, lo puedo definir como uno de las pérdidas más fuertes que algunas personas pueden llegar a experimentar al momento de desprenderse de su país, de su familia, de sus amigos, de su trabajo, de sus tradiciones y de sus costumbres y que luego deben enfrentarse a otro lugar ajeno, de pronto con similitudes, en ocasiones, totalmente diferente.

En constantes conversaciones que he sostenido con personas de diferentes nacionalidades que han tenido que abandonar su país en búsqueda de mejores condiciones de vida, puedo notar que sobre todo, en los primeros meses, incluso años, se pueden presentar sentimientos de sensibilidad, irritabilidad e incluso tristeza, llegando en muchos casos a diagnosticarse depresión en diferentes niveles.

Ya en muchos países, hay comunidades establecidas, restaurantes tradicionales, lugares de distracción y recreación, asociaciones, etcétera; que nos hace sentir en casa, incluso, aun aumentándose el dolor por haber dejado todo lo que se tenía en el país de origen.

Sea el caso que sea, poder pertenecer a estos espacios, nos recuerda, que no estamos solos, que existen cientos, miles, millones de personas que están pasando por la misma situación y que si nos unimos, podemos ser más fuertes, más valientes y más adelante, nos permitiremos tomar nuevas enseñanzas y aprendizajes al lugar que nos ha abierto las puertas.

Ahora bien, enfrentar el dolor por lo que se está pasando es positivo, recordar las razones que hicieron que nos cambiáramos de país, es de gran ayuda; transmitir a nuestros familiares y amigos cómo nos sentimos es completamente válido y transparente, porque a medida que nos sinceremos, ellos, que son los que más nos conocen, pueden irnos dando palabras de aliento, de fuerza, de esperanza.

En una entrevista realizada a la psicóloga María Pernía, comentaba que el duelo es una experiencia de desarraigo que cada persona va a enfrentar de forma diferente, por ende, no existe una fórmula mágica para superar dicho duelo, sin embargo, ella nos aconseja: “Evitar el aislamiento y construir nuevos vínculos afectivos, expresar con alguien de confianza los temores e inquietudes que surjan durante el proceso de adaptación y conectarse con la curiosidad y la posibilidad de aprender una nueva cultura”.