8 °C
Mundo

Qué tipo de preguntas te pueden hacer en una entrevista de trabajo en Londres

|

Si vas a trabajar en Londres, el empresario está obligado a preguntarte si tienes derecho a trabajar en el Reino Unido. Los ciudadanos de algún país miembro de la Unión Europea cumplen este requisito.


P28 entrevista



Por Betty Encinales


En Londres no te pueden negar un puesto de trabajo por razones de edad, sexo, raza, estado civil, incapacidad, religión u orientación sexual. Esto se considera discriminación y se puede denunciar al empresario que discrimine a los candidatos en función de alguna de estas características.


Cuando vas a una entrevista de trabajo en Londres, es muy normal que los entrevistadores te hagan preguntas capciosas o comprometidas con la intención de detectar a los buenos candidatos y descalificar a los malos candidatos.

Cómo responder a las preguntas más frecuentes


Estas son las preguntas que con más frecuencia se suelen hacer en una entrevista de trabajo en Londres:

Háblame sobre ti (Tell me about yourself): Generalmente, el entrevistador empieza con esta pregunta u otra similar. No pienses que está interesado en tu vida privada. Céntrate en algo sobre ti que esté relacionado con el trabajo. Si es posible, habla sobre algún éxito laboral, por ejemplo, un ascenso. También puedes hablar sobre tus estudios, siempre que estén relacionados con el trabajo. Evita hablar de cosas personales que no tienen relación con el trabajo, como pueden ser la familia o los amigos. Nunca hables de cosas que te pueden perjudicar, por ejemplo, si estuviste en un programa de desintoxicación o que cuando eras menor te detuvieron por robar.

Háblame sobre tus estudios (Tell me about your education): Habla, sobre todo, de aquellos estudios que son relevantes para el trabajo que deseas obtener. Si estás sobrecalificado para el trabajo, elimina de tu curriculum aquellos estudios que son claramente irrelevantes.

Háblame sobre lo que puedes aportar a nuestra empresa (strengths/skills): Habla de lo que sabes que quieren oír, tu adecuación a los requisitos del puesto de trabajo que quieres obtener.

Dime tres cosas positivas que tu anterior jefe decía sobre ti: Aquí NO debes de ser tímido. Esta es tu oportunidad de que un tercero hable por ti sin parecer arrogante o pretencioso, es una oportunidad para hablar sobre las aptitudes positivas que te destacaron como empleado.

Háblame del alguno de tus defectos (weaknesses): Esta es posiblemente la pregunta más comprometida de todas. Habla de algo obvio, que no tenga relación con el puesto de trabajo, por ejemplo, algo como «me siento frustrado cuando no puedo hacer nada para resolver un problema». Después de todo, quién no se siente frustrado cuando no puede resolver un problema. También puedes indicar como defecto algo que podría ser una virtud en el trabajo, por ejemplo, puedes decir, «hay quien dice que soy muy persistente y que me tomo las cosas demasiado en serio». Otra posibilidad es mencionar algún defecto que tenías antes pero que actualmente has superado, por ejemplo, el miedo escénico. Deja bien claro que ninguno de tus defectos debería afectar tu trabajo y que eres una persona que acepta las críticas y que cuando alguien te dice que tienes un defecto, te esfuerzas en corregirlo.

¿Cuál es tu animal favorito?: Seguramente quieren comprobar tus reflejos y tu capacidad de improvisación. Evita mencionar animales raros o exóticos, porque te hacen parecer un bicho raro. Si mencionas el león, parecerás demasiado agresivo y si mencionas un conejito, darás la impresión de débil. Es mejor decantarse por un animal como el perro, que reúne las mejores cualidades en cuanto a sociabilidad y fidelidad.

¿Por qué dejaste tu último trabajo?: Esta puede ser otra de las preguntas más difíciles de contestar en el caso en que te despidieran de tu último trabajo. Intenta presentarlo de la forma más positiva posible. Habla de problemas estructurales en la empresa, en lugar de tus circunstancias personales. Si dejaste voluntariamente el trabajo, puedes decir que sentías que tu vida profesional no progresaba o que no había oportunidades de promoción. No conviene decir que has dejado el trabajo por razones de dinero. Lo más importante, nunca critiques a la empresa para la que trabajabas ni a los compañeros de trabajo.

Háblame de alguna situación difícil en tu anterior trabajo que tuviste que resolver: El entrevistador intenta ver si puedes trabajar bajo presión. Habla de cómo mantuviste la calma ante un problema, cómo no te diste por vencido ante las dificultades, o sobre algún caso específico que resolviste con éxito. No hables de problemas que no tengas totalmente superados porque pueden romper tu concentración.

¿Cómo te sientes cuando se acumula el trabajo?: Obviamente, están buscando a alguien a quien no le importe hacer horas extras. Si es tu caso, puedes decir que el trabajo no te asusta y que estás dispuesto a dar el 100% para sacar el trabajo adelante.

Háblame de algo de lo que te sientas orgulloso: Habla de asuntos laborales, si es posible, relacionados con el trabajo que buscas. No hables de temas personales (por ejemplo, un premio) salvo que sea especialmente importante o prestigioso. Tampoco exageres ni pretendas parecer mejor de lo que eres. Logros modestos relacionados con asuntos laborales, como dominar un programa informático como el Office o bien hablar con fluidez una segunda lengua, son apuestas seguras.

Háblame de tus planes para el futuro: Céntrate en asuntos profesionales y evita hablar demasiado de temas personales, porque puede dar la impresión de que no tienes interés en la empresa o en tu trabajo.

Cuáles son tus pretensiones salariales: Nunca des la impresión de que «estás de paso». Habla de tu interés por mejorar económicamente, pero dentro de la empresa. Si estás trabajando actualmente en otra empresa, conviene pedir al menos un 10% más de lo que ganas ahora para que no piensan que hay alguna razón extraña por la que quieres dejar tu actual trabajo.

¿Qué sabes sobre nuestra empresa?: En esta pregunta se ve quién es perezoso y quién hace sus deberes. Conviene que vayas preparado (busca información sobre la empresa) y que hables de los productos/servicios de la empresa, de la evolución del mercado y sus competidores más directos (procura no hablar ni demasiado bien ni demasiado mal de ellos).

¿Por qué quieres este trabajo?: Suele ser la pregunta con la que se cierran las entrevistas de trabajo. Lo mejor es recurrir a la adulación, habla del prestigio de la empresa, de tu interés en el producto / servicio, o de lo interesante que te resulta el puesto de trabajo y lo bien cualificado que estás para este puesto. Nunca digas simplemente que necesitas un trabajo, que vives cerca o que pagan mejor que en tu actual trabajo.

Debes tener claro la diferencia entre skills (habilidades) y strengths (fortalezas). Si en una entrevista de trabajo en Londres te preguntan por tus habilidades (skills), se están refiriendo a tus competencias profesionales (por ejemplo ¿sabes cómo funciona el grifo de la cerveza?). Cuando en una entrevista de trabajo en Londres te preguntan por tus fortalezas (strengths), se están refiriendo a tus características personales (por ejemplo, si eres una persona trabajadora y honesta).

Si te hacen una pregunta difícil, tómate tu tiempo antes de responder. Si respondes apresuradamente, es fácil que digas algo inconveniente.

*Betty Encinales es Careers couch/Recruiter