8 °C
América Latina

​Gobierno ecuatoriano enfatizó necesidad de ayuda de Naciones Unidas frente a crisis migratoria venezolana

|

P13 Foto 1 ONU advirtiu00f3 que a los 4,5 millones de refugiados venezolanos se podru00edan sumar 2 millones mu00e1s en el 2020



Por Yury García Mite

Varios países latinoamericanos como Colombia, Ecuador, Perú, Argentina, Uruguay, Brasil y Chile acogen al 80% de migrantes venezolanos. En Ecuador la cifra de migrantes venezolanos supera a la de colombianos, peruanos y chinos.

Según el último censo realizado en Ecuador, el porcentaje de extranjeros que vive en este país andino se ubica en el 1,3% con respecto a la población total. Ciudadanos de nacionalidad venezolana encabezan estas estadísticas con 1'900.000 migrantes que permanecen en todas las ciudades a nivel nacional, en un contexto que no deja de ser preocupante debido a que no existen las garantías de estabilidad y seguridad durante su estadía.

Pese a la crisis económica que experimenta Ecuador, este país ha mostrado su solidaridad con los migrantes venezolanos, quienes se benefician del acceso universal a la salud y la educación, se reconoce su derecho al trabajo o a emprender cualquier actividad económica legal, gozan de seguridad social y los niños nacidos en territorio ecuatoriano obtienen esta nacionalidad. 

En el marco de la Conferencia Internacional de la solidaridad sobre la crisis de migrantes y refugiados venezolanos desarrollado esta semana en Bruselas, el canciller ecuatoriano José Valencia dijo que entre los años 2012 y 2019 el Ecuador ha otorgado 126 mil visas a venezolanos, y que en el mismo periodo se ha regularizado la situación migratoria de 108 mil colombianos, 60 mil cubanos, 55 mil chinos, 34 mil estadounidenses y 20 mil peruanos.

“En estos últimos 10 años, 416 mil personas han sido regularizadas en el Ecuador. Nos urge articular propuestas y acciones concretas, efectivas e innovadoras para gestionar, obtener y canalizar los recursos y el apoyo técnico, además financiero de agencias multilaterales e internacionales para atender mejor los compromisos humanitarios” dijo en su presentación el canciller ecuatoriano.

Agregó que el apoyo a ciudadanos venezolanos sigue planteándose como verdadero reto para el gobierno y para la sociedad ecuatoriana, en términos de su capacidad de acogida y garantía de derechos para esta población migrante. 

Según la Organización de Estados Americanos (OEA), las crisis de refugiados venezolanos han movilizado un promedio de 300 dólares por persona en ayuda internacional. Valencia recalcó que el ser receptor de esta oleada migratoria tiene un fuerte impacto en la economía nacional, manifestando que de acuerdo a las cifras del plan de respuesta para refugiados y emigrantes establecido por Agencias de las Naciones Unidas y organizaciones de la sociedad civil, se estima que Ecuador requerirá de 117.3 millones de dólares adicionales. 

De acuerdo a datos del Plan de Respuesta para Refugiados y Emigrantes (PRRM) establecido por agencias de las Naciones Unidas y organizaciones de la sociedad civil, para atender la crisis en este año (2019) se estimó que de los 117,3 millones de dólares que requiere Ecuador para hacer frente a la crisis migratoria, solamente un 20%, es decir 23,8 millones de dólares, ha sido financiado por la cooperación internacional.

La Organización de Naciones Unidas (ONU) advirtió que a los 4,5 millones de refugiados venezolanos se podrían sumar 2 millones más en el 2020, aumentando así las necesidades de ayuda a los países latinoamericanos de acogida. 

P13 Foto 2 Ecuador ha otorgado 126 mil visas a venezolanos



Historia de migrantes

Recorriendo el centro de Guayaquil (ciudad costera de Ecuador) vemos a Diego Briceño estirando su mano para recibir alguna moneda o ayuda, junto a su esposa y su pequeño hijo de cinco años permanecen horas sentados en una de las principales calles de la ciudad. La mendicidad se ha vuelto la constante en su diario vivir “No tenemos para comer, yo he buscado trabajo de lo que salga y no hay nada para mí, y mi esposa debe cuidar de nuestro hijo. En Venezuela me desempeñaba como zapatero, incluso tenía mi taller, pero con el tiempo y la crisis terminé en la quiebra, entonces decidí migrar. Hace algún tiempo vendí caramelos en un bus, pero eso apenas nos alcanzó para comer unos días, después ya no me alcanzó para comprar más caramelos, entonces decidimos quedarnos en esta esquina pidiendo cualquier ayuda” dijo bajo una evidente tristeza el joven procedente de Maracaibo.

A esta historia se suman similares a lo largo de calles adyacentes al centro de Guayaquil donde las escenas de mendicidad son constantes. 

Otras historias destacan, como la de Julián López, vendedor ambulante en el sur de la ciudad “yo salgo todas las tardes a vender chorizo cuencano con cola a 1 dólar, a la gente le parece muy económico, y al día puedo vender hasta 80 dólares, esto me ayuda a pagar el alquiler de un cuarto pequeño en donde vivo junto a mi hija y esposa, mi esposa también trabaja pintando uñas” detalló el joven migrante. 

“Sobrevivimos, porque aquí no hay trabajo estable, en Venezuela mi esposa era secretaria y yo contador, ahora nuestra vida cambió, ahora debemos trabajar en lo que podamos para sobrevivir y para brindarle educación a nuestra pequeña hija” agregó López. 

Este mes inició el proceso de regularización mediante el otorgamiento de una visa de residencia temporal por razones humanitarias para los ciudadanos venezolanos que se encuentren en Ecuador. Esta medida beneficiará a quienes no hayan violado las leyes del Ecuador y que hayan ingresado al país por pasos regulares, habiendo registrado debidamente su entrada hasta el 26 de julio de 2019. 

Desde el 26 de agosto de este año, todo ciudadano venezolano que desee ingresar al Ecuador debe presentar junto a su pasaporte una visa de residencia temporal de excepción por razones humanitarias, la visa consular de turismo o cualquier otra visa prevista en la Ley Orgánica de Movilidad Humana. 

Esta exigencia también aplicará para los menores de edad. Asimismo, se exigirá un certificado de antecedentes penales apostillado, legalizado o validado por las autoridades venezolanas.