7 °C
Reino Unido

​Enfermero español advierte de efectos del Brexit en la salud mental

|

P3 enfermero espau00f1ol foto



Arelys Goncalves


Cerca de 60 mil de los 1.2 millones de trabajadores del NHS provienen de países de la Unión Europea, según una investigación de The King’s Fund.  En ese total se incluyen unos 10 mil médicos y más de 20 mil enfermeros. A ello se suman los 90 mil trabajadores en centros de salud locales e independientes.

Pese a que todavía existe la política de la libre circulación, mientras se define lo que tiene que ver con el divorcio, ya se ve el impacto que la separación podría tener en el sistema sanitario. En cuanto a los números, luego del referendo, se produjo una caída en la cantidad de europeos que se registran para trabajar como enfermeros. Según cifras estadísticas, inmediatamente después de los resultados, la baja fue de un 96 por ciento en los meses siguientes.

Entre los que se quedan en el país, persiste la incertidumbre y la falta de un futuro claro sobre su estabilidad y estatus. En ese grupo está Joan Pons Laplana, enfermero español reconocido en el 2018 como el mejor enfermero del año por el British Journal of Nursing, y quien asegura un año después que su salud mental se ha visto afectada severamente por la crisis en torno al Brexit.

Para Pons Laplana, la incertidumbre en torno a la salida lo ha perjudicado emocionalmente porque no sabe a ciencia cierta qué pasaría con su estatus de nacional europeo y si los cambios afectarían su derecho a trabajar libremente en el Reino Unido.

P3 salud



El profesional de la salud vive en el país desde el año 2000. Formó una familia y ahora tiene bajo su responsabilidad a tres hijos y una esposa. La inestabilidad, tal como lo ha manifestado en sus intervenciones en protestas contra el Brexit, están perjudicando la calidad del trabajo en los centros de salud en vista del impacto emocional en los empleados.

El enfermero de 44 años, radicado en Chesterfield, Derbyshire, indicó que la situación lo ha afectado hasta el punto de hacer que su trabajo sea extremadamente estresante.

Con la cercanía del 31 de octubre, el ambiente es más tenso. Tal como describió en sus declaraciones, el abandono de los trabajadores en el NHS incrementa la carga laboral para el resto del personal y cree que con el exceso de responsabilidades se corre el riesgo de cometer errores que ponen en riesgo la vida de los pacientes.

El enfermero que también se dirigió a los manifestantes durante unas de las marchas pro UE que culminaron frente al Parlamento, dijo que muchos de sus colegas tomaron la decisión de irse del país y buscar otros destinos como Irlanda, o el regreso a España, por ejemplo, pero para él la situación es distinta. Su esposa Karen y sus tres hijos, Luke, 17, Emma 14 y Nuria, de ocho años, tienen pasaportes británicos y sueñan con hacer su vida en este país.

Aseguró además, en una entrevista ofrecida al portal isanidad.com, que el Gobierno británico ha prohibido a las farmacéuticas y hospitales publicar el impacto que tendría una salida sin acuerdo.

Para él, lo más perjudicial para el servicio sería una salida en esas condiciones debido a que podría interrumpir en el suministro de medicamentos y tratamientos y eso traería serías consecuencias para la población.