10 °C
Portada

​De unas historias latinas jamás contadas en Suecia

|

P4 desierto



Por Jorge Talavera

1991, en sus primeros 16 días se inicia la Operación Tormenta del Desierto, la primera guerra del petróleo, librado por una fuerza de coalición autorizada por las Naciones Unidas, liderada por Estados Unidos contra Irak. Para muchos la primera parte de esta historia inventada y sin fin, que dura hasta hoy, sin saber quién es realmente el bueno y quien es el malo. Con una Suecia dividida frente a toda guerra, hemos aprendido que siempre debemos de ser neutrales, pero siempre cerca al vencedor. Por algo siempre nos dicen “no te hagas el sueco”.

Las noticias en Latinoamérica también nos alarmaban frecuentemente, la violencia solo cambiaba de forma y nombre, era fácil noticia las muertes causadas por Sendero Luminoso o por el Cartel de Medellín.

El cine volvía una vez más irónicamente a definirnos con títulos como “El silencio de los corderos”, aunque la temática fuera diferente el nombre de la película nos encajaba perfectamente.

Es que el mundo por aquellos años era así, nadie sabia la verdad completa de nada y había mucho silencio. Las voces que se escuchaban, las historias que la gente repetía eran las que se querían que se dijeran. Los medios intentaban la prueba de demostrar que vale más una imagen montada que cualquier verdad posible. La Guerra del Golfo fue la primera transmisión directa de todo lo que hacían e interesaba a los vencedores.

La Suecia de 1991 vivía su gran crisis financiera, Los demócratas cristianos ingresaron al Parlamento Sueco por primera vez, llego el primer gobierno burgués desde 1982. La derecha en su cumbre solo miraba a la izquierda con desprecio.

Los latinoamericanos en Suecia no teníamos ni derecho a voto por aquellos tiempos, los suecos se alarmaban de que el nivel de desempleo se acercaba al 4,1%, la destrucción de miles de empleos se vivía como una tragedia. Realmente eran temas que a nosotros poco nos vinculaba, los inmigrantes de esas épocas a la justa agarrábamos el diario si alguien lo dejaba en el tren, es que se compraba cualquier diario y no eran épocas de internet ni de diarios gratuitos como el Metro. Menos ver las noticias en TV, uno llegaba cansado del idioma sueco del trabajo como para llegar a casa a querer escuchar las noticias en sueco. Nosotros vivíamos en Suecia, pero a la latina, buscando sobrevivir.

En ese 1991 de crisis, trabajábamos, al blanco y al negro, de lunes a domingo, muchos tenían hasta 2 trabajos, necesitábamos dinero, teníamos que comenzar de vuelta desde cero, teníamos que comprar todo, vivíamos un hambre de todo, teníamos que reunificar a la familia, ahorrábamos en todo, aquí aprendimos la economía del refrigerador, nuestra primera gran verdad frente a las siguientes generaciones, cuando nosotros llegamos solo comprábamos una vez al mes en el mercado  la compra grande, cortábamos el pollo, la carne , hasta los paquetes de carne molida, empaquetábamos y al congelador, eso nos tenía que durar todo el mes. Aquellos que llegaron solos, saben del atún con arroz, con tallarines, con papa, con ensalada, con pan, con hambre y con rabia más que nadie. Los asados de aquellas épocas, si alguien se atrevía a invitar, eran a gran rezo unas chuletas de chancho y muchos hotdogs, eso sí bastante mayonesa, kétchup, mostaza y ají hecho en casa. Se reirán muchos, pero en esa época ni el ají picaba.

Los suecos nos influenciaron en esos momentos a la compra exacta, aun recuerdo como me chocaba la imagen del sueco común, comprando en cualquier supermercado de aquellas épocas los cuales eran muy pocos, ellos compraban los tomates, las cebollas, los ajos, las papas, todo por unidad, jamás por kilos, todo estaba  medido, latas de carne molida para la salsa de tallarines, latas de ravioles, pollos congelados, todo empaquetado para entrar en el carrito de las compras para llevarlo a casa sin tanta dificultad.

Por favor cerremos los ojos por un momento, han pasado casi 30 años, ahora somos menos en casa, los dragones ya se fueron (esos niños que en la adolescencia comen como en la última cena de la humanidad todos los días de la semana, estos jóvenes de ahora comen de forma piramidal sus platos son una montaña de todo, todo encima de todo). Sin embargo, a pesar de ser menos y que tenemos que cuidarnos, que la dieta, que la sal, que el azúcar, no importa, tenemos que meter las bolsas de comida ya no al carrito sino en la maletera del carro e ir una vez a la semana a hacer la compra. La economía del Refrigerador se convirtió en el extremo de la abundancia, que si hay un espacio vacío allí... no hay nada, hay que correr a comprar.

P5 supermercado



Hay tantos supermercados que ya ni lees sus diarios con ofertas. Hemos cambiado tanto que confieso que en 1991 esperaba que llegará la propaganda, la revista de los supermercados para saber dónde ir a comprar barato y con ofertas, recuerdo con mi esposa cruzar medio Estocolmo, Bro a Fittja para comprar aceite, verdura y pollos más barato.

1991 fue para muchos de nuestra generación el hecho de ser padres por primera vez, también en eso fuimos especiales nosotros, la primera generación de latinoamericanos en Suecia, fuimos el primer ensayo de ser “papas gallinas”. Asumimos la promesa generacional de ser mejores padres que los nuestros, fuimos y seremos a toda honra la primera promoción de la universidad de la vida graduada en darle biberón a un bebe, cambiamos pañales, cocinamos, lavábamos, corríamos a jugar con ellos, cantábamos, soñábamos con nuestros bebes.  Si señores y señoras, nosotros acabamos el dicho que “padre” es cualquiera y “madre” solo una.

Juan Luis Guerra nos hacía bailar pegadito con “Burbujas de Amor”, todo el mundo quería ser un pez para tocar su nariz en su pecera. España no podía quedarse atrás frente al éxito latino salió Sergio Dalma con su tema “Bailar pegados”, fue tanto el baile abrazadito que yo siempre diré que con esta música comenzó el escándalo del reggaeton y el perreo. Es que no podemos medir que cada generación supera a la otra.

Ese mismo año aparece Roxette con su tema “Fading Like A Flower” y Michael Bolton logra que los europeos también se abracen con su tema “When a Man Loves a Woman”.

P5 pelu00edcula



Siempre diré que el cine tiene una visión futurista única, una verdad que te la cuenta por partes, pero al final siempre te la dijo, profeta o no, el cine estreno en 1991 la película “El Padre de la Novia” y deseo que cuando llegue ese día podre volver a cantar como en ese mismo año el tema Bryan Adams Everything I do, I do it for you, y si, todo lo que hicimos, lo hicimos por ellas.


*Imágenes tomadas de internet