8 °C
Express News Suecia

​La ciudad de hierro de Suecia exige el pago de una licencia para pedir limosna

|

P2 limosna 1


Por Jorge Talavera


Eskilstuna es una ciudad en Suecia fundada en 1659, se encuentra localizada a 120 kilómetros al oeste de Estocolmo y es un municipio de algo más de 100,000 habitantes.

Eskilstuna es parte de la historia de la gran revolución industrial del país escandinavo y llegó a ser una de las ciudades industriales más importantes de Suecia con el sobrenombre de “La ciudad de hierro”, es por este motivo que el escudo de la ciudad lleva una figura de un trabajador del hierro. Actualmente se encuentran en dicha ciudad compañías como Volvo y Assa. La ciudad tiene uno de los zoológicos más visitados y famoso por sus tigres blancos y un parque de diversión Parken Zoo.

 Eskilstuna, hoy se ha convertido en la primera ciudad del país sueco en exigir el pago de una licencia para poder pedir dinero en sus calles, una medida que esta destinada a acabar con la mendicidad.

Quienes quieran ejercer de mendigos en el municipio de Eskilstuna deben solicitar por internet o en una comisaría el permiso, que cuesta 250 corona suecas, aproximadamente 22 euros, permiso que será solo válido un máximo de tres meses además la persona que desee este permiso deberá de mostrar un documento de identidad en vigencia.

Aquella persona que pida dinero sin este permiso, en las zonas de la ciudad incluida en la normativa, centro, áreas de compra y exterior de instalaciones deportivas, entre otras será sancionado con multas.

El alcalde de la localidad, el socialdemócrata Jimmy Jansson comento a la televisión pública sueca SVT, que “es difícil saber en que resultará, probamos con esto nuevas vías burocratizando y dificultando la actividad”. 

Esta normativa municipal ha provocado críticas de varias organizaciones sociales que consideran que así se criminaliza la mendicidad.

Mientras tanto, según medios locales, la policía de Eskilstuna ha recibido hasta ahora ocho solicitudes para obtener el permiso.

La ciudad de Hierro esta cansada de este problema de mendicidad, veremos que dicen los demás municipios suecos. En todas partes de este país nórdico se ha incrementado el debate acerca de este fenómeno bastante particular relacionado al creciente número de mendigos que han llegado al país exclusivamente, en busca del preciado dinero por medio de la mendicidad.

Es dable decir que ante todo la pobreza tiene múltiples e intricadas dimensiones como también, infinitas particularidades. Sin embargo y haciendo honor a la verdad mucha de esta mendicidad que llego a Suecia y a los países del norte de Europa es en parte, estructurada, es decir, es una forma de vida, un ritual que se está repitiendo de generación en generación, es heredable y en gran parte, ha sido granjeada con la caída de la órbita socialista,  la intrusión salvaje de un modelo económico que provoca un desamparo social y también la elección de lo fácil y sin mayores opciones por la mendicidad como un trabajo y una forma de vivir. No es extraño que detrás de algunos o más casos existan algunas especies de organización bien planificada o mafia informal, por este motivo, el estado no puede hacerse el ciego frente a este problema social y debe usar todas las formas para terminar con la mendicidad.