16 °C
Deportes

​Libardo Ríos, un nadador y ganador

|

P35 nadador 2



Por Ulysses Maldonado

En julio, la zona de Royal Victoria, al sur de Londres, acogió la actividad de más de 500 nadadores que se encontraron para asumir el reto de sumergirse en las frías aguas del rio Támesis.

La gente se volcó para ver esta actividad deportiva y apoyar a los atrevidos deportistas que se le midieron a todo, colaborando con su presencia en una jornada deportiva y festiva.

“Soy de los que piensan que no existen los imposibles, lo imposible solo tarda un poco más”, subrayó Libardo Ríos, un colombiano que se hizo en la fuerza naval de su país y que lleva este deporte en su sangre. Fiel y auténtico representante de lo que se puede hacer lejos de la patria.

“La cabeza y mi cuerpo están preparados para nadar”, afirmó, esperando que lo acompañe el deseo de superar este reto y el apoyo de todos los amigos asistentes le ayudaron a conseguirlo.

Se le midió a los 5 kilómetros acompañado de su amigo Pedro a quien encontró por las redes sociales para integrar una buena llave que le acompaña en esta aventura de nadado y los dos lo consiguieron. No fue nada fácil ya que las condiciones de las aguas a veces son más fuertes que la condición humana.

Libardo se “metió” en esto desde muy joven porque no había terminado su secundaria como la familia lo esperaba y decidió ponerle el pecho incorporándose a la armada naval en Colombia y allí descubrió “la pasión de su vida” y desde ese momento continúa haciéndolo.

Llegó como todos los inmigrantes a rebuscarse la vida en el viejo continente y aterrizó en España, donde comenzó a trabajar y establecerse en la ciudad de Alicante, hasta que la situación económica de aquel país cambio drásticamente, llevándolo de nuevo a mirar otros horizontes en un mundo que para él ya no era tan desconocido y decide venir a sortear una nueva aventura en el Reino Unido.

Mucho más maduro, Libardo pudiendo haber visto desde lo más lejos, siente que puede llegar a ver la natación, desde el otro lado y se ha comprometido a fondo y con el alma en este deporte. Esta vez lo hace, pero no por el momento sino para siempre.

Todas las experiencias vividas hasta ahora le han hecho darse cuenta de una cosa: Es que él no era ni más ni menos que él mismo.

La natación es un deporte muy lindo dice, porque según los médicos y especialistas es el más completo de todos, pero a su vez para muchos el más ingrato también, hay que hacer cosas y vivir por mejorarlo y por llenarlo de elementos que lo hagan mejor.

Libardo Ríos es aquel hombre que ha dedicado toda su vida al agua, al entrenarse y superarse, en las largas jornadas de trabajo, pero también en las de hacer natación en el día a día, el mes a mes y año a año.

Ya no puede negarlo más, no hay espacio en su mente para esconder tal sentimiento porque lo vive con pasión y entrega.

Libardo es “el nadador y el gran ganador”.