- °C
Reino Unido

Imposible esconderse: nuevos sistemas de vigilancia y control

|

P28 camara



Por Colin Gordon

www.colindgordon.co.uk


Si va a una manifestación, por ejemplo, para protestar contra el cambio climático, pero quiere pasar "incógnito", ¿cómo oculta su identidad? La forma obvia es usar una máscara, una bufanda, un casco o un pasamontañas. Sin embargo, todo esto podría ya no ser suficiente para evitar ser descubierto. El método de "reconocimiento facial" a través de CCTV o cámaras de mano actualmente desplegadas por la policía ahora está siendo suplantado por una tecnología de detección nueva e innovadora.

Sarah Dai, columnista del South China Morning Post, informó el 26 de febrero que la compañía de vigilancia china, Watrix, ha desarrollado un sistema para el "análisis de la marcha" que puede identificar a las personas a 50 metros por la forma en que caminan. En una entrevista con Associated Press, el CEO de Watrix, Huang Yongzhen, señaló que el reconocimiento facial eficaz requiere una cercana y alta resolución de la cara del individuo, mientras que "el análisis de la marcha" no puede ser engañado por la cojera, disfraces, piernas cubiertas, caminando con los pies separados o encorvándose, porque evalúa las características de todo el cuerpo. ".

Paul Ogden, un colaborador de "Actuar Verde", concuerda en que el modo de andar de cada persona varía en la medida en que a menudo podemos reconocernos unos a otros a distancia. Algunas de estas diferencias, cree, se deben al distintivo tamaño y peso, las lesiones pasadas, la estructura corporal y la moda, especialmente nuestra elección de calzado. Además, él ofrece consejos sobre cómo podemos caminar mejor, lo que más bien cuestiona es si la nueva tecnología Watrix es tan infalible como afirma Yongzhen.

La corresponsal del Daily Telegraph, Lucinda Everett, ha notado que los pasos al día de una persona promedio es entre 3,000 y 4,000, pero que "la mayoría de nosotros todavía lo estamos haciendo incorrectamente". Cita la opinión de Richard Handford, miembro de la Sociedad de Podólogos, que para mejorar nuestra postura general y caminar bien, debemos: Relajar los hombros, manteniéndolos hacia atrás y bajos; Ponernos de pie con el pecho ligeramente levantado y la espalda recta; Si cargamos una mochila, asegurarse que se distribuya el peso de manera uniforme sobre los hombros; Doblar nuestros brazos a 90 grados en el codo y balancearlos en coordinación con la pierna opuesta: esto equilibra el cuerpo; Comprobar que nuestros pasos son de igual longitud; No inclinar nuestra cabeza hacia un lado, sino mantenerla recta; No hundir nuestros hombros.

Como el experto en lenguaje corporal, Robert Phipps, enfatizó a Everett, la forma en que caminamos puede ser muy reveladora sobre nuestra personalidad. Alguien constantemente de prisa está "estresado y parece siempre a punto de perder una fecha límite o romper un compromiso". La gente que camina con grandes pasos "sabe con soltura a dónde va en la vida y como llegar allí". Contonearse es un "modo de andar adrede para transmitir la impresión de importancia", mientras que el deambular manifiesta que la persona está muy relajada y en control total de sus asuntos, lo que le da un atractivo aire de confianza". Mientras que arrastrar los pies sugiere una perspectiva sombría.

El sitio web “Caminar deliberadamente” observa que “la mayoría de las personas no piensan en cómo caminan.  Colocan un pie delante del otro y así continúan”. Nos insta a considerar las implicaciones de los diferentes zapatos que usamos: “¿Camina de la misma manera (pregunta) en sus pantuflas, zapatos planos, formales o deportivos, tacones altos y botas? La realidad es que ajusta el ritmo en que camina a los zapatos que lleva puestos”. Lo que nuevamente desafía las aseveraciones de Yongzhen sobre el significado de esta reciente tecnología.

“Caminar Deliberadamente” considera que en el mundo de hoy caminamos en formas contrarias a lo que la evolución pretendía y que sería "más natural" estar descalzos, como nuestros antiguos antepasados - aunque es consciente del hecho que para la mayoría de nosotros no sería razonable o aceptable ir de esta manera a nuestro lugar de trabajo o de estudio. “Los zapatos cambian nuestro modo de andar tanto que causan lesiones en los pies, rodillas, tobillos, caderas, espalda y prácticamente todas las articulaciones del cuerpo experimentan desgastes y desgarros que simplemente no están diseñadas para tolerar".

Una investigación realizada por BBC Futuro ha deducido que en realidad existen dos tipos de marchar: un estilo juvenil que es más vivaz, con más balanceo de las caderas, con movimientos más grandes del brazo y pasos más frecuentes y uno más maduro que es más rígido, más lento y más inclinándose hacia adelante. Sin embargo, el modo de andar no corresponde necesariamente con su edad real: puede ser joven, pero con pisadas de viejo y viceversa.

Caroline Hewison, gerente de fisioterapia del grupo de hospitales de Nuffield, aconseja que, para evitar desarrollar una mala postura a medida que envejecemos, debemos pararnos derecho varias veces al día con la espalda y la cabeza contra una pared, reteniendo esta posición, mientras nos alejamos. Esto acostumbrará a nuestros músculos abdominales y de la espalda a continuar brindando el apoyo que nuestro cuerpo necesita.