18 °C
Express News Suecia

​Editorial Express News Suecia

|


P2 suecia editorial

Por Jorge Talavera

Primeros días de abril en Suecia, todos nosotros aquí ciudadanos de estas tierras escandinavas frías y heladas somos testigos vivos si miramos hacia el invierno último, que cada vez se vuelve menos frío, así de simple. Ya no se habla de grandes nevadas.

Los gigantes grupos empresariales que se dedicaban al negocio de sacar nieve de los techos, de las carreteras, de las ciudades, se han minimizado, o desaparecido, la nieve ya no es negocio, porque no hay, o hay muy poca. Los últimos veranos, sobre todo el del 2018 fue el del negocio de los “ventiladores” o “aire acondicionado”, pensar que en 1992 me traje en la maleta un ventilador porque aquí no se vendían es una señal que los tiempos debido al calentamiento global han cambiado.

Actualmente, la temperatura media mundial es 0,85 ºC superior a la de finales del siglo XIX. Cada una de las tres décadas anteriores ha sido más cálida que cualquiera de las precedentes desde que empezaron a registrarse datos, en 1850.

Los mayores estudiosos del clima del mundo consideran que la actividad humana es muy probablemente la causa principal del aumento de la temperatura registrado desde mediados del siglo XX.

Los científicos consideran que un aumento de 2ºC con respecto a la temperatura de la era preindustrial es el límite más allá del cual hay un riesgo mucho mayor de que se produzcan cambios peligrosos y catastróficos para el medio ambiente global. Por esta razón, la comunidad internacional ha reconocido la necesidad de mantener el calentamiento por debajo de 2 ºC.

Yo he llegado a la conclusión que cada uno de nosotros debe emprender su propia batalla en esta lucha, aquí no solo los gobiernos o industrias, son los grandes actores de este desastre cuyo final nadie se atreve a predecir.

Si además sumas a esta tragedia, la contaminación de los espacios marinos por desechos y desperdicios plásticos, hemos afectado en forma muy significativa la biodiversidad y los ecosistemas marinos existentes en los distintos océanos del planeta.

Entonces debo definir mi rol en este escenario, o continúo siendo un cómplice activo contra nuestro medio ambiente o me vuelvo un luchador a favor del cuidado de nuestro mundo, y para ello definitivamente debo comenzar en casa, donde influyo directamente. Reduciré el uso del plástico, seleccionaré la basura, consumiré a mi preferencia los productos o servicios que mantengan como filosofía sumar esfuerzos para cuidar nuestro mundo. Debo reconocer que no hice caso a mi esposa cuando comenzó que debemos sumar fuerza para reciclar, que debíamos nosotros también formar parte de este compromiso. Para mí era pérdida de tiempo, separar el diario, el plástico, las latas, las cajas, los diarios, en fin, no entendía lo que hoy es una realidad, si todos los seres humanos no comenzamos en casa con esto, habremos ahorrado solo minutos, pero nuestros hijos han perdido todo su futuro.

Hoy comenzaré a reconstruir nuestro mundo junto a mis hijos por mis nietos. Esto será la herencia más importante que todas las ciencias y adelantos para ellos, sin mundo no hay existencia. Lo invito a sumarse, nuestros nietos recordaran que fue lo más grande que hicieron sus abuelos en un equipo imaginario llamado vida.