- °C
Mundo

​El Servicio Público de Empleo (Arbetsförmedlingen) cierra más de la mitad de las oficinas en Suecia

|


Cierres

Jorge Talavera

Duro golpe para el sistema del bienestar sueco, el drástico proceso ya había sido anunciado hace tan solo unas semanas, el despido de 4 500 de sus trabajadores, lo que supone un tercio de su plantilla de 13,500 empleados, como consecuencias de las medidas de austeridad acordadas por el nuevo Gobierno sueco de coalición, que consideran necesario una reducción de los recursos presupuestarios para la continuidad de la agencia y para la financiación de programas de búsqueda de empleo.

El Servicio Público de Empleo cerrará 130 de las 242 oficinas que tiene. No podemos olvidar que este es el segundo recorte de presupuesto a esta entidad pública, durante el 2015-2017 se cerraron 78 oficinas.

Si comparamos con 2018, El Servicio Público de Empleo recibirá 800 millones de coronas suecas (77 millones de euros) menos de su asignación presupuestaria, que cubre entre otros factores el pago de nóminas de sus trabajadores, mientras que la financiación de programas de búsquedas de empleo será reducida en 4 500 millones de coronas suecas (aproximadamente 433 millones de euros).

La reducción de personal y de oficinas sin duda bajará la calidad del servicio, que cada vez es más cuestionado por los ciudadanos que recurren a estas oficinas de ayuda para encontrar trabajo.

En la actualidad una cuarta parte de los municipios carecen de una oficina de empleo local y varios municipios en Suecia dan testimonio que no cuentan con suficiente apoyo a pesar del aumento de los solicitantes de empleo. Podemos imaginarnos que con esta nueva reducción el servicio será peor.

El Director General del Servicio Público de Empleo, Mikael Sjöberg, considera que será una etapa difícil sin embargo considera que su presencia aumentará en los servicios digitales como también vía telefónica, chat y video, para poder mantener un buen servicio a los empleadores y a los solicitantes.

Lena Micko, presidenta de SKL, la asociación cuyos miembros son los municipios y regiones de Suecia, exige que el Estado Sueco no debe renunciar a su responsabilidad con los desempleados, SKL considera que el cierre de servicios estatales de empleo puede poner en riesgo a quienes están más alejados del mercado laboral y que el servicio de empleo debe seguir existiendo donde existen los desempleados, en todo el país. La política del mercado laboral es una responsabilidad del estado, especialmente para grupos que, por diversas razones, necesitan apoyo adicional para ingresar al mercado laboral.

Actualmente Suecia tiene una tasa de desempleo de 6.5%.