18 °C
Reino Unido

​Príncipe Felipe renuncia a su licencia de conducir

|


Para muchos es una decisión que debió tomar antes de cumplir los 97 años, para otros, es un golpe fuerte para quien a tan avanzada edad ha mantenido siempre una imagen de independencia y se ha definido como admirador de los carros.

P5 principe y la reina


Arelys Goncalves

Tras varias semanas de haber sufrido un accidente en el que salió ileso, el príncipe Felipe, esposo de la reina Isabel II, entregó su carnet de conducción y renunció a estar frente al volante a partir de ahora. La información fue dada a conocer a través de un comunicado del Palacio de Buckingham en el que se recalcó que el príncipe consorte y duque de Edimburgo había tomado la decisión de manera voluntaria.

El pasado sábado 9 de febrero entregó el permiso tras varios días de reflexión, según destaca el comunicado. El accidente del 17 de enero fue seguramente la causa más fuerte para llegar a esta decisión luego que el príncipe impactara su Land Rover Freelander contra un automóvil Kia en el que viajaban tres pasajeros, entre ellos un bebé. El hecho ocurrió en las cercanías de la residencia real de Sandringham, en donde él, junto a la Isabel II pasan gran parte del invierno.

En el accidente, el príncipe Felipe no sufrió ninguna herida, pero en el otro vehículo, una de las ocupantes, Emma Fairweather, sufrió una fractura de muñeca. Afortunadamente, el bebé, que viajaba en el asiento posterior no se vio afectado por el impacto. La justificación del accidente que fue responsabilidad del duque, fue que el sol lo deslumbró y no le permitió ver en el instante en el que se aproximaba el vehículo.

Pese a la alarma que desató el accidente, poniendo en la mesa el debate sobre el límite de edad para conducir en el Reino Unido, el príncipe no dio ningún indicio de querer renunciar al volante o de arrepentimiento y, por el contrario, dos días después de lo sucedido fue visto conduciendo otro Land Rover por las inmediaciones de la finca de Sandringham y sin utilizar el cinturón de seguridad. En todo caso, el 21 de enero envió una misiva a Fairweather deseándole una pronta recuperación.

A su avanzada edad, el duque de Edimburgo ha tenido que renunciar a muchas actividades y ya no aparece en actos oficiales públicos desde 2017. Su estado de salud ha estado delicado y fue operado recientemente de la cadera. La última vez que fue visto en un evento fue el 12 de octubre del 2018, en una celebración familiar, durante la boda de su nieta, Eugenia de York.