- °C
Especiales

​Turismo responsable, un compromiso de todos

|


Colin Gordon

www.colindgordon.co.uk

Si ha comenzado a planificar dónde ir de vacaciones en 2019, ¿cuáles son los posibles destinos en su lista? Tal vez Barcelona, Venecia, París, Mallorca o más lejano, como Machu Picchu en Perú. Probablemente, supondrá que será bienvenido donde sea que vaya, ya que estos lugares compiten entre sí para atraer visitantes y que obviamente es la razón por la que pagaron, para participar en el reciente Mercado Mundial de Viajes (WTM). Las estadísticas del WTM muestran que este acontecimiento anual “facilita £2.8 mil millones de acuerdos comerciales”.

No obstante, los organizadores del WTM son evidentemente hoy en día muy conscientes de la creciente preocupación con respecto al adverso impacto mundial del “turismo de masas”. Aunque brindaron seminarios sobre temas como "Instagram y Viajes", "Oportunidades para la Industria de Viajes" y “Como Podcasting Puede Fortalecer Su Marca”, el evento de tres días se centró principalmente en el asunto de "Turismo Responsable". Por ejemplo, los delegados de Barcelona describieron cómo están enfrentando los desafíos planteados por la continua afluencia de visitantes a la capital catalana y discutieron sobre el efecto que el creciente número de turistas chinos está teniendo en los más populares sitios de vacaciones globales.

Como señaló el contribuyente de CityLab, Richard Florida, el 7 de agosto, muchas de las ciudades del mundo están experimentando una reacción violenta contra el turismo: en Venecia, Barcelona, San Sebastián y Mallorca, hubo protestas contra el turismo acompañadas de lemas de graffiti proclamando "¡Turistas, ir a casa!". Venecia y la población turística costera croata de Dubrovnik desean restringir los cruceros, Ámsterdam intenta impedir que las tiendas turísticas vendan souvenirs y waffles con sobreprecios, la capital islandesa de Reikiavik está reprimiendo al "comportamiento inapropiado" de los turistas llegando con vuelos rebajados y Roma ha prohibido a las personas comer, retozar o tener acceso a sitios renombrados como la fuente de Trevi.

Según la publicación barcelonesa "The Local" el 4 de julio, la batalla contra el exceso de turismo en la ciudad comenzó en julio de 2017 cuando manifestantes enmascarados atacaron un autobús turístico, cortaron los neumáticos y escribieron "El Turisme Mata Els Barris" en el parabrisas. Fabiola Manchinelli, profesora de turismo urbano de la Universidad de Barcelona, citada por “The Local, ha retratado la situación como “El turismo de borrachera. Si los números siguen aumentando, Barcelona podría morir del éxito”. Richard Florida atribuye estos sucesos al hecho de que el turismo se ha vuelto más asequible y accesible, con tarifas aéreas reducidas y alojamiento económico gracias a los servicios de reserva en línea tales como Airbnb: "El turismo internacional explotó a 1 mil millones de viajes en 2017 y se prevee que subira a 1.800 mil millones en 2030. Una gran parte de este incremento ha sido impulsado por turistas chinos que realizaron alrededor de 130 millones de viajes al extranjero el año pasado".

El periodista del Daily Telegraph, David Chazam, enfatizó el 7 de julio que Francia sigue siendo el destino turístico más solicitado del mundo, pero ahora está luchando para hacer frente a una cantidad récord de visitantes. Christian Mantel, el jefe de Atout France, la agencia nacional de desarrollo turístico, dijo a Chazam que están casi en punto de crisis. Asimismo, la corresponsal del Guardian en Roma, Angela Giuffrida, informó el 2 de noviembre que el Vaticano está considerando limitar la cifra de visitantes debido a temores de que el hacinamiento podría provocar una estampida y la afirmación de los guías turísticos de que diez personas al día se desmayan mientras se dirigen hacia la Capilla Sixtina.

Un fenómeno bastante controvertido ha sido la ascendente popularidad del “turismo a barrios pobres”. Como explica el comentarista de "Atención al Turismo", Mark Watson, esto es promocionado por los operadores turísticos como “una alternativa al turismo tradicional y una forma más auténtica de conocer un país, ponerse en contacto con personas reales y con la cultura local". Se calcula que 40,000 turistas visitan las favelas en Río de Janeiro, Brasil, cada año y 300,000 los municipios en Ciudad del Cabo, Sudáfrica. Pero cuando Watson preguntó a los residentes qué beneficios ofrecían estos recorridos a sus comunidades, la respuesta más común fue "ninguno".

En opinión de Paul Goodman, escritor de "Soapbox", la principal ventaja del turismo es que aporta recursos financieros que crean empleo para los habitantes locales y proporcionan un incentivo para la inversión en infraestructura como carreteras y redes ferroviarias, también fondos para instalaciones médicas y educativas. Los principales factores negativos incluyen el daño ambiental previsible (por ejemplo, la contaminación y los incendios forestales), la inseguridad implícita en la característica estacional del trabajo turístico y la comercialización de la cultura que puede socavar el alma de un destino turístico: "Tradiciones regionales que tienen un rico patrimonio cultural se reduce a poner disfraces y hacer actos para los turistas a cambio de dinero”.