6 °C
Reino Unido

Panorama optimista para la economía del Reino Unido

|

Por Ulysses Maldonado


P12 coins

“La era de la austeridad está llegando finalmente a su fin, pero la disciplina fiscal permanecerá”, ha anunciado Hammond en la Cámara de los Comunes.

El presupuesto ha llegado en forma de anuncio de nuevas rebajas de impuestos, ayudas a los ayuntamientos y a los pequeños empresarios, más inversión pública en infraestructuras y una importante inyección económica para el Servicio Nacional de Salud.

La institución del estado del bienestar que fuera durante muchos años símbolo de orgullo para los británicos, a punto de cumplir siete décadas, sufre una situación de deterioro imparable.

La Oficina para la Responsabilidad Fiscal (ORF), el órgano de control presupuestario de Reino Unido, ha ayudado a Hammond con una revisión al alza de sus previsiones económicas. Si en marzo estimaba que el crecimiento del PIB sería en 2019 del 1,3%, ahora sus cálculos apuntan a un impulso del 1,6%. Para 2020, la ORF cuenta con una subida del 1,4% frente a un 1,3% previsto inicialmente.

Hammond, considerado el azote de los euroescépticos conservadores por su defensa a ultranza de la necesidad de cerrar un buen acuerdo del Brexit con la UE, ha trasladado la presión al ala dura de su partido al dibujar un panorama de optimismo que exige implícitamente, para hacerse realidad, que Londres y Bruselas cierren un pacto antes del próximo 29 de marzo, fecha prevista para la salida de Reino Unido.

Se alcanzaría así el “doble beneficio” de despejar toda la incertidumbre económica acumulada durante estos meses y liberar además, para un necesario gasto público, todas las reservas aparcadas por el Gobierno británico para la posibilidad, aún no despejada, de un Brexit no negociado que llevaría a la economía del país a una situación crítica, según todos los expertos.

Solamente en gasto administrativo para gestionar los problemas legales y de trámite que crearía ese escenario, anunció Hammond, que el Gobierno británico los tiene reservados.

El ministro de Economía decidió adelantar un mes la presentación de los Presupuestos, los últimos antes del Brexit, para evitar interferencias en la recta final de las negociaciones con la Unión Europea.

La tasa Google

La novedad que Hammond ha concretado finalmente y es algo más en lo qué consistirá uno de los planes estrella del Gobierno May: El impuesto de servicios digitales, destinado a gravar a gigantes tecnológicos como Apple, Amazon, Google o Facebook, una tasa que se exigirá a las empresas de la nueva economía digital que obtengan unos ingresos anuales superiores a los £500 millones.

El impuesto, un 2% del monto de esos ingresos, entrará en vigor en el año 2020 y el Gobierno británico confía en obtener unos ingresos cercanos a los £450 millones.

La llamada “tasa Google”, prevé recaudar unos £1.200 millones anuales. A pesar de que Hammond ha asegurado que esta medida podía variar si finalmente se alcanzaba algún tipo de acuerdo internacional sobre cómo debe exigirse responsabilidad fiscal a estas empresas, “no podemos limitarnos simplemente a hablar y el Reino Unido está decidido a actuar”, ha dicho.


El NHS

El Señor Hammond tiene que financiar el aumento de £20 billones al año en la financiación del NHS en Inglaterra durante los próximos cinco años que Theresa May prometió en junio.

Aun así, el Gobierno ha querido reforzar hasta los 2.300 millones el presupuesto para el departamento que organiza la preparación del país para el Brexit ante un eventual giro inesperado de los acontecimientos que obligue a activar el plan B.

En cualquier caso, parece que Hammond es optimista en cuanto a las posibilidades de que se alcance un acuerdo, porque ya ha hablado de los "dos posibles dividendos" que obtendrá el país cuando se abandone la Unión Europea: uno por el dinero que dejen de enviar al continente y otro por la inversión que se encuentra expectante para conocer cuál será el panorama final post Brexit.

De hecho, el mensaje que ha querido lanzar el Ejecutivo con estos Presupuestos es el de que, "gracias al esfuerzo colectivo de todos los británicos", la "era de las políticas de austeridad se ha terminado". Para apoyar su tesis, el conservador anunció 32 billones de euros extra para invertir en servicios públicos hasta 2024, y a pesar de las críticas de los laboristas, que creen que sólo han anunciado recortes disfrazados, el mensaje del ministro se mantuvo inamovible: "La austeridad se ha terminado, pero la disciplina va a permanecer".

Esto sugiere que los contribuyentes tendrán que aportar un "poco más" para pagarlo, pero los ministros aún no han dicho de dónde procederá exactamente el dinero. Al Señor Hammond se le entregó una ganancia de unos £13 billones debido a cifras de endeudamiento mejores de lo esperado, aliviando parte de la presión para poner los impuestos. Sin embargo, su declaración será vigilada de cerca para ver dónde decide aplicar el pago.

Entre las promesas de mejorar el NHS anunció un aumento de £2 billones en la financiación de los servicios de salud mental. La financiación adicional para la salud mental se usará para pagar la prestación de apoyo en todos los principales departamentos de A & E, así como las ambulancias más especializadas y los equipos de salud mental de las escuelas.


Alivio tributario de las pensiones

Una opción para obtener más dinero para financiar el NHS podría ser una incursión en los relieves fiscales dados a los ahorristas de pensiones, aunque eso podría provocar una violenta reacción de los MPs Conservadores.

Las exenciones fiscales para el ahorro de las pensiones en su mayoría benefician a millones de medios y altos asalariados. El Señor Hammond sugirió que los tuviera en su mira en la reciente reunión del FMI en Bali cuando describió el costo de £39 billones a la tesorería como "costoso a simple vista". Pero con el partido ya en disputas internas sobre el Brexit, es probable que el Señor Hammond espere evitar cualquier oposición de su propios MPs.


Crédito universal

Los parlamentarios pidieron al Gobierno que detuviera la implementación del Universal Credit porque piensan que será "deplorablemente inadecuado". El Comité de trabajo y pensiones desea un retraso en el nuevo sistema hasta mediados de 2019 para asegurar que los demandantes no sean empujados a tener volúmenes altos de deuda.

El Comité no piensa que el apoyo ofrecido a las personas que se transfieren a la UC, que fusionará seis beneficios en uno, es adecuado y quiere que esto se arregle.

Los parlamentarios conservadores se encuentran entre los cada vez más preocupados después de reiteradas quejas de familias de bajos ingresos en áreas donde el U.C. ya ha sido introducido y están siendo endeudadas debido a los retrasos en la emisión de los nuevos pagos.

El Departamento de trabajo y pensiones dijo que ya había tratado de hacer frente a las preocupaciones del Comité mediante la creación de una nueva asociación con £51 millones para el asesoramiento de los ciudadanos.

Pero el Canciller John McDonnell hizo un llamamiento a los MPs Tory para que se uniera en la votación del presupuesto si el Canciller no logra detener el despliegue del UC, lo que dijo que "forzaría a la gente a la pobreza".

Philip Hammond ha señalado que está listo para encontrar dinero extra para facilitar la transición, pero no está claro si será de £2 billones que los rebeldes Tory, incluido Iain Duncan Smith, están pidiendo para proteger a los grupos más afectados.


Defensa

El Canciller estuvo involucrado en una serie de enfrentamientos con el Secretario de defensa Gavin Williamson sobre los niveles de financiamiento para las fuerzas armadas, pero recientemente las cosas parecen haber hecho silencio en ese frente. El Señor Hammond indicó recientemente que habría dinero extra en el presupuesto para las fuerzas armadas. "Estás mirando a alguien que fue Secretario de defensa durante tres años”.

“Conseguimos desafiar los problemas y los desafíos en defensa”, dijo. Un acuerdo a largo plazo tendrá que esperar hasta que se dé la revisión del gasto el próximo año, pero los MPs Tory confían que él encontrará algún dinero a corto plazo para ayudarles.


Lo prometido

La asignación personal del impuesto sobre la renta aumentará a £12,500 a partir de abril de 2019.

El umbral del impuesto sobre la renta a una tasa más alta aumentará a £50,000 al mismo tiempo.

El National Mínimum Wage aumenta en un 4.9%, de £ 7.83 a £ 8.21 por hora, desde abril de 2019.

La Iniciativa de Financiamiento Privado (PFI) y el sucesor PFI2 se abolieron para futuros proyectos gubernamentales.

El impuesto a los servicios digitales se introducirá en abril de 2020 y se dirige a los gigantes en línea con ingresos globales de más de £500 millones.

Servicio de combustible congelado por noveno año consecutivo.

La policía antiterrorista obtendrá una financiación adicional de £160 millones para 2019/20.

Un extra de £1billion durante cinco años para el programa de beneficios Universal Credit y un aumento de asignaciones de trabajo en UC en £1,000, equivalente a £1.7billones cuando se complete la implementación.

La financiación para los preparativos de Brexit de los departamentos gubernamentales aumentó de £1.5 billones a £2 billones.

Nuevo impuesto sobre la fabricación e importación de envases de plástico que se recicla en menos del 30 por ciento.

Impuesto a la cerveza, sidra y licores congelados durante un año. Los aranceles sobre el vino aumentarán en línea con la inflación de RPI y las sidras blancas serán gravadas a una nueva tasa más alta.

La escalada de los impuestos al tabaco continuará aumentando de acuerdo con la inflación más dos por ciento.

La tasa de los juegos aumentará a 21 por ciento para los juegos de azar en línea en desde 2019.

Un billón de libras extra para el Ministerio de Defensa para impulsar los programas de guerra cibernética y antisubmarina hasta finales de 2019.

La financiación de NHS aumentará £ 20.5 billones en términos reales en los próximos cinco años.

Un nuevo servicio de manejo de crisis de salud mental que se incluirá en el plan de diez años del NHS.

Un monto adicional de £ 650 millones en subvenciones para las autoridades locales inglesas en 2019/20 para ayudar con los costos de atención.

Los servicios de ambulancia aérea en inglés recibirán £10 millones en fondos del gobierno.

Un pago único de £400 millones a las escuelas para permitirles compra de un kit.

Un pago inmediato de £ 420 millones para hacer frente a los baches, reparaciones de puentes y otras obras menores en carreteras.

La contribución de las empresas más pequeñas a la tasa de aprendizaje se redujo del 10% al 5%.

Arrendamientos limitados a viviendas con propietarios en ocupación compartida con inquilinos desde abril de 2020.

Un Fondo Futuro para las High Street de £675 millones cofinanciado por el gobierno para ayudar a los consejos a mejorar las vías principales.

Las tasas comerciales se reducen en un tercio durante dos años para tiendas, pubs, restaurantes y cafés en Inglaterra con un valor razonable de £51,000 y menos.

El alivio tributario para todos los inodoros disponibles para uso público, tanto de propiedad pública como privada.

Se eliminaron los derechos de timbre para todos los compradores por primera vez de viviendas de propiedad compartida con un valor de hasta £500,000, retrospectiva del Presupuesto 2017.

Unos 500 millones de libras extra para el Fondo de infraestructura de la vivienda para los consejos, para promover la construcción de 650,000 viviendas más.


*Fotos Tomadas de internet