15 °C
Reino Unido

​Restringirán empresas que se hacen trabajos a estudiantes

|


P6 educa

Los trabajos que elaboran estas empresas no suelen ser detectados por los softwares antiplagio. El 15% de los alumnos han recurrido a este tipo de empresas durante los últimos cuatro años.

Por Redacción

Cuarenta y seis rectores y vicerrectores de universidades del Reino Unido han pedido al Gobierno que prohíba las empresas que escriben tesis y otros trabajos de los estudiantes a cambio de una tarifa, informó la BBC.

En una carta al Ministerio de Educación, estos directivos de centros universitarios y de estudios superiores reclaman medidas que impidan operar a estas compañías, que publicitan sus servicios con correos y mensajes a los alumnos y mediante anuncios en las cercanías de los establecimientos educativos.

Según una investigación publicada por la BBC, los firmantes argumentan que el Ejecutivo debe actuar contra las empresas -algunas de las cuales operan desde fuera del país- puesto que las universidades ya se encargan de penalizar a los estudiantes que recurren a estos servicios, considerados una forma de plagio.

A cambio del pago de una tarifa, que varía según la extensión o la fecha de entrega, estas compañías -a veces simples páginas web- realizan el trabajo de curso exigido a los estudiantes. Al ser hechos a medida en nombre del alumno, estos textos no suelen ser detectados por el software antiplagio de los centros lectivos.

Un estudio reciente de la universidad galesa de Swansea entre estudiantes de todo el mundo indicó que un 15% ha "hecho trampas" de este tipo en los últimos cuatro años, frente a una media del 3,5 % en los últimos cuarenta años, apunta la cadena pública.

En unas declaraciones a la BBC, el secretario de Estado de Educación, Sam Gyimah, señaló que el Gobierno conservador estudia medidas para abordar el problema, como "impedir que las empresas envíen mensajes publicitarios a los estudiantes". Gyimah aseguró que "no se descartan opciones legislativas" para impedir por ley los servicios de estas empresas, algo que ya sucede en países como Nueva Zelanda y parte de Estados Unidos.