15 °C
Reino Unido

​Muerte de adolescente alérgica lleva a tribunales el etiquetado de alimentos

|


P6 alimentos

Por Redacción

Natasha Ednan-Laperouse, de 15 años, compró en el aeropuerto de Heathrow, en Londres, un bocadillo vegetal antes de embarcar en un avión con destino a Niza en el verano de 2016.

Alérgica al sésamo, sufrió un colapso durante el vuelo y, a pesar de que su padre le administró medicamentos de urgencia contra su enfermedad, falleció horas después en un hospital francés. Su caso llegó este mes ante el juez encargado de investigar si el etiquetado del alimento y la atención que recibió a bordo del avión de British Airways fueron correctos.

El bocadillo, de alcachofas, aceitunas y tapenade, no detallaba en el etiquetado los ingredientes y la presencia de alérgenos, según ha reconocido la empresa que lo elaboró y vendió, la cadena Pret a Manger. Las sospechas apuntan a que el sésamo no era visible en la corteza del pan sino que se encontraba en la masa.

Pret a Manger, explicó al periódico The Guardian que como otras cadenas de comida rápida que elaboran sus productos en las propias tiendas, no ofrecen información individualizada en los envoltorios sobre los ingredientes que contiene cada alimento, en parte, para evitar el coste que conlleva.

Para compensarlo, Pret a Manger coloca carteles en los puntos de venta en los que sugieren que pregunten al encargado del local por la potencial presencia de alérgenos en la comida. La información también está disponible en una guía, disponible en las tiendas y en Internet.

Según datos de la sanidad pública británica, publicados por medios del Reino Unido, una de cada 100 personas presenta alergia a la proteína del sésamo, a la que pueden reaccionar con un simple sarpullido, inflamación o dificultades respiratorias.

El juez instructor del caso conoció el relato del padre de la víctima, Nadim Ednan-Laperouse, fundador y director ejecutivo de la empresa juguetera Wow Toys. Ednan-Laperouse ha difundido un emotivo comunicado en el que describe la desolación que la muerte de su hija causó en la familia. "Todo lo que decimos y hacemos es un recordatorio de que ella no está con nosotros", ha dicho. "Su equipaje para las vacaciones en Niza no ha sido deshecho. No podemos soportarlo".

La investigación judicial, además de examinar si la legislación sobre el etiquetado es insuficiente, también pondrá el foco de atención en la asistencia médica que la víctima recibió en el avión y una vez en tierra. Su padre ha declarado que administró a la chica dos inyecciones de EpiPen, un medicamento para contrarrestar las crisis alérgicas.

El juez preguntará sobre las medidas adoptadas por el personal de British Airways a bordo y sobre su formación para hacer frente a reacciones alérgicas graves. Otro de los puntos será discernir si el comandante debería haber aterrizado en un aeropuerto más cercano.

*Foto Tomada de Pixabay