9 °C
América Latina

​Crisis judicial en Perú: a la espera de un referéndum

|


Desde hace casi dos meses la población peruana convive cada día con los ‘’audios de la vergüenza’’. Se trata de cientos de grabaciones en donde se muestra y confirma que muchos de los más altos magistrados peruanos han herido de muerte a la justicia en ese país. El pueblo ya no cree en nadie y el presidente Martín Vizcarra llamó casi de urgencia a un referéndum para la reforma judicial. El mandatario espera que el Congreso de luz verde a una consulta en donde los peruanos decidirán como refundar la justicia en el Perú.



P12 lima

Por César Pastor Gamarra

Se dice que en el sistema judicial peruano ya no se sabe quién es quién. Se dice que todos tienen su audio de la vergüenza y lamentablemente parece que es verdad. Hay una sensación de que la población ya se acostumbró a recibir cada día las vergonzosas escuchas, y ya poco o nada sorprende. La mega corrupción enquistada por años en la justicia peruana siempre estuvo ahí, la podredumbre se sabía, se podía oler, pero faltaban las pruebas irrefutables para confirmar como en un país con 33 millones de habitantes, la justicia bailaba al ritmo del que más dinero tenía para poder comprarla.

El pasado 7 de julio un grupo de periodistas de investigación de IDL Reporteros lanzó la primera serie de audios poniendo en evidencia el más oscuro accionar de jueces, abogados, presidentes de corte suprema y de los miembros del Consejo Nacional de la Magistratura, la más alta organización en el sistema judicial peruano. Las escuchas formaban parte de una extensa investigación policial contra el narcotráfico y su difusión fue autorizada por un juez, por lo tanto, no eran ilegales.

En la serie de grabaciones desde principios de julio y hasta la actualidad, se puede constatar en audios como los más altos magistrados del Perú y jueces supremos traficaban influencias, vendían los cargos de fiscales, compraban conciencias, pagaban favores, arreglaban fallos y dejaban en libertad a violadores confesos. Con los audios de la corrupción que parecen no tener fin, hoy en día se maneja tanta información que los noticieros y la prensa peruana tiene que recapitular cada día para no perder el hilo de los implicados en esta historia, una investigación lleva a otra y es como una bola de nieve que crece sin parar. La onda expansiva de la corrupción ya ha hecho que caiga un presidente de corte superior, ha provocado la destitución de un ministro, la renuncia del presidente del Poder Judicial del Perú y de todos los miembros del Consejo Nacional de la Magistratura, tribunal que para elegir a los jueces y fiscales que deberían impartir justicia en el país, cobraban por los cargos y trucaban los exámenes dejando de lado el mérito profesional y académico.


La cabeza del mal


El suspendido juez supremo César Villanueva Pariachi es el principal protagonista de este escándalo, el magistrado actualmente fuera de funciones y que es sindicado como la cabeza de esta inmensa red de corrupción, indignó a todo el país cuando en un audio se le escucha negociar con un interlocutor la libertad o reducción de pena para un sentenciado violador de una niña de 11 años. También se le acusa de haberse reunido con la lideresa del partido de oposición Keiko Fujimori a quien habría favorecido en las diversas investigaciones que tiene por fondos no justificados para sus campañas electorales, estos son solo dos de los muchos supuestos actos de corrupción en el que estaría implicado.

Walter Ríos, quien fuera presidente de la Corte Superior del Callao (principal puerto del Perú por donde se hacen los envíos de droga al exterior), ya está entre rejas y cumple prisión preventiva de 36 meses. Está acusado de favorecer a narcotraficantes y en los audios se le escucha coordinar cobros de miles de dólares por sentencias arregladas y ‘’ayuditas a amigos’’, además de obtener favores sexuales de algunas de sus trabajadoras para lograr ascensos laborales. La misma suerte han corrido los choferes a su servicio que hacían los cobros del dinero y también otros empresarios y abogados que formaban la denominada red de corrupción de los ''Cuellos Blancos del Puerto'', todos ellos tienen hasta 3 años de prisión preventiva mientras duren las investigaciones.


Reforma y Referéndum


Desde que el escándalo estalló el pueblo salió a las calles, se han realizado varias marchas generales contra la corrupción y el pedido de los peruanos es uno solo y en consenso: cierre del congreso, cárcel para todos los corruptos y un nuevo Poder Judicial. El mensaje que el 28 de julio por el aniversario patrio brindó el presidente peruano Martín Vizcarra fue el más esperado y el mandatario se hizo eco del clamor popular proponiendo la reforma total del sistema judicial en el Perú, presentando proyectos para cambios inmediatos en la administración de justicia y llamando a un referéndum que está a la espera de una luz verde en el congreso peruano.

Reforma judicial, reelección de congresistas, financiamiento privado para campañas electorales y la bicameralidad del parlamento son las cuatro preguntas que planteará el referéndum propuesto por Vizcarra. El jefe de Estado peruano insistió al congreso de mayoría fujimorista la urgencia de la consulta, pidió que no se obstruyera este proceso por ser totalmente factible, y que se realice de manera impostergable a más tardar en el mes de diciembre con la segunda vuelta del proceso electoral municipal, de lo contrario, ‘’otras medidas podrían ser evaluadas’’.

Han pasado más de dos meses desde el pedido del mandatario que cuenta con el total respaldo del pueblo. El fujimorismo, principal partido de oposición y mayoría congresal parece no tener prisa para aprobar el proceso y alega que hay temas más importantes que resolver. Keiko Fujimori, lideresa de los fujimoristas, ha declarado públicamente no estar de acuerdo con la propuesta de Vizcarra y el jefe de Estado le respondió que no permitirá que una consulta tan importante para el país sea dilatada por la oposición. El presidente está firme en su decisión y si no se realiza el referéndum este año, se podría plantear una cuestión de confianza y avanzar hasta el cierre total del congreso peruano.


*Foto Tomada de Pixabay