16 °C
Mundo

​Preocupación por brote de sarampión

|


P7 sarampion pixabay

A pesar de que la OMS confirma la erradicación del sarampión en el Reino Unido desde 2016, al menos 807 casos se registraron este año en Inglaterra.


Por Bruno Fuschini

Más de 41 mil personas fueron infectadas por el sarampión en Europa y 37 murieron en los primeros seis meses de este año, según datos divulgados el pasado día 20 por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El número supera el total registrado a lo largo de 12 meses en todos los otros años de esta década. Hasta entonces, el mayor número de casos entre 2010 y 2017 había sido identificado el año pasado, cuando se contabilizaron 23.927 infecciones.

"Estamos observando un aumento dramático en las infecciones y brotes prolongados", dijo la directora regional de la OMS para Europa, Zsuzsanna Jakab. "Pedimos a todos los países que implementen inmediatamente medidas amplias y adecuadas al contexto para impedir una mayor propagación de esa enfermedad."

Según los datos presentados, siete países de Europa ya registran más de mil casos de la enfermedad este año: Francia, Georgia, Grecia, Italia, Rusia, Serbia y Ucrania, este último líder absoluto, con más de 23.000 personas afectadas, total de casos en el continente. Las muertes relacionadas con el sarampión fueron reportadas en todos los siete países, con Serbia registrando el mayor número (14).

A pesar de que la OMS confirma la erradicación del sarampión en el Reino Unido desde 2016, al menos 807 casos se registraron este año en Inglaterra. Según el Departamento de Salud, gran parte de las personas afectadas en Inglaterra contrajeron el sarampión durante el viaje a países de Europa con brote de la enfermedad.

"La mayoría de los casos que estamos viendo son en adolescentes y jóvenes adultos que no tomaron la triple viral cuando los niños, cualquiera que haya perdido la vacuna o no esté seguro si recibió dos dosis debe entrar en contacto con su GP", dijo la doctora Mary Ramsay, jefe de inmunización del Departamento de Salud, en declaraciones a la BBC.

La orientación para prevenir brotes es mantener cada año una cobertura vacunal de al menos el 95% utilizando dos dosis de la vacuna contra la enfermedad, con esfuerzos especiales para identificar niños, adolescentes y adultos que no han sido inmunizados en el pasado.