16 °C
América Latina

​Colombianos en Reino Unido invitan a participar en la Consulta anticorrupción

|


 Por Arelys Goncalves


Un grupo de profesionales colombianos independientes se han unido para manifestar su opinión y su apoyo a la consulta anticorrupción que se lleva a cabo en Colombia y que ha llamado a los nacionales nuevamente a las urnas de votación. Desde el pasado 20 de agosto, los distintos consulados en el extranjero, en los que se incluye el de la capital británica, han dispuesto los espacios para que los ciudadanos puedan ejercer el derecho democrático.

A nivel nacional, el proceso se llevará a cabo en todo en el país latinoamericanos este domingo 26. Voluntarios de Compromiso Ciudadano UK quisieron compartir con los lectores de Express News las razones por las que votar en esta consulta histórica, más que necesaria, es vital. Para que sea válida, la consulta deberá tener más de 12 millones de votos.


P20 opiniones


Diana Marcela Valencia, historiadora de Bogotá, del comité #Vota7VecesSí. Residenciada en Exeter:

Prueba de madurez democrática


¿Sabían Ustedes, que a hoy gana más un congresista colombiano que un parlamentario inglés? ¿Que Odebretch luego de estar involucrado en corrupción por soborno, nos ha demandado por 1,3 mil millones de pesos porque no hay ninguna ley en Colombia que se lo impida? ¿Que en Colombia los corruptos se roban (ésta es la palabra precisa) actualmente más de 50 billones anuales? Dragacol, Invercolsa, Reficar, Cajanal, Interbolsa, Colpensiones, Odebretch, Coljuegos, Fonade, cartel de la toga, de la alimentación escolar, de la hemofilia… ¡NO MÁS!... Nosotros, los ciudadanos firmantes de esta iniciativa, decidimos dar un paso al frente porque este desangre financiero nacional hay que pararlo ya. Escogimos una “consulta popular” por ser el único mecanismo de participación que, de ser exitoso, nos garantizará un obligatorio cumplimiento.

Tomando el ejemplo de varios municipios colombianos, donde nuestros compatriotas a nivel local han impuesto exitosamente la voluntad del pueblo sobre su territorio, usaremos esta herramienta democrática a escala nacional, para lograr nuestro cometido. El próximo 26 de agosto no sólo decidiremos sobre siete preguntas, también pondremos a prueba la madurez democrática de la ciudadanía colombiana medida en nuestra asistencia consciente a las urnas.


Felipe Guerra, economista de Santa Marta, radicado en Manchester:

Acabar con el peor flagelo


La corrupción política es el flagelo más grande que enfrenta la sociedad colombiana en la medida que degrada la confianza en las instituciones, roba el futuro a la juventud y limita profundamente nuestra capacidad de crecer como país. Por eso es necesario que como sociedad nos unamos y cerremos filas contra esta problemática. La consulta anticorrupción nos permitirá poner límites a los robos, desviaciones y coimas que han hecho carrera en Colombia y, aún más importante, nos permitirá retomar la confianza en el ejercicio político.

Votar favorablemente la consulta anticorrupción se traducirá en herramientas más rápidas y eficientes para hacer veeduría ciudadana del gasto de nuestros impuestos. También permitirá imponer penas más severas a aquellos que pretendan vulnerar nuestros derechos y contribuir a que los funcionarios públicos realicen un ejercicio público dirigido más al servicio social que al enriquecimiento o empoderamiento personal.


Nancy Daza Báez, economista de El Cocuy, residente en Londres:

Castigo a quienes desangran al país

A lo largo de la historia de Colombia muchas veces hemos escuchado que siempre nos gobiernan las mismas personas, que la desigualdad no se reduce así se intenten implementar políticas serias y bien estructuradas, que nuestros representes no cumplen con sus funciones, que el país se desangra por los múltiples escándalos de corrupción y que los responsables a duras penas pagan un par de años de “casa por cárcel” y luego disfrutan de grandes lujos fuera del país. De manera histórica, la consulta anticorrupción nos da la oportunidad de alzar nuestra voz y de manera contundente combatir este conjunto de hechos que generan indignación, polarización, pobreza, desesperanza y apatía en un país que día a día lucha por ser mejor.

Decir 7 veces sí es abrir las puertas a un camino donde todos los colombianos logremos entender, analizar e identificar el trabajo y la gestión que realizan cada uno de nuestros representantes, donde nuestro trabajo como veedores se vea recompensado cada cuatro años con mejores congresistas y parlamentarios que logren sacar adelante esos proyectos que nos lleven a ser un país más incluyente, educado, productivo y generador de oportunidades.


Andrea Pabón, de Cúcuta, graduada en Administradora de Empresas y residente en Brighton:

Cambiar el futuro de las nuevas generaciones

Nací y crecí en una zona de Cúcuta donde las oportunidades no solo son muy limitadas sino casi inexistentes, colegios con una calidad de educación muy baja por lo que obtener el mínimo puntaje de ICFES para entrar a la universidad no es el patrón común, padres para los que la educación es opcional por lo que en pleno 2018 en estos sectores hay niños de 10 años que ya no asisten al colegio.

De adultos, la gran mayoría solo consiguen trabajos no calificados o informales y así todo su magnífico potencial se pierde para ellos, sus familias y el país; pero, peor aún, un considerable número de estos jóvenes entran al crimen pues allí están las oportunidades que la sociedad no les ofrece.

Creo firmemente que Colombia tiene los recursos económicos para que esto cambie, pero los proyectos de este tipo bien se hunden, jamás llegan al congreso o, aún más frustrante, el presupuesto es absorbido por los tentáculos de la corrupción.


Geusseppe González, Ingeniero bogotano radicado en Londres:

Momento de quejarnos en las urnas

Creo que la participación ciudadana pocas veces puede tener un impacto tan grande como el que tiene la consulta. Lo veo desde dos puntos de vista: 1. La pragmática que asume que las medidas que eventualmente se implementarían realmente van a ayudar a mitigar la corrupción; y 2. La política en la cual la ciudadanía, sin importar su procedencia o filiaciones, reconoce un problema y le apuesta a una solución posible. En cualquiera de los dos escenarios, la motivación es muy evidente y, de hecho, solamente con pensar que la corrupción le quita un millón de pesos a cada colombiano por año es un motivo suficiente grande como para desestimar la oportunidad, que no es frecuente. Es el momento de quejarnos en las urnas.

Creo que es un deber patrio el apostarle al bien común y la corrupción es la más grande amenaza para tal. La consulta es una herramienta, la única que tenemos en nuestras manos hoy y debemos apoyarla desde el lugar del mundo en donde estemos.


P20 opiniones 1


Sandra Milena Gélvez Zapata, médica especialista en cirugía general, de Cúcuta y residente en Cambridge:

Por un manejo transparente de los recursos

Me entristece ver mi hermoso país sumido en la corrupción. Con mucho esfuerzo tanto mío como de mi familia me gradué como Cirujana General de Universidad Pública y puedo decir que con un excelente entrenamiento. Desafortunadamente no todos han tenido la oportunidad que yo tuve y una de las razones de ello es la escasa inversión en educación y progreso que hay por parte de nuestros dirigentes. Estoy segura de que existen los recursos, pero no la voluntad. La consulta promueve claridad y mejor manejo del dinero que posiblemente se pueda invertir en los jóvenes y su educación.

Con contratos y manejo transparente, la economía de nuestro país se verá beneficiada y posibles acuerdos internacionales vendrán en el futuro, acuerdos académicos y convenios interuniversitarios. Posiblemente títulos universitarios serían validados a nivel mundial y los profesionales en el exterior no tendríamos que sufrir tanto y sentir la frustración al ver que nuestro desarrollo académico en Colombia no es apreciado y válido a nivel mundial.


Paula Arias, abogada Especialista en derecho administrativo, de Mogotes y residente en Londres:

No más impunidad

En mi desempeño profesional he podido constatar que los servidores públicos están en su gran mayoría mejor capacitados que los pocos que creen representarnos en los cargos de elección popular. La consulta anticorrupción es una vía libre a que el pueblo en su derecho y deber a votar pueda disminuir esta brecha salarial que hoy existe en Colombia y exigir el cumplimiento al mínimo de respeto que la ciudadanía y el erario público merecen.

Creo en la consulta anticorrupción, porque mi país tiene las mismas o más posibilidades de desarrollo que cualquier país europeo. La cultura colombiana nos hace acreedores de ser lo más felices del mundo, sin embargo, el alagar al pillo deprime las posibilidades de crecimiento en lo social y colectivo, el servicio público se debe al pueblo y no debe verse como un negocio lucrativo por lo cual quienes ostenten este título, no deberán enriquecerse y permanecer impunes frente a los delitos que cometan en el ejercicio de sus cargos.


P20 consulta