16 °C
América Latina

Brasil: Tensión en la frontera con Venezuela

|

Por Denis Kuck

La situación en la ciudad de Pacaraima, en Roraima, en la frontera entre Brasil y Venezuela, alcanzó su mayor nivel de tensión desde que miles de venezolanos comenzaron a dejar su país en función de una grave crisis económica y social. El 18 de agosto, después de que un comerciante local fue golpeado y asaltado, cientos de residentes culparon a ciudadanos venezolanos por el crimen y trataron de atacar y expulsar a los inmigrantes del territorio brasileño. Las carpas, maletas, sábanas, comida y ropa llegaron a ser quemados por los brasileños. Después del episodio, el Ejército confirmó que 1,2 mil venezolanos cruzaron de vuelta la frontera. No hay registro de heridos. Hasta 3 mil estarían durmiendo en tiendas en la ciudad.


P12 frontera

Sin embargo, según informes de los inmigrantes, los grupos brasileños fueron extremadamente violentos. Con palos y piedras y gritando palabras de odio, ellos atacaron dos campamentos de venezolanos, agrediendo a familias, que tuvieron que salir de Brasil sin sus pertenencias.

Después del incidente, el gobierno en Venezuela pidió a las fuerzas de seguridad de Brasil garantizar la seguridad de los ciudadanos venezolanos. Se trata de la mayor crisis que afecta a la frontera entre los dos países en los últimos años. El presidente Michel Temer celebró una reunión ministerial para discutir el tema. Se definió el envío de 120 miembros de la Fuerza Nacional y 36 voluntarios del área de salud para Pacaraima. Antes de eso, sólo 31 soldados vigilaban la seguridad de la frontera en el estado de Roraima.

Además, según el gobierno, el control y la selección en el paso entre Brasil y Venezuela serán reforzados. También se prevé la construcción de 10 refugios para inmigrantes. Dos están en fase de conclusión. También habrá un esfuerzo para encaminar a los venezolanos a otros estados del país, aliviando la situación en Roraima. Otra medida es la instalación de un refugio de transición, para atención humanitaria de los inmigrantes que aguardan para ser enviados a otras regiones. Cerca de 130 mil venezolanos atravesaron la frontera con Brasil en los últimos meses, la mayoría por Roraima. De ellos, la estimación es que la mitad permanece en el país.

Por su parte, las autoridades venezolanas tomaron medidas y pusieron a disposición de sus ciudadanos, un refugio en el Fuerte Roraima (de Santa Elena de Uairén en el estado Bolívar) donde proveen alojamiento provisional para brindar atención a los afectados.

Según fuentes oficiales del gobierno bolivariano, alrededor de 1.197 personas han sido atendidas, adicionalmente se dispusieron 14 autobuses y dos microbuses, para llevar hasta sus ciudades de origen a los afectados. 94 personas fueron trasladadas hasta El Tigre-Cantaura, 94 a Maturín, 94 más a Puerto La Cruz, 56 a Caracas, Maracay y Valencia; y 376 a Puerto Ordaz.

La logística tuvo el apoyo del personal militar venezolano, así como el monitoreo de la Policía del Estado Bolívar (PEB).

Así mismo, la cancillería venezolana publicó un comunicado oficial en el que exige al gobierno de Brasil que se brinden garantías a sus ciudadanos y que se respeten los Derechos Humanos de los venezolanos radicados en la localidad brasilera de Pacaraima.

La misiva exige al gobierno de Brasil apegarse al Derecho Internacional, e informa que ha instruido al personal del consulado venezolano ubicado en la ciudad de Boavista a trasladarse a Pacaraima para constatar la situación. No obstante, cerca de 502 personas mantienen su posición de querer entrar a Brasil nuevamente.

*Foto Agencia Brasil