22 °C
Reino Unido

Caso Grenfell: Otra persona es arrestada al hacerse pasar por víctima del incendio

|


P3 torre

Por Bruno Fuschini

El nacional portugués Antonio Gouveia, de 33 años, fue detenido a principios de este mes después de que las autoridades descubrieran que había recibido indebidamente cerca de £53.000 en beneficios al declarar ser víctima del incendio que destruyó en junio del año pasado en Grenfell Torre en el oeste de Londres, dejando al menos 72 muertos.

Después de la tragedia, el gobierno británico ofreció una cantidad de más de £6 millones para ayudar a los vecinos y familiares afectados.

Además de una ayuda financiera para la alimentación, Gouveia, que trabaja en el área de la limpieza, se habría alojado por 289 días en un hotel junto al Hyde Park, cuya suma diaria le costó a las arcas públicas cerca de £44.795.

El abogado defensor, Davinder Vird, afirmó durante la audiencia que Gouveia pasaba por dificultades el año pasado, tras haberse separado de su pareja, de nacionalidad británica, y terminar sin domicilio fijo.

Preso sin derecho a fianza hasta la lectura de la sentencia, marcada para el 31 de agosto, Gouveia es acusado de dos crímenes de declaración falsa.

El caso de Gouveia, sin embargo, no es el único. Al menos otras cinco personas fueron detenidas en los últimos meses tras recibir o reclamar indebidamente beneficios relacionados con la tragedia.

Mohammad Gamoota, de 31 años, fue condenado a 18 meses de prisión tras fingir ser hijo de una de las víctimas para recibir beneficios.

Elaine Douglas y Tommy Brooks, dos inmigrantes jamaicanos, recibieron más de 100.000 libras en alojamiento y tarjetas prepago hasta que la autoridad local descubrió que el apartamento en que afirmaban vivir no existía.

Joyce Msokeri, de 47 años, fue condenada a cuatro años y medio de prisión después de pasar por sobreviviente e intentar reclamar una indemnización de cientos de miles de libras. Ella alegaba haber perdido al marido y la cuñada en la tragedia, cuando, en realidad, era soltera y vivía a kilómetros de distancia de la torre.

Anh Nhu Nguyen, de 52 años y residente de Beckenham, en el sureste de Londres, fue condenado a 21 meses de prisión tras mentir que había perdido mujer e hijo en el incendio.

Recordemos que el edificio contaba con más de 300 habitantes. Entre las víctimas se encontraba un bebé, hijo del portugués Márcio y Andreia Gomes. Logan, que ya tenía casi siete meses de gestación, murió debido a la intoxicación por humo de la madre, que fue hospitalizada junto a una de las dos hijas tras escapar por las escaleras desde el piso 21.

Además de la pareja y las dos hijas menores, otros seis portugueses vivían en el edificio, Michael y Fátima Alves y dos hijos, así como dos amigos portugueses, residentes en un apartamento vecino. Todos sobrevivieron.

*Imagen de Wikimedia