- °C
Reino Unido

​¿Molestias por el ruido?

|

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha reconocido que el ruido ambiental representa una gran amenaza para el bienestar público, por lo que ha recomendado que debe ser restringido al menos por la noche a un máximo de 40 decibeles.


P28 ruido 1

Colin Gordon

www.colindgordon.co.uk

En la realidad, notó el columnista de The Guardian, Richard Godwin, el 4 de julio, los "niveles de decibeles comparativos" (basados en estadísticas emitidas por el Control de Ruido Industrial.com) son cada vez más altos: Una conversación normal puede alcanzar 55 decibeles, los sonidos de una autopista a un distancia de 15 metros 76dB, una motocicleta 7.5m (90dB), un avión jet aterrizando a una milla náutica 97dB (por consiguiente las objeciones feroces a una tercera pista en el aeropuerto de Heathrow) y música rock en vivo 108-114dB.


Sin embargo, Tony Lewis, Jefe de Políticas del Instituto Colegiado de Salud Ambiental, citado por Godwin, ha destacado que la gente tiene derecho legal a un entorno razonablemente tranquilo, por lo que puede ponerse en contacto con su autoridad local si siente que está siendo excesivamente perturbada. El Consejo Municipal del Condado de Blaenau Gwent en Gales, por ejemplo, manifiesta en su sitio web que investiga alrededor de 400 quejas sobre "molestias por ruido" cada año. La mayoría de estas están relacionadas con vecinos escandalosos (música, peleas, alarmas y bricolaje en horas inaceptables), estruendoso ruido de instalaciones comerciales o industriales como pubs, fábricas y sitios de construcción / demolición, alarmas de automóviles o estéreos a todo volumen (pero solo si el vehículo está estacionado) y persistentes ladridos de perros. No obstante, no tienen el poder para resolver problemas que surgen del ruido del tráfico en las carreteras.


Godwin ha observado que, evidentemente, todos los lugares más ruidosos se encuentran en las ciudades: "Está bien establecido que hay más reclamaciones en áreas densamente pobladas". Una obvia solución sería alejarse de un conglomerado urbano abarrotado a una localidad rural más pacífica. Es una decisión que muchos habitantes de la ciudad toman, pero sin tener en cuenta el hecho de que el campo se caracteriza por sus propios sonidos que pueden ser igualmente desconcertantes.


Como Thierry Ottaviani, presidente del Comité Nacional Francés para Víctimas de Ruido y Polución, dijo al corresponsal de Daily Telegraph, Henry Samuel, "Estas son personas que ya no podían soportar el estrés de la ciudad. Compraron una casa en un pueblito pensando que encontrarían serenidad absoluta, pero olvidando que hay también mucha actividad laboral allí"


Según Samuel, Jacques Bischoff, el alcalde de la aldea de Cesny-aux-Vignes en Normandía, ha instado a la gente de la ciudad a aprender a convivir con los sonidos tradicionales de tractores, cosechadoras, rebuznos de burros, repiqueteante campanas de iglesias y la vida campestre que existía mucho antes de que llegaron.


Es una situación similar en el Reino Unido: el 18 de abril, Richard Hartley-Parkinson, un comentarista para el periódico Metro, recalcó el caso de Stephen Nolan, un agricultor de Higher Wheelton en Lancashire, que se había exasperado con los "urbanitas" que se mudaron al campo y luego se lamentaron de los caballos, pollos, gallinas y gansos. El clavó una pancarta en su parcela informando que es una granja, que tiene animales que hacen sonidos naturales y huelen mal: "Si usted no puede aguantar esta situación (aconsejó), mejor no comprar una propiedad cerca de este lugar".

El 29 de junio, Alex Shipman, también periodista del Metro, reportó que las campanas de la iglesia de Santa María en Fishguard, Pembrokeshire, habían sido silenciadas por primera vez en 161 años porque alguien las había denunciado por interrumpir su sueño matutino dominical. Esto siguió a circunstancias parecidas en Sándwich, Kent, en febrero, cuando el ayuntamiento ordenó a la Iglesia de San Pedro que dejara de tocar las campanas por la noche, después de 239 años, porque una sola persona insistía en que sus campanadas la mantenían despierta, a pesar de más de 4.000 personas que firmaron una petición contra esta decisión. En opinión de un residente de Fishguard, esta tendencia ha sido instigada por personas "que se trasladan al campo y luego protestan por el canto de los gallos al amanecer".

De verdad, ha habido una reciente serie de casos judiciales con propietarios que han sido multados porque sus gallos han estado cacareando demasiado fuerte y con demasiada frecuencia. El Consejo de Northamptonshire del Sur especifica que "la ley considerará que se está causando molestia si su gallo canta en horas antisociales, es decir, de noche y temprano en la mañana y si esto continua durante largos períodos". De acuerdo con Danelle Wolford del sitio web "Agricultura Rural, Vida Sana”, un gallo puede cantar entre 12 a 15 veces por día; "No es posible completamente silenciarlo, pero puede disminuir el volumen ajustando su estilo de vida o colocando un collar alrededor de su cuello ". Por la noche, su gallinero debe estar bien abastecido con suficiente comida y agua y conservado oscuro ya que esto limitará su exposición a la luz. Además: "Los gallos cantan para afirmar su dominio sobre otros gallos, por lo que, para evitar concursos de cacareo, se debe guardar uno solo en el gallinero". Así que piénsalo bien, ¿el campo o la ciudad?


*Fotos Tomadas de Pixabay