26 °C
Reino Unido

​Revuelta ministerial y visita de Trump acaparan la atención de Theresa May

|


P4 foto boris twitter

Arelys Goncalves

Cuando se esperaba que las aguas del río volvían a su cauce, surgieron nuevas sorpresas en el Gabinete de la primera ministra británica. La renuncia del ministro encargado de las negociaciones del Brexit, David Davis, durante el fin de semana, luego de la cumbre de gobierno llevada a cabo el 6 de julio, dejó entrever que el acuerdo interno está lejos de concretarse. Pese a que se habla de una rebelión de David Davis contra May, la explicación que dio el ministro saliente fue que la posición británica frente al bloque es todavía muy blanda, especialmente luego de la propuesta de mantener lazos estrechos económicos con la UE.

Entretanto, el hasta hace pocos días canciller y ex alcalde de Londres, Boris Johnson siguió los pasos de Davis y dio su versión a la prensa: el sueño del brexit está muriendo. El lunes 9 de julio presentó su renuncia, impulsado, aparentemente por los planes de May de continuar atada a las normativas de la Unión Europea. Estas ideas no representan, a juicio de Johnson el concepto de divorcio en el que se planteaba la separación de los controles de la UE y el enfoque hacia acuerdos de libre comercio con otros países fuera del bloque como el caso de Estados Unidos.

De la salud a la Cancillería

En medio de la turbulencia, ya fueron nombrados los dos nuevos ministros. Para el brexit ya está en el cargo el diputado conservador Dominic Raab. En el caso del ministerio de Relaciones Exteriores ha sido designado Jeremy Hunt, quien hasta ahora había estado en el Ministerio de Salud.

Muchos han asomado la posibilidad de que Johnson tiene aspiraciones de reemplazar a May y ha estado en la lista de los rebeldes hard brexitiers en el proceso de divorcio.

Trump de visita en Londres

En medio de la tormenta que ha tenido que enfrentar May, están los preparativos de la visita de negocios que estará realizando el mandatario estadounidense Donald Trump, quien primero la verá a la primera ministra en la reunión de la OTAN. En antesala a su visita, Trump no pudo evitar hablar de los cambios calificándolos como de “agitación”. Días antes de su visita, el polémico mandatario sugirió sobre la situación del país que le correspondía a la gente decidir si quieren que ella permanezca en su cargo, luego del tormentoso inicio de semana.

Por su parte, May adelantó que espera ansiosa la visita de Trump para hablar de temas de seguridad y acuerdos comerciales. Entretanto, diferentes organizaciones y activistas han señalado que estarán también a la espera de su llegada y se estima que las principales calles de Londres estarán acaparadas por las manifestaciones previstas para este particular viernes 13.