26 °C
Deportes

​Los hinchas: alegrías y sufrimientos del jugador número doce

|

Desde los más de 72 mil brasileños que llegaron hasta Rusia para apoyar a su selección, pasando por la contagiante alegría de los peruanos que volvían a un mundial luego de 36 años, las hinchadas latinoamericanas ponen el color, ritmo y pasión en la lejana Rusia. La otra cara de la moneda fueron las lágrimas e inmenso dolor de niños y adultos que no pudieron soportar el sufrimiento de ser eliminados.


P37 hincha pixbay


Por César Pastor Gamarra

www.elperuchito.com


Este mundial es atípico, los grandes equipos han quedado sorprendentemente eliminados y las grandes estrellas del fútbol tuvieron que hacer maletas muy temprano. Con todos ellos las graderías también sufren y lloran desconsoladamente y todo es parte de esa pasión que despierta el fútbol, todo es parte de esa forma de vida que significa ser hincha. Se despiertan los sentimientos de pertenencia a un equipo, se enriquece la identidad patriótica, se compite para el ser el mejor y se sigue a una selección nacional a donde quiera que vaya.

Cuenta la historia

Por herencia o tradición familiar, por pertenecer a un lugar o por cualquiera de las motivaciones el ser hincha es seguir a un grupo, a unos colores, querer alcanzar un objetivo y aunque no sea jugando, estar con ellos en las buenas y en las malas. Cuenta la historia que a comienzos del siglo XX el termino hincha nacía en Montevideo Uruguay. Prudencio Miguel Reyes era un talabartero (persona que trabaja artesanalmente el cuero) quien en ese entonces era utilero y encargado de inflar o hinchar las pelotas para cada encuentro del Club Nacional de Football , Reyes se hizo muy conocido en la época por ser un muy entusiasta seguidor del equipo, no dejaba de alentar en ningún partido, arengaba gritando con una gran voz y cantando al equipo, el resto de los aficionados y el público que asistía a los estadios empezó a llamarlo ‘’hincha’’ debido a su actividad de inflar los balones y desde entonces Prudencio Reyes y su forma de animar al Nacional pasaron a formar parte del espectáculo.

Las más numerosas

Lamentablemente todos los equipos sudamericanos fueron tempranamente eliminados, sin embargo, esto no ha impedido que la fiesta del mundial la ponga Latinoamérica. Se dice que son más de 200 mil los hinchas latinos que llegaron hasta Rusia para alentar a sus respectivas selecciones y son los brasileños con aproximadamente 73 mil torcedores los que ocupan el primer lugar dentro de las hinchadas latinas más numerosas. A los simpatizantes de la verde amarilla les siguen los colombianos que en número de 65 mil viajaron para apoyar a su selección. México reconocido por ser uno de los países que siempre lleva miles de hinchas en donde quiera que El Tri juegue, llegó a tierras rusas con casi 60 mil aficionados. Por su parte, 54 mil hinchas argentinos llegaron a Moscú esperanzados en ver brillar a Messi y compañía para volver a alcanzar la gloria que un día tuvieron.

Tantos años después

Uno de los casos más destacados por la prensa internacional ha sido el del equipo peruano. La selección inca al mando de su entrenador Ricardo Gareca logró su clasificación a un mundial luego de 36 años, la última vez que Perú jugo este evento fue en España 82 y ninguno de sus actuales jugadores había nacido aún. El acontecimiento fue emotivo, memorable y muchos peruanos dejaron todo en su tierra para poder llegar al mundial. Según ellos mismo relataban, varios renunciaron a sus trabajos, se prestaron dinero o vendieron sus bienes más preciados para poder estar en cada una de las ciudades donde le tocó jugar a Perú. Por su alegría, espíritu festivo y su fidelidad a prueba de balas con el equipo la hinchada peruana fue catalogada como ‘’la mejor hinchada del mundo’’, está claro que pasarán muchos años para se pueda olvidar la imagen y emotividad que despertaron los 44 mil peruanos que vivieron el sueño de ver a su selección disputando un mundial.

Dolor y lágrimas

Este evento en el cual los favoritos ya no están nos viene dejando imborrables imágenes y estampas emotivas de lo que significa amar a los colores. La fiesta del fútbol es para todos y todas sin distinción de edades, razas o religiones. Los 30 días más emocionantes del deporte rey solo se pueden vivir cada 4 años y es por eso y más que los sentimientos están a flor de piel cuando juega todo un país.

Se enfrentaban Uruguay y Francia y el equipo charrúa llegaba con la ilusión de seguir avanzando con una performance que hasta el momento había sido impecable. Fue muy duro para todo Sudamérica ver perder a Uruguay y una imagen de la tribuna resumía el dolor y sufrimiento de esa derrota: eran los dos pequeños hijos de Luis Suárez que luego del segundo gol francés rompieron en llanto y se cobijaron en su madre. Benjamín y Delfina no pudieron con la pena de ver a Uruguay y a su padre, el goleador, eliminados del mundial. Horas más tarde, Luis Suárez declaró que él logró ver desde la cancha a sus hijos llorando en las tribunas y dijo que se trató de uno de los momentos más duros de su vida.

De alegría también se llora y más si es luego de casi toda una vida de frustraciones deportivas. En el minuto 18 del encuentro entre Perú y Australia en la ciudad de Sochi, el jugador André Carrillo marcaba el primero gol de Perú en Rusia 2018 y el primer tanto blanquirrojo luego de más de tres décadas, el momento fue para los peruanos tan histórico como emotivo y mientras Carrillo y todos sus compañeros celebraban el tanto en la cancha, en las tribunas muchos lloraban de emoción y las cámaras de la televisión rusa no tardaron en centrarse en uno de los hinchas peruanos que solo y en silenció derramaba lágrimas mientras el resto saltaba y gritaba sin parar. A los colombianos, brasileños y argentinos también les tocó sufrir y cada uno de sus fervientes hinchas dejaron escapar sus sentimientos de gran tristeza, Latinoamérica ya no tenía un representante hasta el final.

La nota discordante

Dentro de la enorme cantidad de visitantes y seguidores de los países participantes no han faltado algunos, solo algunos malos elementos que decidieron equivocar el camino. Unos cuantos decidieron burlarse del anfitrión faltando el respeto a chicas rusas y de otros países aprovechando su no dominio del castellano y publicándolo en redes sociales buscando así la burla de todos, afortunadamente el rechazo hacia estos seudo hinchas fue inmediato y rotundo.

A estos malos aficionados les quedó muy grande la palabra hincha y el mal ejemplo que dio uno fue imitado rápidamente, fueron algunos peruanos, colombianos, argentinos y brasileños quienes, aprovechando el no dominio del español por parte de las mujeres rusas, les obligaron a decir palabras de alto calibre y connotación sexual pensando ellas que enviaban saludos al mundo ante la euforia del mundial. La mala acción de estas personas fue inmediatamente condenada por las respectivas cancillerías de Colombia, Perú, Brasil e incluso uno de los seguidores argentinos que se propaso verbalmente con una joven rusa, fue obligado a dejar el país y fue retornado a Buenos Aires.

Rusia 2018 quedará en nuestro recuerdo como un mundial diferente, impredecible, feliz, emotivo, y triste para otros, lo cierto es que ya estamos contando los días para volvernos todos a sentirnos un poco más felices de aquí a cuatro años.