3 °C
Mundo

​REPLACE: el plan de la OMS para eliminar las grasas trans

|


P17 Replace

Con el fin de eliminar los ácidos grasos trans de producción industrial del suministro mundial de alimentos, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado una guía (denominada REPLACE por su acrónimo en inglés) en la que se indican los pasos que hay que seguir para cumplir ese objetivo.


Según datos de la OMS, se estima que cada año la ingesta de grasas trans causa más de 500 mil muertes por enfermedades cardiovasculares, por ello, eliminarlas es clave para proteger la salud y salvar vidas.


En un comunicado, la Organización explica que las grasas trans de producción industrial están contenidas en grasas vegetales endurecidas como la margarina y el ghee, y suelen estar presentes en tentempiés y alimentos horneados o fritos. Los fabricantes suelen usarlas porque tienen un tiempo de conservación más largo que otras grasas. Sin embargo se pueden usar alternativas más saludables que no afectan al sabor ni al costo de los alimentos.


“La OMS pide a los gobiernos que utilicen el conjunto de medidas REPLACE para eliminar los ácidos grasos trans producidos industrialmente del suministro de alimentos”, señaló el director general de la OMS, Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus. “La ejecución de las seis acciones estratégicas de la iniciativa REPLACE contribuirá a la eliminación efectiva de las grasas trans y será una victoria importante en la lucha mundial contra las enfermedades cardiovasculares”.


Esta iniciativa contempla seis acciones estratégicas para eliminar de manera rápida, completa y sostenida las grasas trans de producción industrial del suministro de alimentos:


Examen de las fuentes dietéticas de grasas trans de producción industrial y de los cambios de política necesarios.


Fomento de la sustitución de las grasas trans de producción industrial por grasas y aceites más saludables.


Legislación o aprobación de medidas reguladoras para eliminar las grasas trans de producción industrial.


Evaluación y seguimiento del contenido de grasas trans en los alimentos y de los cambios del consumo de grasas trans por la población.


Concienciación de los planificadores de políticas, los productores, los proveedores y la población sobre los efectos negativos de las grasas trans en la salud.


Obligación de cumplimiento de las políticas y regulaciones.


Mediante la imposición de límites legales a la cantidad de este tipo de grasas que pueden contener los alimentos envasados, varios países de ingresos altos han eliminado prácticamente las grasas trans de producción industrial. Algunos gobiernos han impuesto prohibiciones a nivel nacional para los aceites parcialmente hidrogenados, que son la principal fuente de grasas trans de producción industrial.