15 °C
Cultura

​“El lenguaje de la piedra a través de Auguste Rodin y el arte de la antigua Grecia”

|


P26 arte

Por Lorena Benéitez

Historiadora del arte contemporáneo

Considerado el más importante escultor de su tiempo en el punto de partida de la Francia del siglo XX. Desconcertaba a contemporáneos en el afán de reducir a lo esencial. Una vida dedicada incansablemente a captar el movimiento en constante observación de todas las cosas, en cualquier parte, sin idealizar la realidad.

Auguste Rodin (París, 1840-1910) en un concepto personal del oficio al margen de las escuelas oficiales despuntaba con maestría y capacidad de trabajo al margen de todos. Se negaba a encerrar la forma en los contornos precisos.

Sus manos y cabeza repleta con grandes pensamientos contenían toda la fuerza expresiva al mismo tiempo en el momento de la experimentación. Indomable en su quehacer plástico moldeaba cuerpos humanos, reflejando la vida que recorrían.

En 1881 visitó el Museo Británico sabiendo que la alta sociedad británica le adoraba. Fue nombrado doctor honoris causa por la Universidad de Oxford. Antes de morir, donó al Museo Victoria & Alberto, diecisiete obras, como muestra de agradecimiento a los londinenses, que siempre le habían recibido con los brazos abiertos.

Hoy en día aún conscientes de su atemporalidad le siguen rememorando. Se estrenó en la sección del pasado Festival de Cannes, la película “Rodin” (Francia, 2017) dirigida por Jacques Doillon. O el discreto documental “Robar a Rodin” (Chile, 2017) de Cristóbal Valenzuela con un atino muy particular.

Bajo la curadora Celeste Farge se exhiben las esculturas llegadas del Partenón en 1817. El uso de luz natural elegida expresamente para la ocasión, poder apreciar junto con las esculturas a la altura de la visión, unas notables comparativas en el ejercicio de investigación llevado a cabo museográficamente.

Alrededor de ochenta obras tridimensionales proporcionan diferentes análisis con la rugosidad del yeso, la frialdad del mármol o la dureza del bronce en las salas seleccionadas del Museo Británico plantando el halito vital del escultor. Cara a cara frente a la modernización de planteamientos y métodos alternativos que entendieron aquellos ojos azules y miopes con robustas manos.


Visite el Museo Británico

Great Russell St, Bloomsbury, London WC1B 3DG

26 abril al 29 julio 2018

www.britishmuseum.org