15 °C
Reino Unido

Home Office suspende revisión de cuentas bancarias de inmigrantes

|


P3 HOME OFFICE

Arelys Goncalves

Miles de cuentas bancarias eran regularmente verificadas por el Ministerio del Interior, siguiendo los planes de la primera ministra, Theresa May, de poner en práctica medidas de control contra los inmigrantes. Lo que ha sido calificado como el "ambiente hostil" generado por May cuando estuvo frente a la Home Office, ha sido objeto ce severas críticas y cuestionamientos y ahora fue anunciada esta medida de suspensión que suaviza la actitud del Gobierno frente a los ciudadanos provenientes de otros países.

La medida que fue puesta en acción en enero de 2018 consistía en exigir a los bancos del Reino Unido que realizaran controles trimestrales a unos 70 millones de cuentas corrientes. Con este procedimiento, el Ministerio del Interior tenía la potestad de revisar la información del solicitante y ordenar a la entidad bancaria qué medida tomar. En caso de sospecha de que se tratara de un inmigrante en condición ilegal, la decisión podría ser de cerrar la cuenta.

El nuevo rosto que tiene la Home Office, Sajid Javid, luego de la salida de Amber Rudd, ha mostrado los primeros pasos para reducir el acoso a los inmigrantes. Una medida similar que fue recibida con aplausos por las organizaciones defensoras de los derechos humanos fue la suspensión de orden de las autoridades sobre los datos del NHS digital, a través del cual podían acceder a los datos personales de los inmigrantes ilegales que solicitaban el servicio.

El cambio se llevó a cabo luego de ser solicitada el levantamiento de esta medida que atemorizaba a ciudadanos de otros países necesitados de atención médica. En algunos casos, inmigrantes con problemas de visas o documentos pusieron en riesgo sus vidas antes de ser detenidos o deportados por las autoridades británicas.


Bajo la lupa de la Home Office

Las facultades introducidas en enero en virtud de la Ley de Inmigración de 2016 exigieron que los bancos verificaran la identidad de cada titular de la cuenta corriente contrastándola con una base de datos suministrada por el Ministerio del Interior suministrada por organización antifraude, Cifas.

En la información de esta organización se incluyen los datos personales de aquellos ciudadanos que las autoridades consideran entre sus listas para expulsión o deportación o solicitantes de asilo que no han logrado aclarar su situación o han evadido ser retenidos en los centros para inmigrantes.

Organizaciones defensoras de los inmigrantes advirtieron antes de la puesta en práctica de esta medida, que este tipo de control podría perjudicar a los inmigrantes en situación regular producto de los errores e injusticias en las que podía incurrir el sistema y vulnerar sus derechos.