16 °C
Londres

​Mayoría de venezolanos en Reino Unido dijo “no voto”

|

P9 MANIFESTANTES ASILO

Arelys Goncalves

Los resultados ya fueron anunciados y pese a que el organismo comicial venezolano oficializó la reelección del actual mandatario, el ambiente festivo ha estado como la participación del electorado, muy deprimida.

El segundo boletín emitido por el Consejo Nacional Electoral el pasado 21 de mayo indicó que Nicolás Maduro ganó con 6 millones 190 mil 612 votos, frente a su adversario más cercano, el exchavista Henri Falcón, que logró 1 millón 917 mil 036 votos a favor. Tal como dijo la presidenta del CNE, la tendencia es irreversible y fue declarado, una vez más, el triunfo del chavismo en Venezuela.

Pese a la multitud que se vio en la celebración posterior a los resultados en los alrededores de Miraflores, en la capital venezolana, ese no fue el mismo ambiente que se vivió en millones de hogares que se mantuvieron en silencio en un día tradicionalmente caracterizado por la euforia del proceso.

Además de la victoria de Maduro, según lo que declaró el CNE, otro de los grandes ganadores del día fue el abstencionismo convocado por la oposición. Poco más de 8 millones de personas participaron en la votación pese a que estaban registrados 20.5 millones de electores. El índice de abstención se calcula en 53.98%, una de las participaciones más bajas en la historia democrática de Venezuela.



P9 NO VOTES

Londres dijo “No voto”

Pese a la convocatoria realizada por el Consulado que dispuso de 4 mesas de votación para los 2.281 electores registrados, el Bolívar Hall, lugar reservado para esta jornada, se mantuvo desierto. Solo unos pocos decidieron participar en el proceso, mientras que un grupo numeroso se instaló en las cercanías de la sede consular para protestar por lo que consideraron una votación fraudulenta. Al cierre de esta edición, se reportaron 57 electores que participaron en la votación, según publicó el portal “La Patilla”.

El anuncio para acudir al número 54 de Grafton Way el pasado 20 de mayo desde las 6 de la mañana no contó con una respuesta significativa de votantes. La mayoría decidió no acudir al llamado, mientras que otros decidieron mostrar pancartas y mensajes contra el mandatario suramericano para exponer la crisis que enfrenta el país.

Con mensajes como “no voto” y “no es mi presidente”, además de calificar a Maduro de dictador por las medidas económicas, políticas y de seguridad establecidas en el país, un grupo de opositores decidieron manifestar su rechazo a la jornada. Así como unas 200 ciudades del mundo, los venezolanos en Londres se sumaron a esta protesta. Denuncias sobre corrupción, torturas y crímenes de manifestantes, así como las severas críticas a la administración de Maduro, marcaron este día.


El asilo para salvar la vida

La arremetida de las autoridades contra los opositores ha sido denunciada en varias instancias internacionales. En las manifestaciones del 2017, más de 130 personas perdieron la vida en los enfrentamientos contra las fuerzas de seguridad. A estas cifras se suman las víctimas de otras protestas, además de la violencia y la inseguridad en la que se ha sumido el país en los últimos años.

David Vivas, activista de Alianza Bravo Pueblo y defensor de los derechos humanos, y la opositora Marianne Quiñones fueron algunos de los que participaron en la manifestación en Londres. Vivas, en entrevista a Express News, dijo que decidió no votar porque el proceso lo consideraba ilegítimo, por lo que, a su juicio, no tenía validez.

Vivas es una de las víctimas de la represión. Debió abandonar el país luego de recibir amenazas de muerte por grupos colectivos debido a su posición política. En estos momentos, es uno de los muchos venezolanos en el mundo que están en proceso para lograr mantenerse como asilado. Para este joven, la situación en el país es grave y no hay respeto por los derechos humanos ni garantías de seguridad para los opositores que se ven amenazados y perseguidos por el Gobierno.

En el caso de Marianne Quiñones, su vinculación con uno de los partidos opositores más antiguos del país, Acción Democrática, y el activismo político de su familia la llevó a ser amenazada por grupos apoyados por el Gobierno, según denuncia. De acuerdo con sus declaraciones, su familia ha sido torturada y su hermana fue abusada sexualmente. Quiñones se vio forzada a dejar el país luego de ser amenazada de muerte por sujetos que la apuntaron con un arma a la cabeza y trataron de intimidarla. Ella, así como su hermana y otros integrantes de su familia debieron abandonar el país para salvar su vida.

Ha tenido que huir y comenzar desde cero, dejando a sus seres queridos y escapando de la violencia que ha desatado el radicalismo político en Venezuela. Ambos casos esperan contar con el respaldo del Reino Unido para regularizar sus situaciones y salir adelante pese a los traumas y las dificultades que han tenido que superar y las que faltan.



P9 PROTESTA VENEZOLANOS CONSULADO

Gobierno británico: elecciones en Venezuela no fueron “ni libres ni justas”

El ministro de Exteriores, Boris Johnson, declaró que las elecciones llevadas a cabo el pasado domingo en Venezuela para elegir al Jefe de Estado no fueron “ni libres ni justas”. Johnson Dijo estar decepcionado, pero no sorprendido por los resultados: “por el hecho de que Maduro siguiera adelante con unas elecciones con profundos defectos para asegurarse su propia supervivencia”.

A su modo de ver, “este proceso ha erosionado aún más la democracia venezolana”. Alertó en un comunicando que “no se puede permitir que continúe el sufrimiento de los venezolanos”.