24 °C
Reino Unido

​NHS ya no entregará datos de los inmigrantes al Ministerio del Interior

|

La medida había dejado a miles de inmigrantes fuera del servicio de salud por temor a la deportación o a otras acciones por parte de las autoridades



P3 NHS FOTO TOMADA INTERNET


Por Arelys Goncalves


Las organizaciones defensoras de los derechos de los inmigrantes recibieron con satisfacción la medida que impide al Ministerio del Interior usar los datos del sistema de salud británica, NHS Digital para rastrear a los ciudadanos ilegales que requieren de atención médica. La decisión que fue aprobada con aplicación inmediata fue anunciada por la Ministra Margot James, del área digital, ante la Cámara de los Comunes.


La sesión que se llevó a cabo el 9 de mayo dejó claro que el Ministerio ya no rastreará a los inmigrantes ilegales y el acuerdo reducirá de manera considerable el uso de esta información confidencial. Solo en casos que involucren delitos graves o para las situaciones en las que está considerada la deportación se podrá usar esa data personal. Anteriormente, el Ministerio recibía los detalles personales de más de 8 mil pacientes al año.


Se trata de una enmienda a la Ley de Protección de datos que fue propuesta por la presidenta del Comité de salud y asistencia social, la doctora Sara Wollaston. La parlamentaria Conservadora se mostró encantada con la decisión y agradeció el trabajo de sus colegas y grupos activistas por el esfuerzo.


Inmigrantes temerosos antes los controles

Durante la investigación sobre el uso de los datos de los pacientes se conoció de numerosos inmigrantes habían evitado ir al médico o pedir atención por temor a ser detenidos o deportados. Datos como nombres de los pacientes, fecha de nacimiento, última dirección y la información de contacto del médico de cabecera son algunas de las informaciones compartidas.


Durante las audiencias del comité, las organizaciones benéficas contrarias a la medida expusieron que la situación había dejado a los inmigrantes atemorizados para buscar ayuda, incluso cuando su vida estaba en riesgo. Uno de los ejemplos fue el caso de una trabajadora doméstica que murió de neumonía porque no fue al médico por temor a las autoridades.

Wollaston solicitó eliminar esta medida por considerarla perjudicial e inapropiada: "Existe un claro principio ético de que los datos de direcciones que se mantienen con fines de salud y atención solo se deben compartir con fines policiales en el caso de delitos graves”. A su juicio, "Es absolutamente crucial que el público confíe en que aquellos en la cima de NHS Digital tienen una comprensión de los principios éticos que sustentan la confidencialidad y la determinación de actuar en el mejor interés de los pacientes".


Personal médico no es la policía fronteriza

Organizaciones defensoras de los derechos humanos y organizaciones médicas ya habían manifestado su rechazo al control por parte del Ministerio. Grupos como Doctors of the world (DOTW) junto a enfermeros y parteros se unieron en diferentes protestas para pedir la eliminación de la medida. De acuerdo con la información suministrada por el grupo, muchos de los pacientes que no han acudido al médico son sobrevivientes de torturas, tráficos y otros abusos contra los derechos humanos y son los que necesitan con más urgencia de esta atención. Mujeres embarazadas o enfermos de cáncer no han recibido el tratamiento que requieren por miedo a que sus datos fueran compartidos con las autoridades migratorias.