12 °C
Mundo

​“Basta ya de doble moral internacional”, gritó Rafael Correa ante la prensa en Madrid

|


Rafael correa


Por Carmen Chamorro García, directiva del CIP/ACPE y miembro de ADESyD


El ex mandatario de Ecuador, Rafael Correa acudió a la sede del Club Internacional de Prensa en Madrid, para poner de manifiesto que existe un espectro político contra su persona que no se merece, tras diez años de gobierno en Ecuador. Bajo su propio criterio, están tratando de parar procesos democráticos en América Latina, con la grave intencionalidad de restaurar la derecha conservadora en la Región, sin intervención militar, pero basada en aseveraciones falsas, siendo el objetivo, estrangular, “exterminar”, dijo, la revolución ciudadana latinoamericana, junto con el desprestigio de sus propios líderes políticos. “Tengo que defenderme y defender a gente honesta”. Para Correa, la Burguesía dispone de los partidos políticos más efectivos: el poder mediático y el partido judicial. “porque se han tomado la Justicia”.


Quiso puntualizar que no entiende por qué la reelección de Angela Merkel por cuatro años supone el culmen de la maduración democrática en Alemania y las reelecciones de Maduro o Evo Morales son expuestas por la prensa como dictadores que nunca abandonarán su cargo electo, democráticamente. “Basta ya de doble moral internacional, basta ya de dobles estándares”. “Creo en la libertad amplia para elegir el líder que deseas que te gobierne”, gritó ofuscado.


En una fugaz visita por las ciudades más emblemáticas de España para denunciar la situación que atraviesa la Región, dijo estar “retirado de la política” y no conocer a Puigdemont, “aunque me encantaría conocerle ahora que vivo en Bruselas”, afirmó riéndose. Dijo también que “en un estado de derecho, se persiguen delitos y no, a personas”. “Ecuador no está sobre endeudada; nuestra economía ha crecido en un 3%”, momento que aprovechó para instar a la prensa internacional de que “busquen la verdad, sin transmitir antivalores porque la estrategia es sentenciarme y que me pudra en una cárcel ecuatoriana”.


El exjefe de Estado, quien tildó de “traidor” y “mentiroso compulsivo” a su sucesor, Lenín Moreno, quien acusa a Correa de narcotraficante, aludió no contestar “a un canalla que no le vale la pena”, pero si aseguró “que jamás he permitido el narcotráfico en mi patria”. Correa, sin dejar de reiterar una y otra vez que no es candidato a nada, explicó a los medios que Lenín Moreno le ha usurpado el partido, Alianza País (AP).


A la pregunta sobre la posibilidad de que Nicolás Maduro pudiera haber acudido a la Cumbre de las Américas en Lima, dijo que pudiera haber declaraciones líricas que se firmen, si bien, “la Cumbre sería intrascendente y que no serviría para mucho ante ausencia de actores fundamentales”.


El ex mandatario de Ecuador, Rafael Correa llegó a reconocer que en Venezuela al igual que en su propio país, se han cometido errores, pero que no se puede obviar la gran propaganda existente contra Venezuela.

Al hilo de esta idea, quiso elevar la cuestión a los presentes de “¿Por qué América del Sur continúa en el subdesarrollo?”, pregunta que respondió para sí, como si de un monólogo se tratara, “porque las élites burguesas siguen pensando que los derechos son para uno mismo. El momento dulce de América Latina pasó ya”. Igualmente, Correo afirmó que el poder económico y mediático son fácticos e intocables y que ciertamente, han fracasado los mecanismos de unión de América Latina “por tener unanimidad para destruir y falta de consenso para organizarse”.



En un ambiente tranquilo, donde se podía apreciar la virtuosidad genialista en las respuestas de un líder de Latinoamericano que todavía sigue siendo querido por su pueblo (ante el clamor recibido por los inmigrantes ecuatorianos asentados en España y con los que se ha reunido), expresó que el continente europeo es un ejemplo de necesidad ineludible en la creación de bloques para enfrentar el orden mundial y que “podemos aprender de Europa y también evitar ciertos aspectos de Europa”.