21 °C
Miscelánea

¡No más ‘cua, cua, cua’!

|



P28 patos 1



Colin Gordon


www.colindgordon.co.uk


¿Cuáles son los juguetes más peligrosos del mundo? 


Cualquiera que quiera saber puede consultar la lista anual publicada por la organización de protección del consumidor "El Mundo Contra Los Juguetes Que Causan Daños" (WATCH). Su más reciente "Top Ten", emitido en noviembre de 2017 y citado en el Daily Mail, incluye varios productos actualmente populares con muchos niños, entre ellos la "espada plástica de batalla de Wonder Woman" que, según WATCH, puede ocasionar leves lesiones y el "Spider-Man Drone" de Marvel Inc. cuyas múltiples hélices giratorias de alta velocidad pueden "infligir significativos daños corporales, particularmente a los ojos". Otros artículos que aparecen en la lista son: la ballesta "Zombie Strike" de la marca norteamericana Nerf, que involucra un posible peligro para los ojos y la cara "porque emplea una palanca presurizada para tirar proyectiles blandos"; los "Hand Fidget Spinners", considerado un riesgo de asfixia y los "Heel Wheels" de la empresa británica, Razor. Estos últimos se amarran a los zapatos de los niños para convertirlos en patines improvisados, pero aparentemente generan la posibilidad de quemaduras porque proporcionan una "auténtica acción chispeante".


WATCH ha aconsejado a los padres que sean cautelosos al comprar juguetes "que disparan municiones", como el "Slimeball Slinger", el "Warcraft Doomhanger" y el "Lanzador de los Héroes Voladores Superman". También, el "Buen Dinosaurio Galopando Butch", cuya puntiaguda puede supuestamente producir heridas punzantes y cualquier cosa con un alto elemento de plomo, como el conjunto "Princesa Expresiones Tiara y Joyas". Según el Daily Mail, la Asociación de Juguetes de los Estados Unidos ha descartado todas estas advertencias como "innecesariamente aterradoras" para los padres. Joan Siff, la presidenta de WATCH no está de acuerdo, dando el ejemplo del "Tirar El Poni" de Tolo Toys, una compañía británica con sede en Hong Kong, que se comercializa para niños mayores de 1 año, pero que tiene un cordón de 19 pulgadas. No requieren un laboratorio de pruebas, señaló Siff, "para saber que es un riesgo de estrangulamiento y enredo".


Un juguete menos tecnológico y más tradicional ha sido ahora caracterizado como igualmente peligroso: El 29 de marzo, el Guardian informó que un estudio realizado por el Instituto Federal Suizo de Ciencia y Tecnología Acuáticas junto con la Universidad de Illinois había descubierto "bacterias potencialmente patógenas tales como legionella y pseudomonas aeruginosas” en cuatro de cada cinco patitos de goma utilizados como juguetes para las bañeras. Tanto la periodista del Huffington Post, Natalie Stechyson y la agencia de noticias Thomson Reuters recalcaron el hecho de que "un volumen sorprendentemente alto de hongos y bacterias, hasta 75 millones de células por metros cúbicos, se han encontrado en los patitos".


Evidentemente, este desarrollo no es bienvenido para los fabricantes de estos productos. La compañía "Solo Patos" ubicada en Sawbridgeworth, Hertfordshire, se describe a sí misma como "El Hogar del Cuacua" y como la minorista más grande en el Reino Unido de patos de goma. Ofrece "docenas de categorías, cientos de estilos y miles de personajes". Entre sus mejores ventas son: el pato superhéroe, el pato gato (con bigotes y orejas felinas), el pato presidencial Yarto (que se parece mucho a Donald Trump), y patos pintados como fútbolistas, tenistas, celebridades, exploradores, surfistas y maratonistas. Uno de sus principales competidores es la “Tienda de Patos" en Rhede, Alemania, que afirma ser el líder europeo en este sector y tener la mejor selección de patos de goma disponibles en línea. "Arroje estos patos en la bañera para divertirse”, exhorta. “¡Haga que vuelvan a ser geniales!” Entre sus más de 800 diseños creativos se encuentran patos que asemejan a mé dicos, enfermeras, ladrones y magos. Su elección, declaran, "reflejará su estado de ánimo, afición, carácter y situación". Los resultados de las investigaciones del Instituto Federal Suizo pueden, sin embargo, haber seriamente socavado la hasta ahora próspera industria de patos de goma.



El sitio web de la Real Sociedad para la Prevención de Accidentes (ROSPA) define "juguete" como "cualquier producto o material diseñado para divertir niños menores de 14 años". Observa que los fabricantes tienen una responsabilidad considerable de anticipar en cómo se usarán sus productos y tomar medidas en la etapa de diseño para evitar que lesiones sean causadas por un uso erróneo previsible. ROSPA recomienda a los padres que solo compren juguetes que lleven el sí mbolo obligatorio “CE” de la Unión Europea y la "Marca del León" voluntario de la Asociación Británica de Juguetes y Pasatiempos (BTHA). También deben asegurarse de que sean adecuados para la edad del niño y revisarlos regularmente para desgastes, desechándolos cuando sea necesario.


De manera similar, el Instituto de Estándares Británicos (BSI) considera que los consumidores están bien protegidos por la legislación existente, como la "BS EN 71". Esto estipula que, antes de llegar a la estanterías, los juguetes deben someterse a pruebas rigurosas para garantizar que sean inocuos para los niños: "La verificación de seguridad de un osito de peluche, por ejemplo, puede necesitar tirar de los ojos, para asegurarse de que un niño pequeño no pueda sacarlos fácilmente y tragarlos y averiguar que– si el osito se incendia – el niño tendría tiempo de soltarlo ante de que se queme". Según la corresponsal de negocios para BBC Noticias, Lucy Burton, casi todas las 30 fábricas de ositos de peluche que alguna vez existieron en Gran Bretaña han cerrado, debido a la competencia de baratos ositos chinos importados. No obstante, una ha sobrevivido: Merrythought Ltd en Shropshire, fundada en 1930. Destacan que todos sus ositos, que están hechos de "una variedad de mohair a medida y otras telas incluyendo alpaca, una gama de lanas, sedas y algodones" están completamente probados en seguridad y se adhieren estrictamente a las regulaciones vigentes. Así, que tenga mucha precaución cada vez que adquiera un juguete para su familia.