15 °C
Cultura

Cecilio Angulo: una conversación sobre inteligencia artificial, tecnología y robots

|


P20 cecilio



Cecilio Angulo es Máster de matemáticas de la Universidad de Barcelona y Doctor en Ciencias de la Universidad Politécnica de Cataluña-Barcelona TECH, es profesor asociado al Departamento de Control Automático, UPC Tech.


Desde el 2011 ejerce de director del Máster de Automática y Robótica. Es actualmente el director del grupo de investigación de Ingeniería del conocimiento donde es el responsable de proyectos de investigación en el área de robótica cognitiva social.


Nos hemos reunido con la mano técnica de proyectos sociales, como él mismo se define, para hablar sobre el proyecto de robots sociales que desarrolló con la universidad de Hertfordshire. Cecilio Angulo es un divulgador nato, le gusta hablar y quizás por conocer sobradamente la robótica e inteligencia artificial transmite abiertamente sus conocimientos y opiniones.


Por Mar Molina


¿Cuáles son los lugares comunes y tópicos más recurrentes en las entrevistas sobre Inteligencia Artificial o robótica en un contexto de divulgación no científica? 


Los tópicos más recurrentes son los robots que dan miedo, los robots que quitan el trabajo o los robots como amenaza. Generalmente la sociedad percibe la tecnología como algo intrusivo. Recientemente ha ocurrido el trágico accidente de un coche de Uber (self-driving) con la muerte de una persona, algo que es dramático pero si contextualizáramos la noticia veríamos que, seguramente, en esa zona murieron cinco personas más en otros tipos de accidente. En este caso, lo bueno es que lo tienes todo censado y puedes determinar, sin lugar a dudas, qué es lo que ocasionó el accidente. Hay mucho miedo a la tecnología que reemplaza, pero realmente la robótica acompaña.


Los robots por ejemplo de limpieza no son tan buenos como para eliminar los puestos de trabajo que hacen personas, pero en cambio pueden facilitar mucho el trabajo más costoso o que pueda tener cierta peligrosidad. Desde el área de robótica el otro día escuché a una paciente que decía lo que pasa es que hay personas que le quitan el trabajo a los robots. Supongo que a nadie le apetece volver a recoger la mies en el campo a las tres de la tarde.



Los sistemas de Inteligencia Artificial están cada vez mas instalados en nuestra vida cotidiana y no solo en el campo de lo virtual. Por ejemplo en la conducción de vehículos, en la administración pública para gestionar de forma más efectiva y rápida procesos burocráticos o en los sistemas basados en datos que sirven para dictaminar si a una persona se le da un crédito bancario. Esto ha hecho que voces como la de Luc Steels o Ramón López de Mántaras aboguen por un debate ético y una legislación en el marco de la UE sobre los límites del uso y consecuencias de la Inteligencia Artificial y la robótica...para usted ¿cuál es el límite? ¿Cuál es su sueño?


Tiene que haber un debate ético. La tecnología avanza más rápido que las ciencias sociales y jurídicas. Por eso, como la tecnología es imparable, o bien las ciencias sociales y legislativas intentan prever qué va a pasar en cinco años... o bien se prohíbe todo, como paso con la ley de los drones. El debate ético hay que hacerlo desde la parte científica y tecnológica. Nosotros intentamos ver qué significa y qué consecuencias hay en cada avance o prueba. Tal y como hemos visto en el caso de la fuga de datos de Facebook y el Big Data, todo es una deliberación ética. El problema no es el límite de la tecnología sino el uso que se hace de ella. Xavier Sala Martin, decía Aquí podemos decir que no vamos a clonar humanos pero el día que China o la India lo hagan y consigan humanos con ciertas capacidades y sin enfermedades... ¿seguro que no querremos clonar?Mi sueño es que la revolución tecnoló gica debería permitir trabajar no 8 horas sino 4 por el mismo salario. Entonces seguramente no se podrían tener ciertas prestaciones como actualmente sino que se las tendrían que costear las personas con su salario.


Cynthia Breazeal la ingeniera estrella del Media Lab robótico del MIT, empezó a soñar con diseñar robots al ver La Guerra de las galaxias. ¿Cuándo empezó usted?


Yo vengo del campo de las matemáticas y tenía claro que quería trabajar en entornos que no fueran los habituales. Trabajaba con temas cualitativos y esto está ligado con la parte subjetiva, la parte emocional que también tiene que ver con los robots. Lo que quiero es construir un robot con conciencia lo que significa que el robot automáticamente sea capaz de darse cuenta que es alguien en un entorno. Se trata de traspasar el límite que hasta ahora estaba en la carencia de conciencia, motivación e intuición en los robots. No se trata de crear un humano ya que hay animales que en un nivel muy básico tienen conciencia.


Explíquenos su proyecto con la universidad de Hertfordshire


Era un proyecto para chicos con diabetes y queríamos comprobar si eran capaces de responsabilizarse de su enfermedad (horarios, control azúcar, tipos de comida...), a partir de pantallas y juegos tecnológicos con el refuerzo de la motivación.


La motivación y los refuerzos positivos que provienen del robot son imprescindibles en este tipo de proyectos y su interacción con los chavales son parte fundamental del trabajo tecnológico.


Tracey Crouch es la secretaria designada por Theresa May para luchar contra una epidemia social que en Gran Bretaña afecta a nueve millones de personas: la soledad. ¿Podrían sus robots ayudar a paliar esta lacra social?


La soledad afecta especialmente a personas mayores. En el 2006, nosotros hicimos un proyecto con personas mayores y robots. No funcionó muy bien porque en ese momento las personas de avanzada edad no estaban familiarizadas con la tecnología como pueden estarlo hoy. Las personas mayores no necesitan substituir a su mascota por un perro robot, lo que necesitan es que la tecnología les ayude con su perrito cuando ellas no puedan sacarlo a pasear o llevarlo al veterinario. En cambio con niños enfermos en hospitales, los robots han sido un éxito en el proceso de recuperación de los más pequeños. Existen robots perro que son capaces de crear el vínculo afectivo con el niño a través de la interacción y motivación con el pequeño. Aun corriendo el riesgo de crearle dependencia ya que el niño puede asociar su recuperación al robot perro.


Háblenos de la idiosincrasia de la investigación en Reino Unido. ¿Qué diferencia ve respecto a España?


Por lo que yo conozco las universidades de nivel medio son más o menos iguales. Lo que sí tiene Reino Unido es universidades de alto prestigio y eso significa que juegan en otra liga. Estas universidades cuentan con apoyo de las instituciones gubernamentales pero también se les permite y facilita atraer fondos privados y talento extranjero de manera sencilla y rápida.


¿Se podría decir que, en lo que se refiere a los robots y su inteligencia, nos gusta que nos imiten pero no que nos sustituyan? En cambio van aprendiendo asociaciones y procesos de aprendizaje que los convierte en el mejor recurso para auto complacernos (nos dicen que películas encajan con nuestros gustos, música,...) ¿no se puede correr el riesgo de que se conviertan en un medio de de control y limitación del propio individuo?


Es una contradicción que le des las riendas de tu vida a un robot pero a la vez no quieras que te sustituya. Lo que pasa es que la gente quiere esclavos, no robots con los que colaborar. Hay que analizar qué es lo que realmente quiere la sociedad.


¿Qué áreas se verán más afectadas y transformadas por la robótica y la inteligencia artificial en un futuro?


Todo aquello que no aporte valor creativo es más fácilmente automizable.


Actualmente ya hay talleres de robótica para niños y en algunas escuelas entra dentro del proyecto educativo. ¿El dia de manana quien no disene robots estara en paro?


Esto es como cuando salió la informática, parecía que quien no supiera programar estaría en paro. No lo creo. Quien no entienda que va a haber robots estará en paro. Quien no sepa usarlo quedará rezagado. Hay que dialogar con esa máquina, hay que entenderla.


Habrá elites de poder y corporaciones económicas que sabrán dialogar muy bien con esta tecnología y sabrán sacarle mucho beneficio, ¿no?


Lo que hay que conseguir es que estas elites estén a favor de la sociedad, no solo de sus beneficios particulares. La administración también debe legislarse que esos beneficios han de reconducirse en una mejora de las condiciones sociales a través de una fiscalidad más transparente y que revierta en el conjunto social.


Después del Barcelona Mobile World Congress varias voces han sugerido que Barcelona vuelva a ser sede mundial de la robótica. ¿Le atrae la idea?


Debería ser posible hacerlo. Barcelona tiene un ecosistema en Inteligencia Artificial y Robó tica interesante. El tema de la Inteligencia Artificial está empezando a interesar mucho a gente de empresa y eso es excelente. Es algo por lo que debemos apostar. Barcelona es una gran ciudad anfitriona. En Alemania uno de los puntos de gobierno de Angela Merkel es crear junto al presidente Macron un Instituto de Inteligencia artificial franco alemán. Es un acuerdo de gobierno que lo van a respetar e implantar. En Alemania, lo tienen súper claro y desde instancias gubernamentales, es decir desde arriba... en cambio aquí eso no funciona. Esperan que alguien innove y ya decidirán luego si dan alas al proyecto o no. Nunca se impulsa desde arriba a los agentes científicos y de investigación.


En mi imaginario de ciencia ficción me he configurado un futuro no muy lejano en el que convivirán diversas civilizaciones, seres de otros planetas, humanos y robots. ¿Puede ser?


Eso puede ser.


Entonces quién no digiera la pluralidad lo llevara mal, ¿no?


Lo llevará fatal.



P21 mashi