- °C
América Latina

Sobre decisiones migratorias de Estados Unidos , México responde a Trump.

|


Mexican flag 3001452 1920

pixabay.


Por RT


Nuevamente el presidente estadounidense, Donald Trump, amenaza a México con cortar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y la ayuda extranjera a los países que no impidan la entrada de migrantes centroamericanos a EE.UU.


Por su parte, el Gobierno mexicano ha respondido, a través de un comunicado, que no es de su competencia las "decisiones migratorias de EE.UU."


En su cuenta de Twitter, el mandatario estadounidense escribió que la "gran caravana" de personas de Honduras, procedente de México, y que se dirige a "nuestra frontera de 'leyes dé biles' es mejor que se detenga antes de que llegue aquí".


Trump hace referencia a la 'Caravana de refugiados 2018', que es una manifestación de unas 2.000 personas provenientes de Guatemala, Honduras y El Salvador, que se lleva a cabo desde hace diez años, donde los participantes exigen el respeto de los derechos humanos de los migrantes centroamericanos.


Además, este martes el mandatario ha declarado a la prensa que el Ejército será el encargado de garantizar la seguridad en la zona fronteriza entre EE.UU. y México, y que habrá un despliegue militar en la zona.


El TLCAN, en juego


"La fuente de ingresos del NAFTA (siglas en inglés del TLCAN) está en juego", tuiteó el jefe de la Casa Blanca, al igual que la ayuda extranjera a Honduras y a "los países que permiten que esto suceda. ¡El Congreso debe actuar ahora!"

Esta publicación en la red social ocurre dos días después de que el mandatario hiciera la misma amenaza a México, país al que acusa de estar "haciendo muy poco o nada" para cerrar el paso de inmigrantes hacia EE.UU.




Trump ha afirmado que México puede pagar "indirectamente" a través del TLCAN por el muro fronterizo que su administración pretende construir entre ambas naciones para frenar el paso de migrantes ilegales.


La caravana de migrantes


El pasado lunes, la Cancillería mexicana expresó a través de un comunicado que el Gobierno de ese país "bajo ninguna circunstancia" promovía la migración irregular.


México considera que la caravana, conocida también como 'Viacrucis del Migrante', "busca llamar la atención sobre el fenómeno migratorio", los derechos humanos, la búsqueda de "mejores oportunidades" y la obtención de protección internacional a través del refugio.


El documento expone que la caravana está integrada principalmente por personas procedentes del "Triángulo del Norte de Centroamérica", cuyo ingreso a territorio mexicano se dio "sin cubrir los requisitos de ley". Por ello, los "participantes de esta manifestación se encuentran sujetos a un procedimiento administrativo migratorio, en tanto que alrededor de 400 han sido ya repatriados a sus naciones de origen, con estricto apego al marco legal y pleno respeto a sus derechos humanos".


Sin embargo, en esta oportunidad, a diferencia de las ediciones anteriores de esta protesta, las autoridades mexicanas han concedido refugio, en los casos necesarios, y medidas de protecció n a los participantes, según los estatutos legales de ese país. Además, los cuerpos de seguridad han brindado protección a los integrantes de la caravana, según se informa en el citado comunicado.


De igual manera, la Cancillería aclara que "no compete" al Gobierno "ejercer decisiones migratorias" de EE.UU., por lo que serán las autoridades de ese país las que determinen si autorizan o no el ingreso a su territorio de los miembros de la caravana. Además, según el texto, desde el 25 de marzo, el Gobierno mexicano "ha mantenido plenamente informado al Gobierno" estadounidense sobre la caravana.